Cu­rio­si­da­des en Chi­na y es­ta­fas a La Me­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ramírez

En la ciu­dad chi­na de Hangz­hou, de nue­ve mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, las co­sas vuel­ven a ser co­mo siem­pre: de­ce­nas de mi­les de sus ciu­da­da­nos han re­gre­sa­do tras la clau­su­ra de la re­cien­te cum­bre del G20. Y es que sus ha­bi­tan­tes han te­ni­do la gran opor­tu­ni­dad de via­jar a pre­cios ri­dícu­los. Una cu­rio­sa ma­ne­ra de es­ti­mu­lar el turismo por par­te de las au­to­ri­da­des chi­nas: cuan­ta me­nos gen­te, me­nos po­si­bi­li­da­des de dis­tur­bios y ma­yo­res fa­ci­li­da­des pa­ra las enor­mes me­di­das de se­gu­ri­dad. Los en­via­dos es­pe­cia­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lle­ga­ron a ha­blar de «ciu­dad fan­tas­ma» du­ran­te esos pri­me­ros días de sep­tiem­bre. Una ma­ra­vi­lla que ha du­ra­do po­co: va­ca­cio­nes del 1 al 7 de es­te mes a los ha­bi­tan­tes de una de sus zo­nas y dis­tri­bu­ción de mi­les y mi­les de cu­po­nes de des­cuen­to pa­ra que to­do aquel cen­sa­do en Hangz­hou acu­die­se a una ofi­ci­na de via­jes y a un pre­cio re­du­ci­do al má­xi­mo eli­gie­se dón­de pa­sar esos días.

Unas de­ci­sio­nes que asom­bran en Oc­ci­den­te, co­mo lo hace tam­bién la re­cien­te re­so­lu­ción de las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes de au­di­tar las agen­cias de via­je. Y es que has­ta aho­ra mis­mo un ciu­da­dano de ese ve­cino país abría una agen­cia sin más, la ce­rra­ba cuan­do que­ría y la Ad­mi­nis­tra­ción ni se en­te­ra­ba o ha­cía la vis­ta gor­da. O sea, un sec­tor es­ca­sa­men­te pro­fe­sio­nal, con to­do lo que eso im­pli­ca­ba. Así que aca­ba de ser lan­za­do el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Innovación y Turismo Com­pe­ti­ti­vo, que en­tra en vi­gor aho­ra y es­ta­rá ope­ra­ti­vo has­ta el 2020. De ma­ne­ra que va a ser su­per­vi­sa­do el par­que de agen­cias y se les obli­ga­rá a se­guir un pro­to­co­lo que im­pli­ca que se co­mu­ni­que el cam­bio de di­rec­ción.

Pa­re­ce evi­den­te, aun­que qui­zás no sea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, que los ser­vi­cios de ocio y turismo hay que pro­gra­mar­los, re­ser­var­los y si es po­si­ble or­ga­ni­zar­los desde los paí­ses desa­rro­lla­dos. E in­clu­so así lle­nan fo­lios las ano­ma­lías. Por ejem­plo, la Aso­cia­ción Bri­tá­ni­ca de Agen­cias de Via­je (ABTA, por su nom­bre en in­glés, fun­da­da hace 65 años) aca­ba de re­cor­dar que en­tre an­te­ayer y el pró­xi­mo miér­co­les cien­tos de mi­les de per­so­nas par­ti­ci­pa­rán en el hach, la pe­re­gri­na­ción a La Me­ca de los mu­sul­ma­nes.

Re­sul­ta que el turismo re­li­gio­so es, se­gún ABTA, cal­do de cul­ti­vo de en­ga­ños y es­ta­fas, de ma­ne­ra que re­co­mien­da re­ser­var en las agen­cias co­no­ci­das y es­ta­bles, sin in­ter­me­dia­rios. Es­te año, 25.000 bri­tá­ni­cos se des­pla­za­rán a La Me­ca, con un des­em­bol­so to­tal de ca­da uno de ellos en torno a los 6.000 eu­ros. O sea, que las agen­cias van a fac­tu­rar 150 mi­llo­nes de eu­ros.

John de Vial, director de Pro­tec­ción Fi­nan­cie­ra de ABTA, lle­gó a afir­mar que in­ter­me­dia­rios fan­tas­ma or­ga­ni­zan vue­los inexis­ten­tes y que los que sue­len ven­der los de­frau­da­do­res son «de unos ni­ve­les de ca­li­dad mu­cho más ba­jos que los que pro­me­ten y en al­gu­nos ca­sos la ofer­ta sim­ple­men­te no exis­te y los via­je­ros no tie­nen tiem­po de rec­ti­fi­car». «Los cri­mi­na­les jue­gan con la ven­ta­ja de que mu­chos de esos clien­tes ig­no­ran las nor­mas le­ga­les pa­ra la ven­ta de bi­lle­tes en Gran Bre­ta­ña», aña­dió De Vial.

| EFE | OMER SALEEM

El turismo re­li­gi­so, co­mo a La Me­ca, pue­de ge­ne­rar frau­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.