«Economía pa­ra se­res hu­ma­nos»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

Hace unas se­ma­nas, re­fi­rién­do­nos a un li­bro del bió­lo­go y di­vul­ga­dor Ja­red Dia­mond, re­se­ñá­ba­mos sus pro­pues­tas pa­ra apli­car el mé­to­do ex­pe­ri­men­tal a la economía, una cien­cia que, al con­tra­rio de las que nor­mal­men­te se de­fi­nen co­mo ta­les, no es pre­dic­ti­va. Ri­chard H. Tha­ler, pro­fe­sor de Economía en la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, pre­sen­ta aho­ra, en To­do lo que he apren­di­do con la psi­co­lo­gía eco­nó­mi­ca, una pa­no­rá­mi­ca de su apren­di­za­je y de sus pro­pias apor­ta­cio­nes en ese campo.

La teo­ría eco­nó­mi­ca do­mi­nan­te se apo­ya so­bre axio­mas en­de­bles: la teo­ría de la elec­ción ra­cio­nal de los con­su­mi­do­res y la efi­cien­cia de los mer­ca­dos pa­ra cum­plir con aque­llas de­ci­sio­nes. Tha­ler mues­tra que la or­to­do­xia pre­su­po­ne un Ho­mo eco­no­mi­cus sin fa­llos; el pro­ble­ma es que esa es­pe­cie de ho­mí­ni­dos no exis­te. La economía ha de te­ner en cuen­ta que sus su­je­tos son Ho­mo sa­piens, que se equi­vo­can a dia­rio en la ma­yo­ría de sus de­ci­sio­nes. De ahí que los mo­de­los eco­nó­mi­cos ofrez­can pre­dic­cio­nes erró­neas. Lo pu­di­mos ver cuan­do prác­ti­ca­men­te nin­gún eco­no­mis­ta fue ca­paz de pre­de­cir la cri­sis glo­bal del 2007-2008, «y peor aún —aña­de el au­tor—, mu­chos pen­sa­ron que no po­día ocu­rrir».

El au­tor re­la­ta có­mo des­de sus es­tu­dios de pos­gra­do se in­tere­só por ano­tar com­por­ta­mien­tos irra­cio­na­les de sus con­gé­ne­res. Día a día fue ela­bo­ran­do una lis­ta de irra­cio­na­li­da­des vi­si­bles, que aca­ba­ría por con­ver­tir­se en la co­lum­na ver­te­bral de su ca­rre­ra de in­ves­ti­ga­dor. Si­guien­do a los psi­có­lo­gos is­rae­líes Amos Tversky y Da­niel Kah­ne­man (es­te úl­ti­mo, no­bel de Economía en el 2002), Tha­ler de­mos­tró la exis­ten­cia de ses­gos que im­pi­den la de­ci­sión ra­cio­nal. Por ejem­plo, el «efec­to po­se­sión»: si tie­nes una ca­sa y quie­res ven­der­la, el pre­cio que le ad­ju­di­cas es muy su­pe­rior al que le pon­drías a una ca­sa de las mis­mas con­di­cio­nes que quie­res com­prar. O lo que de­no­mi­na la aver­sión a la pér­di­da: me­dian­te gru­pos ex­pe­ri­men­ta­les se ob­ser­va que la gen­te pre­fie­re la satisfacción de no per­der un eu­ro que la que su­po­ne ga­nar­lo. Es­to ex­pli­ca­ría por qué la ma­yo­ría aguan­ta en me­dio de bur­bu­jas co­mo la in­mo­bi­lia­ria o la fi­nan­cie­ra mu­cho des­pués de que los ac­ti­vos em­pie­cen a de­va­luar­se. O la re­sis­ten­cia hu­ma­na a ol­vi­dar­se de los «cos­tes hun­di­dos», las in­ver­sio­nes mal he­chas. Un ejem­plo cos­to­sí­si­mo: la re­sis­ten­cia de los Es­ta­dos Uni­dos a pa­rar la gue­rra de Viet­nam años des­pués de que se su­pie­ra que nun­ca se iba a ga­nar. Tha­ler ex­po­ne to­dos es­tos ha­llaz­gos de la psi­co­lo­gía apli­ca­da a la economía co­mo una crónica de su pro­pia ca­rre­ra, lo que con­vier­te su li­bro en un re­la­to ameno ade­más de in­te­re­san­tí­si­mo.

Ri­chard H. Tha­ler To­do lo que he apren­di­do con la psi­co­lo­gía eco­nó­mi­ca Edi­ta: Deus­to 523 pá­gi­nas. 24,95 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.