EL VE­RANO VIR­TUO­SO DEL TU­RIS­MO EN GA­LI­CIA

LOS RES­PON­SA­BLES DEL SEC­TOR LO RE­CO­NO­CEN SIN AM­BA­GES: LOS ÚL­TI­MOS TRES MESES HAN SI­DO EX­CEP­CIO­NA­LES; EN­TRE ENERO Y AGOS­TO, LA CO­MU­NI­DAD RE­CI­BIÓ TRES MI­LLO­NES DE VI­SI­TAN­TES; EL RE­TO DE CA­RA AL FU­TU­RO, FI­DE­LI­ZAR A LOS CLIEN­TES Y DESES­TA­CIO­NA­LI­ZAR LA OFER­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

«Tie­nes que ir a Ga­li­cia». Er­nest He­ming­way hi­zo esa re­co­men­da­ción en 1921 a su co­le­ga John dos Pas­sos. Am­bos es­ta­ban en París, a don­de el pre­mio No­bel ha­bía lle­ga­do por mar vía Vigo desde Es­ta­dos Uni­dos. Al au­tor de Adiós a las Ar­mas le bas­tó una pa­ra­da en la ciu­dad olí­vi­ca para regresar por esas tie­rras que avis­tó al ba­jar del bar­co dos ve­ces más, du­ran­te los ve­ra­nos de 1927 y 1929. Lo que vio y vi­vió lo des­cri­bió en obras co­mo Por quién do­blan las cam­pa­nas, dan­do a co­no­cer un pa­raí­so que era en­ton­ces prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do a los ojos del mun­do. Más de no­ven­ta años des­pués, son mu­chos los que re­co­mien­dan Ga­li­cia. El Ca­mino de San­tia­go, el im­pac­to de la vuel­ta ci­clis­ta en la pro­vin­cia de Ou­ren­se, el O Ma­ris­qui­ño, en Vigo; los di­fe­ren­tes fes­ti­va­les que se or­ga­ni­zan du­ran­te la tem­po­ra­da es­ti­val en la co­mu­ni­dad o las pro­mo­cio­nes en fe­rias de tu­ris­mo de ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal co­mo la ITB de Ber­lín o la WTM de Londres han dis­pa­ra­do el in­te­rés por es­ta par­te del no­roes­te pe­nin­su­lar. Los da­tos ha­blan.

La co­mu­ni­dad ha al­can­za­do en lo que va de año su ré­cord de via­je­ros (3.000.287 has­ta agos­to, se­gún el úl­ti­mo re­cuen­to pu­bli­ca­do el vier­nes por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca). Du­ran­te el pri­mer se­mes­tre tam­bién pi­sa­ron los puer­tos de A Co­ru­ña y Vigo cerca de 137.000 cru­ce­ris­tas, co­mo mues­tran los da­tos del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to.

Los re­sul­ta­dos glo­ba­les de agos­to fue­ron es­pec­ta­cu­la­res en re­la­ción a años an­te­rio­res con un alu­vión de 711.490 tu­ris­tas, un 5,2 % más que el mis­mo mes del año an­te­rior y su­peran­do los da­tos pre­vios a la rup­tu­ra eco­nó­mi­ca del país del 2008. La ocu­pa­ción me­dia de las 74.924 pla­zas ope­ra­ti­vas en esos 31 días en to­da Ga­li­cia fue del 64,01 % fren­te al 60,75 % del mis­mo pe­rio­do en el 2015. Pe­ro fue­ron mu­chos los ho­te­les de la cos­ta, tan­to en Rías Bai­xas co­mo A Ma­ri­ña, que col­ga­ron el car­tel de com­ple­to en esas fe­chas. La ci­fra del oc­ta­vo mes del año su­po­ne tam­bién 121.035 per­so­nas más que un ya «ex­cep­cio­nal» ju­lio, co­mo lo ca­li­fi­can desde el Clús­ter de Tu­ris­mo de Ga­li­cia.

Las ci­fras de ré­cord de es­te año es­tán asen­ta­das so­bre va­rios fac­to­res. La sa­tu­ra­ción del mer­ca­do en la cos­ta me­di­te­rrá­nea, el buen tiem­po y los con­flic­tos que ame­na­zan des­ti­nos tra­di­cio­na­les del Me­di­te­rrá­neo han des­via­do via­je­ros a España y Ga­li­cia. «Os aten­ta­dos de Tur­quía, o que es­tá ocu­rrin­do en Exip­to, a ines­ta­bi­li­da­de no Ma­greb, o que pa­sou en Ni­za..., aín­da que aquí non re­co­lla­mos di­rec­ta­men­te a esos via­xei­ros, fa­vo­ré­ce­nos», ex­pli­ca Che­ché Real, res­pon­sa­ble de la Aso­cia­ción Pro­vin­cial de Em­pre­sa­rios de Hos­te­le­ría de Lu­go. In­clu­so ha ha­bi­do ca­sas de tu­ris­mo ru­ral en el sur de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra que vie­ron có­mo ha­bi­tua­les de la Bre­ta­ña fran­ce­sa cam­bia­ban su des­tino tras lo ocu­rri­do en el aten­ta­do de Ni­za.

MÁS EX­TRAN­JE­ROS

Pe­ro no so­lo eso. La pre­sen­cia de ex­tran­je­ros re­sul­ta ca­da vez más no­ta­ble: un to­tal de 826.012 du­ran­te los pri­me­ros ocho meses del año. Cre­cen es­pe­cial­men­te los tu­ris­tas pro­ce­den­tes del Reino Uni­do que lle­gan a la co­mu­ni­dad y se de­jan ver pa­sean­do por ciu­da­des co­mo A Co­ru­ña o Pon­te­ve­dra. Mu­chos dan sus pri­me­ros pa­sos en España tras ba­jar del ferry y apro­ve­chan lue­go para rea­li­zar una ru­ta por el nor­te en di­rec­ción a Por­tu­gal. Tam­bién vie­nen ca­da vez más ale­ma­nes. Desde el sec­tor no­tan ade­más «la apertura de nue­vas ru­tas con paí­ses co­mo Ita­lia y con mer­ca­dos don­de man­da el pa­que­te or­ga­ni­za­do, un mo­do de via­jar que usan mu­cho los ru­sos o po­la­cos». Por no ha­blar de que el «mer­ca­do por­tu­gués se ha des­per­ta­do, so­bre to­do en Pon­te­ve­dra y San­tia­go».

Co­mo He­ming­way, mu­chas de esas per­so­nas lle­gan a Ga­li­cia por ca­sua­li­dad y que­dan ab­sor­tas con el enor­me po­ten­cial de una co­mu­ni­dad que to­da­vía dis­po­ne de gran­des ni­chos por ex­plo­tar y que, co­mo coin­ci­den desde el sec­tor, de­be sa­car par­ti­do al bum para fi­de­li­zar via­je­ros. Aho­ra el gran re­to es deses­ta­cio­na­li­zar su lle­ga­da. Lo­grar ese ob­je­ti­vo su­po­ne una bue­na ba­za a la ho­ra de ge­ne­rar em­pleo más es­ta­ble. En agos­to, por ejem­plo, 8.735 per­so­nas es­ta­ban em­plea­das di­rec­ta­men­te en el sec­tor, 215 más que ha­ce un año. El nú­me­ro es prác­ti­ca­men­te el do­ble que en enero, cuan­do ha­bía 4.419.

Desde el sec­tor aplau­den los re­sul­ta­dos de un ve­rano en el que lle­ga­ron a pa­gar­se 350 eu­ros por una no­che de ho­tel du­ran­te las fies­tas de Pon­te­ve­dra, co­mo pu­bli­có Ló­pez Penide, pe­ro no ba­ja la guar­dia. Es cons­cien­te de que tie­ne que apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que les han brin­da­do las cir­cuns­tan­cias, mi­rar al lar­go pla­zo y no ma­tar la ga­lli­na de los hue­vos de oro.

La lle­ga­da en ma­sa de tu­ris­tas de es­te ve­rano ha mar­ca­do tam­bién va­rian­tes en la ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da de ejer­ci­cios an­te­rio­res. «Por pri­me­ra vez en mu­chos años —di­cen desde el clús­ter— ha ha­bi­do ven­tas de úl­ti­ma ho­ra di­rec­ta­men­te en el ho­tel (so­bre to­do en San­tia­go), lo que tam­bién apun­ta a una ma­yor ocu­pa­ción y a un nue­vo perfil del tu­ris­ta que lle­ga con ma­yor ca­pa­ci­dad de im­pro­vi­sa­ción». Aho­ra la ro­ta­ción es tam­bién ma­yor. Ca­da vez son me­nos ha­bi­tua­les re­ser­vas de mes o quin­ce­nas en­te­ras. Mu­cho me­nos las lar­gas tem­po­ra­das co­mo las que pa­só He­ming­way en el com­pos­te­lano y ex­tin­to ho­tel Sui­zo, en la pla­za de Ma­za­re­los. La es­tan­cia me­dia con­ti­núa aho­ra es­tan­ca­da en los 2,1 días, fren­te a los 2,5 re­gis­tra­dos en los ve­ra­nos an­te­rio­res a la cri­sis. Pe­ro tam­bién el nue­vo tu­ris­ta que lle­ga no so­lo quie­re sol y pla­ya. Bus­ca al­go más. So­bre to­do los que lle­gan de otros paí­ses. «El tu­ris­ta ex­tran­je­ro de­man­da un ma­yor con­su­mo cul­tu­ral», apun­tan desde el clús­ter.

El cam­bio de ten­den­cia tam­bién se apre­cia a la ho­ra de con­su­mir. Por eso, el res­pon­sa­ble de la Con­fe­de­ra­ción de em­pre­sa­rios de Hos­te­le­ría de Ga­li­cia, Héc­tor Ca­ñe­te, es más pru­den­te y tie­ne una ale­gría más con­te­ni­da a la ho­ra de ana­li­zar ca­da da­to: «Ha ha­bi­do un no­ta­ble in­cre­men­to del nú­me­ro de tu­ris­tas, pe­ro no he­mos no­ta­do ma­yor fac­tu­ra­ción en hos­te­le­ría. Ya no es aque­lla épo­ca en la que ha­bía bue­nas ce­nas. Aho­ra no se es­ti­la eso. Es más de ir a pi­car». El es­ce­na­rio es otro. Hay que adap­tar­se.

JUAN. S. G

| BALLESTEROS

UNOS DA­TOS PARA

CE­LE­BRAR. De iz­quier­da a de­re­cha, Che­ché Real, de la Aso­cia­ción de Hos­te­le­ría de Lu­go; Ce­sá­reo Par­dal, del co­lec­ti­vo de Tu­ris­mo Ru­ral; En­ri­que Pe­na, de la Aso­cia­ción de Pa­la­cios de Con­gre­sos, Fran­cis­co Gon­zá­lez, pre­si­den­te del clús­ter de Tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.