VI­DAS NO EJEM­PLA­RES

Jen­ni­fer Anis­ton, una ac­triz ro­dea­da de fan­tas­mas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Fa­bu­lo­sa a cual­quier edad». Ese es el ti­tu­lar prin­ci­pal de la edi­ción ame­ri­ca­na de

Har­per’s Ba­zaar del mes de oc­tu­bre y na­die me­jor pa­ra ejem­pli­fi­car­lo que Jen­ni­fer Anis­ton. La ac­triz, a sus 48 años, pro­ta­go­ni­za la portada de la re­vis­ta y, en efec­to, es­tá es­tu­pen­da. Aun­que lo más in­tere­san­te es la en­tre­vis­ta que pu­bli­can en sus pá­gi­nas in­te­rio­res.

La fir­ma la tam­bién ac­triz y es­cri­to­ra Amy Se­da­ris, ín­ti­ma de Jus­tin The­roux, tan ami­ga que ejer­ció co­mo ma­dri­na en la bo­da de am­bos e in­clu­so el año pa­sa­do In Touch pu­bli­có que Anis­ton es­ta­ba «in­creí­ble­men­te ce­lo­sa» por la re­la­ción que su ma­ri­do man­tie­ne con ella. Pero a juz­gar por la en­tre­vis­ta va a ser que no: am­bas dan la im­pre­sión de ado­rar­se.

Y cla­ro, con tan­ta con­fian­za se su­ce­den los ha­la­gos, las mues­tras de com­pli­ci­dad y, por su­pues­to, las re­ve­la­cio­nes. Co­mo la pa­sión de Anis­ton por po­ner­se mo­re­na y su odio a los pro­tec­to­res so­la­res –aun­que aho­ra re­co­no­ce

SU PA­PEL DE RA­CHEL EN ‘FRIENDS’, SU RE­LA­CIÓN CON BRAD PITT Y LA RUP­TU­RA POR CUL­PA DE AN­GE­LI­NA, LOS NOVIOS QUE VI­NIE­RON DES­PUÉS… ¿CREÍAN QUE YA LO SA­BÍAN TO­DO DE ELLA? PUES NO, AUN LES FAL­TA POR DES­CU­BRIR LA EX­TRA­ÑA RE­LA­CIÓN DE LA AC­TRIZ CON LOS ES­PÍ­RI­TUS. POR CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ

que se es­tá to­man­do un des­can­so–, su ob­se­sión por los com­ple­jos vi­ta­mí­ni­cos o cuán­to le en­tu­sias­ma la decoración. «Si no fue­ra ac­triz, me de­di­ca­ría a ello», re­co­no­ce la en­tre­vis­ta­da, y

lue­go vie­ne lo me­jor: «En una de las pri­me­ras ca­sas que al­qui­lé las co­sas se caían so­las, la te­le­vi­sión y el equi­po de mú­si­ca se en­cen­dían de pron­to, la ca­fe­te­ra em­pe­za­ba a ha­cer ca­fé… Mi com­pa­ñe­ro de piso ha­bla­ba con los muer­tos y, por si eso no re­sul­ta­ba su­fi­cien­te­men­te ex­tra­ño, hi­zo una pe­que­ña ce­re­mo­nia que me pu­so los pe­los de pun­ta. Aho­ra lle­vo un mé­dium o un cu­ran­de­ro a ca­da ca­sa en la que me ins­ta­lo. Es­to me ha­ce pa­re­cer una per­so­na com­ple­ta­men­te lo­ca», cuen­ta en­tre ri­sas. EL FAN­TAS­MA DE SU EXNOVIO Los fan­tas­mas, sin em­bar­go, in­sis­ten en per­se­guir­la. O eso, al me­nos, cuen­ta la pren­sa. Co­mo en 2007 cuan­do fue a ro­dar una pe­lí­cu­la a Portland y la alo­ja­ron en un ho­tel en­can­ta­do por el mó­di­co pre­cio de 1.200 dó­la­res la no­che. El di­rec­tor del es­ta­ble­ci­mien­to, eso sí, ase­gu­ró que los es­pec­tros eran «muy ami­ga­bles y so­lo un po­co mo­les­tos». Otras ve­ces, los es­pí­ri­tus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.