Es­pa­cio

La NASA can­ce­la el pro­gra­ma para des­viar as­te­roi­des pe­li­gro­sos. ¿ Lle­ga el im­pac­to fi­nal?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: R. ROMAR

No es cien­cia fic­ción. Que la Tie­rra pue­da su­frir el im­pac­to de un as­te­roi­de es un ries­go real. Pe­ro, ¿exis­te la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria para po­der des­viar­lo? En la fic­ción sí, pe­ro la reali­dad no es una pe­lí­cu­la y, a día de hoy, no se po­dría ha­cer na­da para evi­tar la co­li­sión. Las ba­ses para po­der con­se­guir­lo y pro­bar si es po­si­ble tal ha­za­ña tec­no­ló­gi­ca te­nían que lle­gar del pro­yec­to AI­DA, una co­la­bo­ra­ción en­tre la NASA y la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), pe­ro la coope­ra­ción que se ve­nía fra­guan­do des­de ha­ce años para ma­te­ria­li­zar­lo se ha ido al tras­te. Pri­me­ro fue la agen­cia co­mu­ni­ta­ria la que fre­nó su par­ti­ci­pa­ción, al no in­cluir­la a prin­ci­pios de año en sus pre­su­pues­tos, y aho­ra es la Ad­mi­nis­tra­ción Trump la que le ha da­do la pun­ti­lla. Ha des­apa­re­ci­do de su pro­pues­ta eco­nó­mi­ca para la NASA. No es una prio­ri­dad para nin­gu­na de las dos agencias, lo que no sig­ni­fi­ca que la ame­na­za ha­ya des­apa­re­ci­do. Miquel Serra-Ri­cart, que di­ri­ge el pro­yec­to Ca­za­do­res de As­te­roi­des en el Ins­ti­tu­to de Ca­na­rias, la­men­ta es­ta es­tra­te­gia, aun­que con­fía en que la ini­cia­ti­va se pue­da re­to­mar. «Aho­ra han acor­da­do que no, lo que sig­ni­fi­ca que no se da prio­ri­dad a aque­llos pe­li­gros que no se con­si­de­ran in­mi­nen­tes, pe­ro es­pe­ro que la de­ci­sión se pue­da cam­biar, por­que el ries­go de im­pac­to de un as­te­roi­de es real y exis­te. El pe­li­gro es­tá ahí y es in­du­da­ble», ex­pli­ca. En la mis­ma lí­nea se pro­nun­cia Jo­sep Ma­ría-Tri­go Du­rán, in­ves­ti­ga­dor del CSIC en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Es­pa­cio de Ca­ta­lu­ña y que ha coor­di­na­do un pro­yec­to para en­ten­der có­mo se pue­den des­viar es­tos ob­je­tos ce­les­tes a par­tir del es­tu­dio del me­teo­ri­to que ca­yó en Che­liá­binsk (Ru­sia) en fe­bre­ro del 2013. «Ya ha pa­sa­do —di­ce— y po­dría vol­ver a pa­sar. Más tar­de o más tem­prano nos va­mos a te­ner que en­fren­tar a un as­te­roi­de y, si no te­ne­mos los de­be­res he­chos, nos se­rá mu­cho más di­fí­cil po­der desa­rro­llar los me­dios para des­viar­lo». Tri­go en­tien­de que una mi­sión co­mo la que se ha can­ce­la­do era fun­da­men­tal para «com­pren­der mu­chos de los pro­ce­sos que nos per­mi­ten des­viar as­te­roi­des. Nun­ca ha ha­bi­do un pro­yec­to co­mo AI­DA, que te po­día per­mi­tir cuan­ti­fi­car el im­pac­to ci­né­ti­co de un ob­je­to con­tra la ro­ca es­pa­cial» .

«La pre­gun­ta no es si un me­teo­ri­to va im­pac­tar con­tra la Tie­rra, sino cuán­do va a pa­sar», sos­tie­ne el as­tro­fí­si­co Bor­ja To­sar. Pe­ro para es­ta in­te­rro­gan­te no hay res­pues­ta. Y no lo hay por­que tam­bién ha­cen fal­ta mu­chos pro­yec­tos pre­vios para la iden­ti­fi­ca­ción de los es­com­bros del uni­ver­so y para co­no­cer sus tra- yec­to­rias. Del mi­llón de as­te­roi­des que se cree que exis­ten, en torno a 50.000 es­tán con­si­de­ra­dos co­mo NEOs, ob­je­tos cer­ca­nos a la ór­bi­ta te­rres­tre. «Son —apun­ta Serra— los que tie­nen una pro­ba­bi­li­dad de im­pac­to, aun­que no quie­re de­cir que va­yan a co­li­sio­nar». Los cuer­pos de más de un ki­ló­me­tro de diá­me­tro, cu­yo im­pac­to pon­dría en pe­li­gro la vi­da en el pla­ne­ta, es­tán bien iden­ti­fi­ca­dos, aun­que es ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar en sus ór­bi­tas, pe­ro de los que tie­nen un ta­ma­ño de en­tre un ki­ló­me­tro y cien me­tros de diá­me­tro se sa­be muy po­co, y me­nos aún de los que tie­nen po­cas de­ce­nas de me­tros. «To­da­vía des­co­no­ce­mos el 90 % de los as­te­roi­des con diá­me­tros de de­ce­nas de me­tros», sub­ra­ya Jo­sep Ma­ría-Tri­go. Son pe­que­ños, pe­ro pue­den ser muy pe­li­gro­sos. Un ejem­plo es el re­cien­te de Che­liá­binsk, de 18 me­tros de diá­me­tro y que en su ex- plo­sión, que li­be­ró la ener­gía de 30 bom­bas ató­mi­cas, creó mi­les de me­teo­ri­tos que ca­ye­ron so­bre la Tie­rra. Si se hu­bie­ran pre­ci­pi­ta­do so­bre una ciu­dad hu­bie­ran cau­sa­do una tra­ge­dia.

Con el co­no­ci­mien­to ac­tual tam­po­co se po­dría ha­ber ad­ver­ti­do la lle­ga­da de un as­te­roi­de de 30 me­tros co­mo el que arra­só Si­be­ria en 1908. «Si el me­teo­ri­to de Tun­gus­ka hu­bie­ra caí­do en una ciu­dad, y no lo hi­zo en San Pe­tes­bur­go por una di­fe­ren­cia de seis ho­ras, se­ría una ca­tás­tro­fe inol­vi­da­ble», ad­vier­te Tri­go.

El Duen­de, un avi­so

Un pe­li­gro ma­yor aún hu­bie­ra si­do la co­li­sión de Duen­de, el as­te­roi­de más gran­de que ha pa­sa­do cer­ca de la Tie­rra. Lo hi­zo en el 2012 a tan so­lo 27.000 ki­ló­me­tros de nues­tro pla­ne­ta, por lo que la hu­ma­ni­dad se li­bró por muy po­co de lo que hu­bie­ra si­do un desas­tre. Fue iden­ti­fi­ca­do en su apro­xi­ma­ción por el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de Ma­llor­ca. «Duen­de ba­tió el ré­cord ab­so­lu­to de la as­tro­no­mía. Ten­dre­mos que es­pe­rar otros cien años para que pa­se otro as­te­roi­de de es­te ta­ma­ño cer­ca de la Tie­rra, pe­ro un im­pac­to así po­dría pro­vo­car la des­truc­ción de 2.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos», recuerda Sal­va­dor Sán­chez, director del ob­ser­va­to­rio. Te­nía un diá­me­tro de 45 me­tros.

Pe­ro es­ta y otras ame­na­zas pa­re­ci­das po­drían con­tro­lar­se. Pri­me­ro con pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos para la de­tec­ción de es­tos as­tros y, se­gun­do, con ini­cia­ti­vas co­mo la can­ce­la­da AI­DA, di­ri­gi­da a com­pren­der a los as­te­roi­des para po­der des­viar­los. El pro­yec­to pre­veía que la ESA lan­za­se en el 2020 una na­ve en di­rec­ción a un sis­te­ma bi­na­rio de as­te­roi­des: uno gran­de, Didy­mos, y otro más pe­que­ño, Di­di­moon, que or­bi­ta a su al­re­de­dor. Seis me­ses des­pués, una na­ve de la NASA im­pac­ta­ría con­tra el ob­je­to pe­que­ño, un su­ce­so que se­ría re­gis­tra­do y ana­li­za­do por el sa­té­li­te eu­ro­peo.

EL PE­LI­GRO ES REAL Y ES IN­DU­DA­BLE. EL RIES­GO EXIS­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.