RIHAN­NA

Cuan­do una di­va se ha­ce es­pe­rar en su pre­sen­ta­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ALESSANDRA PA­GLIAC­CI

Sa­lir del me­tro de Ca­llao era ca­si im­po­si­ble, pero más com­pli­ca­do fue con­se­guir lle­gar has­ta el pho

to­call sin ter­mi­nar per­di­da en­tre la mul­ti­tud. La lle­ga­da de Rihan­na (29) a Ma­drid se no­tó por­que con­si­guió in­clu­so co­lap­sar la Gran Vía. Su vi­si­ta era se­cre­ta y sor­pre­sa, pero a sus fa­nes no se les es­ca­pa una. La di­va vi­si­tó la ca­pi­tal pa­ra pre­sen­tar Fenty Beauty, de Sep­ho­ra, su nue­va lí­nea cos­mé­ti­ca, que cuen­ta con las re­vo­lu­cio­na­rias ba­ses de ma­qui­lla­jes en 40 to­nos, pen­sa­dos pa­ra to­das las pie­les. La ex­pec­ta­ción era má­xi­ma, pero has­ta la lle­ga­da de la can­tan­te, por la alfombra ne­gra des­fi­la­ron ce­le­bri­ties pa­trias co­mo Pe­la­yo Díaz, Adria­na Abe­nia, una son­rien­te y ama­ble Vanesa Ro­me­ro, que se fo­to­gra­fió con va­rios fa­nes, Natalia de Mo­li­na, Cindy Kim­berly, Mar­tín Ri­vas y el gru­po mu­si­cal Sweet Ca­li­for­nia. Pa­sa­das las 22 ho­ras, Rihan­na se­guía sin apa­re­cer, su nom­bre co­men­za­ba a es­cu­char­se por to­da la pla­za de Ca­llao y los pe­rio­dis­tas co­men­za­ban a im­pa­cien­tar­se. Lle­ga­ba ca­si tres ho­ras tar­de.

FA­MO­SA IMPUNTUALIDAD

Al pa­re­cer, la impuntualidad de la ar­tis­ta es más que co­no­ci­da. No era la pri­me­ra vez y, se­gu­ra­men­te, tam­po­co la úl­ti­ma. Se cuen­ta, se ha­bla y se ru­mo­rea que en Lon­dres lle­gó dos ho­ras tar­de. En Es­pa­ña es la se­gun­da vez que se co­men­ta su impuntualidad. La pri­me­ra fue en su concierto de Bar­ce­lo­na el pa­sa­do año. La can­tan­te lle­gó una ho­ra y me­dia más tar­de por­que se en­con­tra­ba en un

par­king dis­fru­tan­do de una ri­ca bar­ba­coa.

Y de re­pen­te, Rihan­na apa­re­ció. Nunca unos gri­tos de unos fa­nes ha­bían so­na­do tan al­to. Con una fal­da mi­di de ta­lle al­to en co­lor blan­co, una blu­sa ro­sa y unos za­pa­tos a jue­go, to­dos los flas­hes co­men­za­ron a dis­pa­rar en una

so­la di­rec­ción. Su apa­ri­ción fue bre­ve. No lle­gó ni a los cin­co mi­nu­tos, pero fue su­fi­cien­te pa­ra com­pro­bar que ‘Ri­ri’ es­tá es­plén­di­da.

La de Bar­ba­dos ha si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­da por su au­men­to de pe­so, que ha si­do no­ta­ble en los úl­ti­mos me­ses, pero ella mis­ma se ha en­car­ga­do de de­mos­trar que si­gue le­van­tan­do pa­sio­nes allá don­de va y re­vo­lu­cio­nan­do a su pú­bli­co. No ta­pó sus atri­bu­tos ni sus cur­vas, pero tam­po­co se pa­só ex­hi­bién­do­se. Sa­be y co­no­ce a la per­fec­ción cuá­les son sus pun­tos fuer­tes y esa se­gu­ri­dad se no­ta y se trans­mi­te.

Des­pués lle­gó la fies­ta, pri­va­da, muy pri­va­da, con una lis­ta re­du­ci­dí­si­ma de in­vi­ta­dos, en­tre los que se en­con­tra­ba Ale­jan­dra, la hi­ja de Te­re­lu Cam­pos, y en la que al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos tu­vie­ron la suer­te de bai­lar jun­to a la fan­tás­ti­ca crea­do­ra de Um­bre­lla.

ADRIA­NA ABE­NIA

CINDY KIM­BERLY

NATALIA DE MO­LI­NA

VANESA RO­ME­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.