La api­cul­tu­ra si­gue vo­lan­do al­to

Me­dio Ru­ral ele­va sus ayudas es­te año a un sec­tor en au­ge, pe­ro mer­ma­do por la ve­lu­ti­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - SABOR - LAU­RA G. DEL VA­LLE

«Eran ne­ce­sa­rias». Con es­tas pa­la­bras se re­fie­re Je­sús Aso­rey, pre­si­den­te de la So­cie­dad Ga­lle­ga de Api­cul­to­res a las ayudas que en el 2017 re­ci­bi­rá es­te sec­tor. La Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral ha am­plia­do la par­ti­da du­ran­te es­te ejer­ci­cio y la sub­ven­ción al­can­za­rá prác­ti­ca­men­te los 600.000 eu­ros, lo que su­po­ne un au­men­to del 34 % con res­pec­to al año an­te­rior. En­tre los agra­cia­dos que po­drán con­tar con más re­cur­sos pa­ra sa­car ren­di­mien­to a esta ac­ti­vi­dad, de­di­ca­da a la crian­za de las abe­jas, es­tán los ti­tu­la­res de ex­plo­ta­cio­nes apí­co­las o coope­ra­ti­vas de­di­ca­das a esta ac­ti­vi­dad y aso­cia­cio­nes de api­cul­to­res ins­cri­tos en el re­gis­tro ofi­cial de la co­mu­ni­dad con an­te­rio­ri­dad al 1 de enero del 2016.

¿Y por qué lle­gan aho­ra es­tas ayudas? Lo cier­to es que pe­se a que los pro­duc­tos de­ri­va­dos de la miel es­tán en pleno au­ge — el bum por la ali­men­ta­ción saludable y el des­cu­bri­mien­to de los múl­ti­ples be­ne­fi­cios que el po­len o la ja­lea real tie­nen so­bre el or­ga­nis­mo, han fo­men­ta- do que los más jó­ve­nes se apun­ten a des­cu­brir y con­su­mir ca­da vez más bie­nes apí­co­las—, pri­me­ro la va­rroa y años más tar­de la ve­lu­ti­na, han im­pe­di­do que el sec­tor co­ja el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra ser lo pun­te­ro que de­be­ría.

«Com­pa­ra­ti­va­men­te, las col­me­nas han pa­sa­do de 1.000 a 150.000 en un si­glo en la co­mu­ni­dad, por lo que es­tas ayudas ha­cían mu­cha fal­ta. Además, des­de ha­ce cua­tro años la ve­lu­ti­na es­tá co­lo­ni­zan­do to­da Ga­li­cia y ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro pa­ra ver có­mo con­tro­lar­la», ex­pli­ca Aso­rey. «A ve­lu­ti­na vai sig­ni­fi­car un an­tes e un des­pois co­mo pa­sou coa ve­rroa no ano 85, o que te­mos que apren­der é a cam­biar o ma­ne­xo das col­me­nas», in­di­ca Est­her Ordóñez, pre­si­den­ta del Con­se­llo Re­gu­la­dor da In­di­ca­ción Xeo­grá­fi­ca Pro­te­xi­da Mel de Ga­li­cia. Y afir­ma «a ve­lu­ti­na che­gou pa­ra que­dar­se así que te­re­mos que adap­tar­nos a con­vi­vir con ela». Aso­rey, por su par­te, co­men­ta «Ne­ce­si­ta­mos la sub­ven­ción pa­ra po­der rea­li­zar tra­ta­mien­tos con­tra los ata­ques de áca­ros». To­do

Ca­da vez más gen­te se ani­ma a con­su­mir de­ri­va­dos de las abe­jas por sus be­ne­fi­cios

un in­con­ve­nien­te que las­tra la pro­duc­ción, ya que es­te ex­per­to ase­gu­ra que el in­te­rés por es­tas ac­ti­vi­da­des ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te en los úl­ti­mos años. «Se es­tá pro­du­cien­do un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y mu­cha gen­te co­mien­za a me­ter­se en el mun­do de la api­cul­tu­ra por afi­ción», y des­pués, al­gu­na que otra, se profesionaliza.

Su­pe­raron años de cri­sis

No so­lo ca­da vez hay más tra­ba­jo, sino que co­mo ex­pli­ca Est­her Ordóñez, «nos anos da cri­se eco­nó­mi­ca, a xen­te se­guía apos­tan­do por es­te sec­tor». Se­gún esta ex­per­ta, «por un­ha ban­da, nal­gúns ca­sos con­ver­teu­se nun­ha sa­li­da la­bo­ral e, por ou­tra, a xen­te non dei­xou de con­su­mir es­te ti­po de pro­duc­tos por­que aín­da que non son un ben de pri­mei­ra ne­ce­si­da­de se­gué­ron­se to­man­do por to­dos os be­ne­fi­cios que apor­tan: vi­ta­mi­nas, mi­ne­rais, an­ti­oxi­dan­tes... Ta­mén hai que ter en con­ta que non bai­xa­mos os pre­zos». Co­men­zan­do a de­jar atrás la épo­ca de re­ce­sión, Ordóñez re­co­no­ce que en es­te mo­men­to «te­mos moi boa ca­li­da­de e iso nó­ta­se en que te­mos máis de­man­da que pro­du­to».

Aho­ra, no se tra­ta so­lo de aque­llo de te­ner un ta­rro de miel en ca­sa pa­ra edul­co­rar los pos­tres o to­mar una cu­cha­ra­di­ta por las ma­ña­nas pa­ra evi­tar los ca­ta­rros. Aho­ra la in­ves­ti­ga­ción en esta ma­te­ria avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos y el con­su­mi­dor tie­ne nue­vas op­cio­nes a ca­da cual más útil y be­ne­fi­cio­sa. «La ce­ra, por ejem­plo, es­tá sien­do muy va­lo­ra­da en el mun­do de la cos­mé­ti­ca», acla­ra Aso­rey. Además de pa­ra el uso clá­si­co de la de­pi­la­ción, es­te pro­duc­to nu­tre la piel sua­vi­zán­do­la, por eso es ha­bi­tual en protectores la­bia­les y cre­mas fa­cia­les. Sus pro­pie­da­des as­trin­gen­tes y ci­ca­tri­zan­tes se con­vier­ten tam­bién en ra­zo­nes de pe­so por las que uti­li­zar es­te de­ri­va­do.

En cuan­to al po­len, por ejem­plo, es una «pro­teí­na re­cons­ti­tu­yen­te del or­ga­nis­mo» que se pue­de to­mar, por ejem­plo, una cu­cha­ra­da en ayu­nas por las ma­ña­nas pa­ra ca­sos de fa­ti­ga, de­bi­li­dad, anemia y fal­ta de ape­ti­to. Por no de­jar de la­do al pro­pó­leo, «un antibiótico na­tu­ral» que se ha de­mos­tra­do que au­men­ta los otros an­ti­bió­ti­cos co­mo la pe­ni­ci­li­na y tam­bién pue­de for­ta­le­cer el sistema in­mu­no­ló­gi­co.

Con es­tas ayudas, los api­cul­to­res in­ten­ta­rán com­ba­tir la ve­lu­ti­na y con­ver­tir el sec­tor en lo pun­te­ro que de­be­ría ser

PE­PA LO­SA­DA

Una vi­si­tan­te prue­ba la miel en la úl­ti­ma edición de la fe­ria ce­le­bra­da en O Va­la­dou­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.