El re­to: uti­li­zar la su­per­fi­cie aban­do­na­da

La Xun­ta ce­de a los con­ce­llos 2.700 par­ce­las del Ban­co de Te­rras pa­ra im­pul­sar su uso so­cial

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - MA­RIO BERAMENDI

El apro­ve­cha­mien­to de la tie­rra en Ga­li­cia se ha con­ver­ti­do en un asun­to de gran com­ple­ji­dad, que vie­ne de le­jos, y cu­ya so­lu­ción no pa­re­ce sen­ci­lla. La es­truc­tu­ra mi­ni­fun­dis­ta y dis­per­sa de las par­ce­las, el pro­fun­do arrai­go a la pro­pie­dad y el abandono en un me­dio ru­ral en­ve­je­ci­do son al­gu­nos de los fac­to­res cla­ve. La mo­vi­li­dad de la tie­rra en Ga­li­cia es diez ve­ces in­fe­rior a la fran­ce­sa. Y una par­te de las ex­plo­ta­cio­nes agro­ga­na­de­ras que de­jan la ac­ti­vi­dad se pier­den pa­ra la agri­cul­tu­ra, bien por­que se fo­res­tan o por­que que­dan abandonadas.

LA REALI­DAD

es aca­bar los 130 pro­ce­sos to­da­vía pen­dien­tes an­tes del año 2020. Tam­bién es­tá el lla­ma­do Mo­de­lo Mar­cos, un ins­tru­men­to más rá­pi­do y de ba­jo cos­te pa­ra facilitar la mo­vi­li­dad de la tie­rras en zo­nas con fin­cas de un ta­ma­ño más pe­que­ño (en­tre 50 y 200 hec­tá­reas) y en las que pue­da exi­sir ne­ce­si­dad de tie­rra por par­te de las ex­plo­ta­cio­nes agra­rias. La cla­ve es­tá en que se tra­ta de per­mu­tas vo­lun­ta­rias en­tre pro­pie­ta­rios sin modificación de la ti­tu­la­ri­dad.

LAS UAXE

La Ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga tam­bién con­ta­rá en bre­ve con las Uni­da­des de Ase­so­ra­men­to e Xes­tión de Ex­plo­ta­cións, nue­vas ofi­ci­nas pa­ra fo­men­tar el mo­vi­mien­to de tie­rras y ac­ti­vos en­tre ex­plo­ta­cio­nes, es­pe­cial­men­te de aque­llos ga­na­de­ros que se ju­bi­lan. El ob­je­ti­vo es au­men­tar la ba­se te­rri­to­rial y, en con­se­cuen­cia, la com­pe­ti­ti­vi­dad de otras gran­jas. A más hec­tá­reas de pa­so, más po­si­bi­li­da­des de re­du­cir el gas­to de pien­so pa­ra ali­men­tar al ga­na­do. Ca­da pro­vin­cia ten­drá su pro­pia UAXE con un ca­tá­lo­go pro­pio de ex­plo­ta­cio­nes de in­ter­me­dia­ción en­tre par­ti­cu­la­res. Ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la ac­ti­vi­dad agra­ria o ga­na­de­ra, fa­vo­re­cer la eco­no­mía o el em­pleo ru­ral, con­tri­buir a fi­jar po­bla­ción y lu­char con­tra el abandono de la tie­rra —lo que re­du­ce tam­bién el ries­go de in­cen­dios— fi­gu­ran en­tre los ob­je­ti­vos de es­tas nue­vas uni­da­des que ul­ti­ma Me­dio Ru­ral.

LAS ZO­NAS

En lo que se re­fie­re a los usos agrí­co­las, las zo­nas con ma­yor de­man­da de arren­da­mien­to de tie­rras y ma­yor ac­ti­vi­dad coin­ci­den con el pe­so que tie­ne el sec­tor en ca­da mu­ni­ci­pio. El rán­king lo li­de­ran con­ce­llos de A Te­rra Chá, y de las co­mar­cas de Ar­zúa, Or­des y Me­li­de, áreas que man­tie­nen cier­ta po­bla­ción y un di­na­mis­mo eco­nó­mi­co mu­cho ma­yor que las zo­nas de al­ta mon­ta­ña de Lu­go y de Ou­ren­se, mu­cho más abandonadas. La de­man­da de par­ce­las pa­ra usos fo­res­ta­les, en cam­bio, es mu­cho más ho­mo­gé­nea en to­do el te­rri­to­rio ga­lle­go. Hay un in­for­me de la Fun­da­ción Juana de Ve­ga que ci­fra en 46.000 las hec­tá­reas de al­ta ca­li­dad agrí­co­la en Ga­li­cia que se en­cuen­tran en es­ta­do de abandono. Un da­to que re­ve­la el lar­go ca­mino que hay por re­co­rrer.

SI­MÓN BALVÍS

Uno de los usos de las par­ce­las del Ban­co de Te­rras es el fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.