Los tsu­na­mis que des­di­bu­ja­ron las cos­tas de Mar­te

La hi­pó­te­sis de que dos gran­des ma­re­mo­tos arra­sa­ron el pla­ne­ta ha­ce 3.400 mi­llo­nes de años ex­pli­ca por qué no se ven las ori­llas de los ex­tin­tos ma­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Mar­cos Pérez Maldonado

Las evi­den­cias acu­mu­la­das en los úl­ti­mos años apun­tan a que las tie­rras bajas del he­mis­fe­rio nor­te mar­ciano es­tu­vie­ron en el pa­sa­do cu­bier­tas de agua. Pe­ro las mar­cas de las an­ti­guas ori­llas no apa­re­cen por nin­gún la­do y, sin lí­nea de cos­ta, la hi­pó­te­sis de los océa­nos mar­cia­nos nun­ca de­ja­rá de ser una hi­pó­te­sis. En las úl­ti­mas se­ma­nas nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes han arro­ja­do al­go de luz so­bre es­te enig­ma, su­gi­rien­do que la au­sen­cia de unas ori­llas bien de­fi­ni­das se de­be a que fue­ron arra­sa­das por dos gran­des tsu­na­mis ha­ce unos 3.400 mi­llo­nes de años. Por aquel en­ton­ces en nues­tro pla­ne­ta tam­bién ha­bía océa­nos y en ellos ya bu­llía la vi­da en for­ma de se­res uni­ce­lu­la­res.

Te­nien­do en cuen­ta que Mar­te ca­re­ce de pla­cas tec­tó­ni­cas ca­pa­ces de cau­sar te­rre­mo­tos, la cau­sa más pro­ba­ble de los tsu­na­mis mar­cia­nos es el im­pac­to de gran­des me­teo­ri­tos, un fe­nó­meno que era en­ton­ces mu­cho más ha­bi­tual de lo que es aho­ra. Las olas pro­vo­ca­das por el pri­me­ro de es­tos me­teo­ri­tos su­pe­rarían los cien me­tros de al­tu­ra y en nues­tras cos­tas ha­brían pa­sa­do por en­ci­ma de la lin­ter­na de la to­rre de Hér­cu­les. La ma­sa de agua ha­bría pe­ne­tra­do cien­tos de ki­ló­me­tros ha­cia el in­te­rior, arras­tran­do con­si­go gran­des blo­ques de ro­ca y una in­gen­te can­ti­dad de se­di­men­tos que se de­po­si­ta­ron ocul­tan­do la vie­ja lí­nea de cos­ta. Ade­más, del mis­mo mo­do que ocu­rre en la pla­ya cuan­do ba­ja la ma­rea, las aguas se re­ti­ra­ron ex­ca­van­do una mul­ti­tud de ca­na­les que to­da­vía se apre­cian en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta.

SE­GUN­DO TSU­NA­MI

Unos cuan­tos mi­llo­nes de años más tar­de lle­gó el se­gun­do im­pac­to, pe­ro el cli­ma en Mar­te era en­ton­ces bas­tan­te más frío y el océano te­nía ya la tex­tu­ra de una sal­mue­ra se­mi­con­ge­la­da. La ola, mu­cho más den­sa, no pe­ne­tró tan­to ha­cia el in­te­rior y al re­ti­rar­se de­jó gran­des len­guas de hie­lo que nos re­cuer­dan a gla­cia­res.

La ac­ción com­bi­na­da de es­tos dos tsu­na­mis ha­bría bas­ta­do pa­ra de­for­mar por com­ple­to la lí­nea de cos­ta primitiva. Aun así, los cien­tí­fi­cos es­pe­ran en­con­trar al­gún día las ori­llas ori­gi­na­les y es­tu­diar en ellas la ero­sión pro­vo­ca­da por las olas. El mo­ti­vo de es­te in­te­rés es que la al­tu­ra de las olas de­pen­de de la gra­ve­dad del pla­ne­ta (a me­nor gra­ve­dad, olas más al­tas) y de la fuer­za del vien­to que las le­van­ta. Pe­ro la fuer­za del vien­to de­pen­de de la den­si­dad de la at­mós­fe­ra y, aun­que hoy la at­mós­fe­ra mar­cia­na es tan te­nue que la pre­sión at­mos­fé­ri­ca es unas cien ve­ces me­nor que en la Tie­rra, pue­de que en el pa­sa­do fue­ra mu­cho ma­yor. Así que, si Mar­te tu­vo una at­mós­fe­ra den­sa, las olas ha­brían de­ja­do su marca en las ori­llas del océano.

C. C. YUMMIFRUITBAT

La ca­rac­te­rís­ti­ca ero­sión pro­vo­ca­da por las olas se apre­cia bien en es­ta pla­ya bri­tá­ni­ca (arri­ba). A la iz­quier­da, pai­sa­je de las an­ti­guas cos­tas mar­cia­nas y, jun­to a es­tas lí­neas, re­crea­ción del océano bo­real de Mar­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.