La me­ta­mor­fo­sis

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - LITERATURA -

Es la más fa­mo­sa de las no­ve­las de Kaf­ka. Pu­bli­ca­da en 1916, sor­pren­de al mun­do li­te­ra­rio del mo­men­to por­que la anéc­do­ta que so­por­ta el re­la­to es tan sim­ple co­mo ab­sur­da: un hom­bre, el via­jan­te de co­mer­cio Gre­go­rio Sam­sa, des­pier­ta, una ma­ña­na, con­ver­ti­do en cu­ca­ra­cha. Con­ti­núa vi­vien­do en la ha­bi­ta­ción de su ca­sa, con­sen­ti­do por la familia, y des­de allí con­tem­pla el trans­cu­rrir de la vi­da dia­ria des­de la óp­ti­ca del in­sec­to en que se ha con­ver­ti­do. Des­pués de leer La me­ta­mor­fo­sis, el gran no­ve­lis­ta Ga­briel Gar­cía Már­quez de­ci­dió atre­ver­se a es­cri­bir la pri­me­ra no­ve­la, ya que se dio cuen­ta de que lo más im­por­tan­te de una na­rra­ción no es­tá en la tra­ma o en el ar­gu­men­to que se desa­rro­lle —cual­quie­ra va­le, has­ta uno tan ab­sur­do co­mo el de la no­ve­la de Kaf­ka—, sino en la ma­ne­ra de con­tar­lo y en el fon­do re­fle­xi­vo que apor­te.

Kaf­ka es la voz de la con­cien­cia de una épo­ca, la su­ya, pri­mer cuar­to del si­glo XX, que es el cre­púscu­lo de to­das las gran­des ilu­sio­nes e ido­la­trías del mun­do mo­derno. Por eso le in­tere­sa más la re­fle­xión que se des­pren­de de sus obras que la esen­cia na­rra­ti­va de las mis­mas. De he­cho, no es un na­rra­dor pro­pia­men­te di­cho, por­que los acon­te­ci­mien­tos na­rra­dos no se su­ce­den y evo­lu­cio­nan en una di­ná­mi­ca li­te­ra­ria ade­cua­da, sino que se ins­ta­la de­lan­te de un po­de­ro­so signo y allí de­ja so­lo al lec­tor pa­ra que dé vuel­tas al­re­de­dor de ese pun­to has­ta lle­gar a sus pro­pias con­clu­sio­nes, que nun­ca dis­ta­rán mu­cho de las del au­tor. Cuan­to más ab­sur­do sea el sím­bo­lo pre­sen­ta­do, más car­ga sig­ni­fi­ca­ti­va apor­ta­rá a la re­fle­xión del lec­tor. Lo oní­ri­co, lo sub­cons­cien­te y lo irra­cio­nal emer­gen y de­jan al des­cu­bier­to los sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos, se­gún la téc­ni­ca ex­pre­sio­nis­ta, que tu­vo su in­fluen­cia en di­fe­ren­tes ar­tes de la épo­ca. Esos sen­ti­mien­tos son la an­gus­tia, la so­le­dad, la frus­tra­ción y la cul­pa­bi­li­dad. Y to­do ello es­tá ex­pre­sa­do en una pro­sa fría, cor­ta y ta­jan­te, sin ador­nos, pe­ro de una enor­me efi­ca­cia ex­pre­si­va.

Los per­so­na­jes de Kaf­ka son za­ran­dea­dos y ame­na­za­dos por ins­tan­cias ocul­tas. Ca­re­cen de im­por­tan­cia en y por sí mis­mos, por­que en reali­dad son pro­to­ti­pos del hom­bre des­va­li­do y des­orien­ta­do. Se tra­ta de po­ner en evi­den­cia el sen­ti­do ab­sur­do de la vi­da, y pa­ra eso in­tro­du­ci­rá en la reali­dad más co­ti­dia­na una dis­tor­sión sor­pren­den­te em­plean­do ele­men­tos ab­sur­dos y fan­tás­ti­cos —el tér­mino kaf­kiano sir­ve ya pa­ra de­sig­nar si­tua­cio­nes ab­sur­da­men­te com­pli­ca­das, ex­tra­ñas— co­mo es el ca­so, por ejem­plo, de la trans­for­ma­ción en escarabajo de Gre­go­rio Sam­sa, en La me­ta­mor­fo­sis.

La pri­me­ra edi­ción de la no­ve­la de «La me­ta­mor­fo­sis” (arri­ba) se pu­bli­có en 1916. A la iz­quier­da, una de las pá­gi­nas del có­mic en el que Pe­ter Ku­per rein­ven­ta el gran clásico de Kaf­ka

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.