¿Vi­vir so­lo a ba­se de cu­po­nes?

En el 2011, un es­ta­dou­ni­den­se lo con­si­guió. La fie­bre nor­te­ame­ri­ca­na por el «coupou­ning» —en Es­ta­dos Uni­dos tie­nen has­ta un pro­gra­ma de te­le­vi­sión de­di­ca­do a es­ta prác­ti­ca— lle­gó ha­ce un par de años a Es­pa­ña, don­de más de 11 mi­llo­nes de per­so­nas recurren

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Apps - TEX­TO: MA­RÍA VI­ÑAS

Aun­que re­sul­te di­fí­cil creer­lo, hu­bo a quien la re­ce­sión eco­nó­mi­ca le vino de per­las. Quien su­mó uno (las va­cas fla­cas) más uno (el des­plie­gue di­gi­tal) y le dio sen­ti­do, de una vez por to­das, a la ins­truc­ción de ca­be­ce­ra de to­do ma­nual de au­to­au­yu­da: con­ver­tir las cri­sis en opor­tu­ni­da­des. Las pri­mas de ries­go, los ERE y de­más pa­la­bras que el ciu­da­dano no es­pe­cia­li­za­do en nú­me­ros apren­dió de gol­pe y po­rra­zo en el 2009 pro­pi­cia­ron cau­te­la, in­clu­so ta­ca­ñe­ría, y desa­rro­lla­ron has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos el ol­fa­to pa­ra ca­zar gan­gas al vue­lo. ¿Quién no co­no­ce a al­guien —o a al­guien que co­noz­ca a al­guien...— que ha­ya con­se­gui­do una de esas efí­me­ras ofer­tas de tra­yec­tos aé­reos (ida y vuel­ta) a un eu­ros? Los ma­la­ba­ris­mos con­ta­bles co­men­za­ron a exi­gir cho­llos; los sal­dos, can­sa­dos de mo­rir­se del as­co en los bu­zo­nes, un lu­gar don­de lu­cir­se; e In­ter­net, per­fec­to pa­ra tal fin, una fór­mu­la com­pa­ti­ble con sus mo­da­les tan dis­tin­tos a los del mun­do fí­si­co. Los cu­po­nes des­cuen­to le­van­ta­ron la mano. Ellos tam­bién es­ta­ban dis­pues­tos a rein­ven­tar­se. Y el mo­de­lo fun­cio­nó.

Co­ca Co­la, la pri­me­ra

De in­no­va­dor tie­nen, sin em­bar­go, po­co. Los in­ven­tó Co­ca-Co­la ha­ce más de cien años. An­tes de ser al­cal­de de Atlan­ta, Asa Griggs Cand­ler com­pró jun­to a su her­mano John y su co­le­ga Frank Ro­bin­son la fór­mu­la de un azu­ca­ra­do ja­ra­be pa­ra pro­ble­mas di­ges­ti­vos. Guar­dó la re­ce­ta ba­jo lla­ve —aún hoy es un mis­te­rio, cus­to­dia­da en una cá­ma­ra aco­ra­za­da de la ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na— y pu­so en mar­cha una agre­si­va es­tra­te­gia co­mer­cial que, en­tre otras ju­ga­das maes­tras, in­clu­yó tic­kets es­cri­tos a mano can­jea­bles por va­sos gra­tui­tos. Fue, sin em­bar­go, la Gran De­pre­sión de 1929 la que con­vir­tió el cu­pón re­cor­ta­ble en el so­cio por ex­ce­len­cia de las ho­ras ba­jas. Ca­si un si­glo des­pués re­gre­só des­po­ja­do de pre­jui­cios. To­ca­ba de nue­vo apre­tar­se el cin­tu­rón. Na­die lo iden­ti­fi­có ya con el ra­cio­na­mien­to, sino con una nue­va vía de con­su­mo ba­ra­to.

Pa­cien­te y pro­mis­cuo

El ca­za­dor de cho­llos sue­le ser un in­ter­nau­ta cur­ti­do, cu­rio­so —con­tras­ta la in­for­ma­ción, hus­mea en bus­ca del me­jor ha­llaz­go— y pa­cien­te, ca­paz de es­pe­rar el tiem­po que ha­ga fal­ta pa­ra con­se­guir una opor­tu­ni­dad que sea in­su­pe­ra­ble. Más pre­dis­pues­to a de­jar­se in­fluen­ciar por las va­lo­ra­cio­nes de otros com­pra­do­res que por los ar­gu­men­tos de la pro­pia mar­ca. Po­co fiel —sue­le com­prar en tres o cua­tro por­ta­les—. Y muy vo­lu­ble —cam­bia fá­cil­men­te de de­ci­sión so­bre la com­pra ini­cial—.

In­fa­li­ble —se­gún un es­tu­dio de We­blo­yalty, es­pe­cia­li­za­dos en ge­ne­rar es­tra­te­gias di­gi­ta­les de fi­de­li­za­ción, más del 70 % de los com­pra­do­res de en­tre 25 y 44 años en Es­pa­ña re­co­no­ce usar ha­bi­tual­men­te es­te ti­po de pro­mo­cio­nes—, no hay sec­tor que se le re­sis­ta al cu­pón. Se alo­ja prin­ci­pal­men­te en pla­ta­for­mas —co­mo Ofer­plan, Grou­pon, Let­sBo­nus, Tien­deo o Grou­pa­lia, en­tre otras—, que fun­cio­nan co­mo in­ter­me­dia­rios y acu­mu­lan mar­cas y ser­vi­cios va­rios con des­cuen­tos que en oca­sio­nes lle­gan in­clu­so has­ta el 90 %. Y ha desata­do una fie­bre, ca­si una mo­da, vi­ta­mi­na­da por el fre­né­ti­co cre­ci­mien­to del co­mer­cio on­li­ne y el uso de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Su di­ná­mi­ca es­tá chu­pa­da. Uno se da un gar­beo por los dis­tin­tos por­ta­les y si hay al­go que le in­tere­sa, a la ces­ta de la com­pra. Lo in­tere­san­te su­ce­de cuan­do, tras in­tro­du­cir la di­rec­ción de co­rreo, em­pie­za a re­ci­bir aler­tas de opor­tu­ni­da­des. Es vi­tal ser rau­do y ve­loz. Los des­cuen­tos ca­du­can en cues­tión de ho­ras. Y una vez do­mi­na­da la prác­ti­ca — en EE.UU., pro­gra­mas de te­le­vi­sión y blogs es­pe­cia­li­za­dos ins­tru­yen al buen bu­cea­dor de cho­llos—, se pue­den aho­rrar en­tre 480 y 1.940 eu­ros al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.