DOS EM­PREN­DE­DO­RAS USAN EL FENG SHUI PA­RA ME­JO­RAR LA VI­DA EN CA­SA

Dos em­pren­de­do­ras ga­lle­gas lan­zan una nue­va fór­mu­la pa­ra al­can­zar el equi­li­brio en el ho­gar y la em­pre­sa ba­sa­da en los ser­vi­cios del or­ga­ni­za­dor pro­fe­sio­nal y el feng shui

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - María Cedrón

¿Por qué en una mis­ma pla­za con­vi­ven ca­fe­te­rías en las que no ca­be un al­fi­ler con otras, tan­to o me­jor de­co­ra­das, que es­tán va­cías? ¿Por qué hay gen­te que es­tá desean­do lle­gar a ca­sa y otra que no aca­ba de con­ver­tir ese es­pa­cio en un re­fu­gio o un ho­gar? María Fa­ri­ña lo ex­pli­ca ba­sán­do­se en los prin­ci­pios del feng shui. Es­ta tec´ ni­ca, usa­da ya en Chi­na hace más de 6.000 años, es­tá fun­da­men­ta­da en el prin­ci­pio de que nues­tro am­bien­te mo­de­la nues­tras vi­das. Por eso, la res­pues­ta a esas pre­gun­tas es cla­ra: «Pue­de ha­ber ele­men­tos que no es­tén co­rrec­ta­men­te orien­ta­dos, al­go que es­té co­lo­ca­do so­bre una co­rrien­te de agua sub­te­rrá­nea... De ahí que ha­ya unas ca­fe­te­rías que son más agra­da­bles que otras o hay ho­ga­res que re­sul­tan más aco­ge­do­res que otros», ex­pli­ca la fun­da­do­ra de la con­sul­to­ra Di­se­ño Ener­gé­ti­co. Has­ta In­di­tex, des­ta­ca, ha echa­do mano del feng shui pa­ra me­jo­rar el am­bien­te de tra­ba­jo.

Uno de sus fun­da­men­tos es el or­den. Ahí en­tra en jue­go el tra­ba­jo de Ade­lai­da Gó­mez, una pro­fe­sio­nal or­ga­ni­zer que ha crea­do Or­den Stu­dio, em­pre­sa que ha traí­do a Ga­li­cia una téc­ni­ca no­ve­do­sa en nues­tro país ba­sa­da en po­ner or­den en ca­sa o en el tra­ba­jo y que tie­ne ya un fuer­te arrai­go en Es­ta­dos Uni­dos. «Lo mis­mo que hay gen­te que tie­ne un en­tre­na­dor per­so­nal o va al die­tis­ta pa­ra que le ayu­den a ali­men­tar­se bien, hay otras per­so­nas que bus­can un or­ga­ni­za­dor pro­fe­sio­nal. En otros paí­ses has­ta hay or­ga­ni­za­do­res es­pe­cia­li­za­dos en una ra­ma con­cre­ta. Hay quien or­ga­ni­za la ca­sa de per­so­nas que tie­ne pár­kin­son o alz­héi­mer, otros son ex­per­tos en mu­dan­zas...».

Ade­lai­da ex­pli­ca el ori­gen de es­ta es­pe­cia­li­dad laboral: na­ce en Es­ta­dos Uni­dos, don­de la de­man­da de es­te ti­po de es­pe­cia­lis­tas sur­ge cuan­do la mu­jer em­pie­za a tra­ba­jar fue­ra de ca­sa y, so­bre to­do, en un mo­men­to en el que au­men­ta el con­su­mis­mo en la so­cie­dad.

ES­TRE­CHA COLABORACIÓN

Has­ta aho­ra, es­tas dos em­pren­de­do­ras afin­ca­das en A Co­ru­ña tra­ba­ja­ban de for­ma in­de­pen­dien­te, pe­ro tras com­pro­bar que sus co­me­ti­dos re­sul­tan com­ple­men­ta­rios, han de­ci­di­do co­men­zar una colaboración que con­tri­bu­ya a me­jo­rar los re­sul­ta­dos de sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos. ¿Qué ha­cen? Op­ti­mi­zan el es­pa­cio, aho­rran tiem­po, di­ne­ro y me­jo­ran la ar­mo­nía del ho­gar. Su ob­je­ti­vo: de­vol­ver a los lu­ga­res y las per­so­nas sa­lud, equi­li­brio y ar­mo­nía.

El clien­te no tie­ne que ha­cer nin­gún es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra re­cu­pe­rar el or­den y el equi­li­brio en ca­sa, su ne­go­cio o en la vi­da en ge­ne­ral. María va in­clu­so más allá: «Vi­vi­mos en una épo­ca post­ma­te­rial en la que la gen­te quie­re bus­car el equi­li­brio in­te­rior. Ha­cen reiki..., pe­ro lue­go lle­gan a ca­sa y no es­tán có­mo­dos». ¿Por qué? «Pue­de que su ca­sa es­té le­van­ta­da so­bre una co­rrien­te de agua o úni­ca­men­te al­gún ele­men­to co­mo unas fotos es­tá co­lo­ca­do en el lu­gar equi­vo­ca­do. Nues­tros an­ces­tros cons­truían en lu­ga­res don­de ha­bía bue­nas vi­bra­cio­nes, don­de los ani­ma­les le­van­ta­ban su ma­dri­gue­ra, pe­ro la es­ca­sez de sue­lo hi­zo que eso cam­bia­ra», ex­pli­ca.

¿Quién sue­le re­cu­rrir a es­te ti­po de con­sul­to­ras? En el ca­so del or­ga­ni­za­dor per­so­nal nor­mal­men­te son par­ti­cu­la­res que lue­go, al ver que les ha ido bien, pue­den plan­tear­se el con­tra­tar el ser­vi­cio pa­ra el ne­go­cio. En el ca­so del feng shui, lo ha­cen tan­to par­ti­cu­la­res co­mo em­pre­sas de lo más va­ria­do.

Po­ten­cia­les clien­tes son tam­bién to­das esas per­so­nas que no tie­nen tiem­po a na­da, tie­nen el es­pa­cio del ho­gar po­co ren­ta­bi­li­za­do o lo ob­ser­van co­mo al­go incómodo. Tam­bién aque­llos que aca­ban de mu­dar­se o se­pa­rar­se y quie­ren em­pe­zar de ce­ro. O in­clu­so los que pien­san que su em­pre­sa es un desas­tre o, aun­que va bien, po­dría me­jo­rar pe­ro no sa­ben muy bien có­mo ha­cer­lo. Lo que ha­cen es­tas dos em­pren­de­do­ras es tra­tar de lo­grar to­dos esos ob­je­ti­vos. Pe­ro no úni­ca­men­te eso. Ayu­dan a man­te­ner­los. Aun­que no ha­cen ma­gia, lo­gran un re­sul­ta­do.

| MAR­COS MÍGUEZ

María Fa­ri­ña y Ade­lai­da Gó­mez han im­plan­ta­do en Ga­li­cia una fór­mu­la que triun­fa en Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.