Del frío arran­que en 1987 al fe­nó­meno de di­men­sión eu­ro­pea y aho­ra mun­dial

La ac­tual apor­ta­ción cul­tu­ral, so­cial y eco­nó­mi­ca del Ca­mino era im­pen­sa­ble cuan­do fue de­cla­ra­do pri­mer iti­ne­ra­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - LA EVOLUCIÓN - CRISTÓBAL RA­MÍ­REZ LA VOZ

Hay an­te­ce­den­tes. No solo his­tó­ri­cos por­que las pe­re­gri­na­cio­nes a Com­pos­te­la es­ta­ban y es­tán car­ga­das de his­to­ria, sino tam­bién ac­tua­les. Po­co an­tes de que Fe­li­pe Gon­zá­lez lle­ga­se al po­der en Es­pa­ña la ciu­dad de San­tia­go re­ci­bía la Ban­de­ra de Eu­ro­pa. El ca­len­da­rio mar­ca­ba el 9 de ju­lio de 1982. A al­gu­nos les pa­re­ce­rá has­ta cu­rio­so: el arran­que eu­ro­peís­ta mo­derno del Ca­mino de San­tia­go tie­ne el an­te­ce­den­te más cla­ro en un pa­pa tan con­ser­va­dor co­mo fue Juan Pa­blo II. Sus pa­la­bras en la Ca­te­dral de San­tia­go en el año san­to de 1982 cons­ti­tu­ye­ron el res­pal­do que ne­ce­si­ta­ba una ru­ta ca­si des­co­no­ci­da pa­ra dar el sal­to.

El guan­te fue re­co­gi­do por Marcelino Ore­ja, se­cre­ta­rio del Con­se­jo de Eu­ro­pa y hom­bre de pro­fun­das con­vic­cio­nes ca­tó­li­cas. Con la im­pres­cin­di­ble ayu­da de su co­la­bo­ra­dor Jo­sé Ma­ría Ba­lles­te­ros dio la ba­ta­lla don­de ha­bía que dar­la: en las ins­ti­tu­cio­nes. El ob­je­ti­vo: «Re­co­ñe­cer o Ca­mi­ño de San­tia­go co­mo un ele­men­to cul­tu­ral de di­men­sión con­ti­nen­tal, des­ta­ca­do co­mo tal ao máis al­to ni­vel», en pa­la­bras del in­ves­ti­ga­dor Ma­nuel Ro­drí­guez. Tam­bién aquí llo­vía so­bre mo­ja­do: a prin­ci­pios de 1982 la aso­cia­ción Ami­gos dos Pa­zos ele­va­ba al Con­se­jo de Eu­ro­pa una pro­pues­ta pa­ra de­cla­rar al Ca­mino bien cul­tu­ral eu­ro­peo, pa­ra lo que con­tó con el apo­yo de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral Eu­ro­pa Nos­tra.

Esos fue­ron los pro­le­gó­me­nos. El res­to es his­to­ria, si bien no se­ría jus­to de­cir que Ga­li­cia en­te­ra es­ta­ba al­bo­ro­za­da. El es­ca­so jú­bi­lo se cen­tró en la ciu­dad com­pos­te­la­na, con es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción ve­ci­nal, la llu­via com­pli­can­do las co­sas y el caos pro­to­co­la­rio co­mo pro­ta­go­nis­ta.

Ho­ras an­tes de aquel 23 de oc­tu­bre de 1987 se reunían en Com­pos­te­la re­pre­sen­tan­tes de La Rio­ja, Na­va­rra, Ara­gón, Cas­ti­lla y León y Ga­li­cia, ade­más de los mi­nis­te­rios de Obras Pú­bli­cas, Cul­tu­ra y Trans­por­tes, pa­ra fir­mar un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción. El ob­je­ti­vo no era otro que reha­bi­li­tar el ca­si inexis­ten­te Ca­mino Fran­cés, mien­tras en­tre bam­ba­li­nas ya se ha­bla­ba de al­gu­nos más, con el del Nor­te a la ca­be­za. Pero el am­bien­te era po­co me­nos que gé­li­do y po­co da­do al op­ti­mis­mo. Es­te mis­mo pe­rió­di­co de­cía en una in­for­ma­ción que «el lan­za­mien­to del Ca­mino de San­tia­go ame­na­za con con­ver­tir­se en un re­tó­ri­co ac­to eu­ro­peís­ta más, sin re­per­cu­sio­nes prác­ti­cas que im­pli­quen el ne­ce­sa­rio lan­za­mien­to de la ciu­dad». Ha­bría que es­pe­rar, en efec­to, a 1993, cuan­do el con­se­llei­ro Váz­quez Por­to­me­ñe y el al­cal­de Xe­rar­do Estévez, ideo­ló­gi­ca­men­te a años luz, ba­ta­lla­ron co­do con co­do por la pro­mo­ción del Ca­mino y de la ciu­dad.

Por­que lo cier­to es que aque­lla jor­na­da del vier­nes 23 de oc­tu­bre de 1987 fue un pe­que­ño desas­tre. Sí hu­bo un ac­to tras­cen­den­tal: en la Por­ta do Ca­mi­ño se co­lo­có la pri­me­ra se­ñal, un pa­nel con la con­cha de la viei­ra y la ban­de­ra eu­ro­pea, con la pre­sen­cia de Marcelino Ore­ja y los prín­ci­pes de Liech­tens­tein.

El tí­tu­lo de la in­for­ma­ción de La Voz de Ga­li­cia en pá­gi­nas de San­tia­go era bien ex­plí­ci­to: «Se re­gis­tró po­ca par­ti­ci­pa­ción y caos pro­to­co­la­rio en los ac­tos de la jor­na­da de ayer». Den­tro de la Ca­te­dral el desas­tre era no­to­rio, y el rec­tor, el pre­si­den­te de la Dipu­tación co­ru­ñe­sa y la ma­yo­ría de los con­ce­ja­les te­nían que es­tar de pie por­que en prin­ci­pio no ha­bía si­tio pa­ra ellos, al al­cal­de lo que­rían man­dar a la ter­ce­ra fi­la, Con­de Roa (en­ton­ces con­ce­jal de la opo­si­ción) ha­cía le­ña del ár­bol caí­do y cri­ti­ca­ba lo mal que es­ta­ba to­do, por­que el es­ce­na­rio fue si­mi­lar en el ac­to del Hos­tal, mien­tas los co­ches apar­ca­dos lle­na­ban el Obra­doi­ro y da­ban una pé­si­ma ima­gen.

Los tiem­pos han cam­bia­do. Ra­fael Sán­chez, ge­ren­te del Xa­co­beo, re­sal­ta «o novo re­di­men­sio­na­men­to do Ca­mi­ño, de fe­nó­meno eu­ro­peo a mun­dial», y lo jus­ti­fi­ca di­cien­do que «ho­xe son pe­re­gri­nos dos cin­co con­ti­nen­tes os que per­co­rren os ve­llos e no­vos ca­mi­ños atraí­dos po­los va­lo­res, pro­fun­da­men­te eu­ro­peos, que iden­ti­fi­can ás ru­tas xa­co­beas». Se re­sal­ta­ba el pa­sa­do 23, el día exac­to de los trein­ta años: en 1987 las com­pos­te­las en­tre­ga­das no lle­ga­ban a 3.000, y es­te 2017 van a ara­ñar —si es que no lle­gan— las 300.000. En pa­la­bras de Ra­fael Sán­chez, «uns da­tos nu­mé­ri­cos im­pen­sa­bles e que im­pli­can un­ha ache­ga ao de­sen­vol­ve­men­to cul­tu­ral, so­cial e eco­nó­mi­co que non se sos­pei­ta­ba da­que­la, por­que o Ca­mi­ño é o sím­bo­lo que ho­xe iden­ti­fi­ca a Ga­li­cia no mun­do en­tei­ro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.