El quin­qui que arra­sa en YouTu­be

Ro­da­da du­ran­te cin­co años en Ali­can­te, su­ma más de 1,1 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en YouTu­be. Por­que « Crian­do ratas » , la cin­ta de Car­los Sa­la­do, so­lo se ha es­tre­na­do en In­ter­net. Si la com­pa­ra­mos con los me­jo­res es­tre­nos con­ven­cio­na­les del ci­ne es­pa­ñol e

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Cine - TEX­TO: AN­TÍA DÍAZ LEAL

S e de­fi­ne co­mo ci­ne neo­quin­qui. Y ha arra­sa­do en In­ter­net. Se lla­ma Crian­do ratas y su jo­ven director, Car­los Sa­la­do, ha pa­sa­do cin­co años de­di­ca­do a es­te pro­yec­to de ba­jí­si­mo pre­su­pues­to, que no ve­re­mos en una sa­la de ci­ne. La apues­ta por una dis­tri­bu­ción li­bre era una de las claves de es­ta cin­ta, que be­be de Pe­rros ca­lle­je­ros, De­pri­sa,

de­pri­sa o El pi­co. To­do un len­gua­je, el de Eloy de la Igle­sia, Jo­sé An­to­nio de la Lo­ma o Car­los Sau­ra, tras­la­da­do al Ali­can­te del si­glo XXI, y a esa par­te de la so­cie­dad que exis­te y no que­re­mos ver. Lo cuen­ta su pro­duc­tor, Ru­bén Fe­rrán­dez: «Si no tie­nes a na­die de­trás apre-

tan­do para re­cu­pe­rar la in­ver­sión, si na­die quie­re ge­ne­rar be­ne­fi­cio, me po­día per­mi­tir re­ga­lar la pe­lí­cu­la por­que el ob­je­ti­vo era tras­cen­der » . Por­que en es­ta cin­ta se in­vir­tie­ron los 5.000 eu­ros que cos­ta­ron las cá­ma­ras y el equi­po de so­ni­do. « Y nos da­ba igual re­cu­pe­rar­lo —in­sis­te el pro­duc­tor—, por­que en­ten­de­mos el ar­te co­mo una ma­ne­ra de ha­cer sen­tir a la so­cie­dad » . La fór­mu­la, des­de lue­go, ha fun­cio­na­do. A pe­sar de que no ha ha­bi­do tam­po­co in­ver­sión en pu­bli­ci­dad, tan­to Fe­rrán­dez co­mo el director tra­ba­jan en el sec­tor y han sa­bi­do si­tuar la pe­lí­cu­la en bo­ca de un pú­bli­co po­ten­cial que la ha lan­za­do no so­lo en Es­pa­ña, sino tam­bién La­ti­noa­mé­ri­ca.

Aun­que Fe­rrán­dez ase­gu­ra que siem­pre tu­vie­ron cla­ro que la pe­lí­cu­la se col­ga­ría en In­ter­net para un vi­sio­na­do li­bre, no apues­ta por un mo­de­lo úni­co. « Hay pe­lí­cu­las pa- ra fes­ti­va­les, otras para ta­qui­lla, otras para pla­ta­for­mas y otras para dis­tri­buir co­mo le dé la ga­na » . De he­cho, es­tán tra­ba­jan­do ya en un nue­vo pro­yec­to en el que aún no es­tá de­fi­ni­do el mo­de­lo de dis­tri­bu­ción, « so­lo pue­do de­cir que se­rá un pro­duc­to que ha­rá sen­tir y re­fle­xio­nar » , aña­de. Se­gún el pro­duc­tor, esa es la cla­ve del éxi­to de la pe­lí­cu­la. « Los diá­lo­gos im­pro­vi­sa­dos, la ilu­mi­na­ción y los es­ce­na­rios na­tu­ra­les, los ac­to­res que son ve­ci­nos de los ba­rrios... ese po­ta­je ha­ce que sea au­tén­ti­ca. No es­tá edul­co­ra­da, es de ver­dad. Y la vi­sión de Car­los Sa­la­do, el director, que va a for­mar par­te del ci­ne es­pa­ñol. Tie­ne una vi­sión que no tie­ne na­die, en 30 años a na­die se le ha­bía ocu­rri­do vol­ver al quin­qui » , afir­ma.

¿Pe­ro qué ocu­rre si tras­la­da­mos los da­tos a la dis­tri­bu­ción en salas? Más de 4,6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res vie­ron en Es­pa­ña Un

mons­truo vie­ne a ver­me, la pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra del pa­sa­do año. La cin­ta de Ba­yo­na re­cau­dó más de 26,4 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún los da­tos del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Por au­dien­cia, Crian­do ratas se ha­bría co­la­do en­tre las cua­tro más vis­tas, por de­trás de Pal­me­ras en la nie­ve, con 1,8 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y Vi­lla­vi­cio­sa de al la­do, con 1,2.

¿Adiós a las salas?

La pe­lí­cu­la de Sa­la­do es el úl­ti­mo ejem­plo de pe­lí­cu­las que no lle­gan a los ci­nes por de­ci­sión pro­pia. En el 2012, Pa­co León es­tre­nó su pri­me­ra cin­ta, Car­mi­na o re­vien­ta, de ma­ne­ra si­mul­tá­nea en va­rias pla­ta­for­mas de pa­go en In­ter­net, en DVD y en ape­nas 20 salas. Y se con­vir­tió en aquel mo­men­to en la pe­lí­cu­la con más vi­sio­na­dos le­ga­les del ci­ne es­pa­ñol.

Has­ta ha­ce po­co, que una pe­lí­cu­la no lle- ga­ra a salas era si­nó­ni­mo de fra­ca­so. Pe­ro to­do ha cam­bia­do. Y si no, que se lo di­gan a Mar­tin Scor­se­se. Tras los ma­los da­tos de Si­len­cio, Paramount te­mía su pró­xi­mo pro­yec­to, The Irish­man. Y lle­gó Net­flix con 120 mi­llo­nes de dó­la­res. Así que cuan­do se es­tre­ne en el 2019, la nue­va pe­lí­cu­la del maes­tro no se ve­rá en salas, sino en es­te gi­gan­te di­gi­tal. ¿Es un fias­co? La lec­tu­ra es do­ble. Por un la­do, un re­pre­sen­tan­te de una ve­ne­ra­da ge­ne­ra­ción de ci­neas­tas ve có­mo la in­dus­tria tra­di­cio­nal no apues­ta por él. Pe­ro por otro, la nue­va dis­tri­bu­ción po­ne en­ci­ma de la me­sa un pre­su­pues­to no­ta­ble para ha­cer­la lle­gar a sus más de 93 mi­llo­nes de usua­rios. Quién po­dría ima­gi­nar, ha­ce unos años, que una pe­lí­cu­la de Scor­se­se con Ro­bert de Ni­ro, Al Pa­cino, Har­vey Key­tel y Joe Pes­ci lo ten­dría más fá­cil en In­ter­net que co­mo éxi­to ase­gu­ra­do en la ta­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.