ODL, LA EM­PRE­SA DE VAL­GA QUE ARRA­SA EN EL MUN­DIAL DE MO­TO GP

Cons­tru­ye­ron el «hos­pi­ta­llity» de Ka­wa­sa­ki y lo hi­cie­ron tan bien que lue­go tra­ba­ja­ron para Mi­che­lin y otros gi­gan­tes del mo­tor ODL tie­ne una am­plia car­te­ra de ac­ti­vi­da­des y apues­ta, siem­pre, por la in­no­va­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ro­sa Estévez

Ha­ce fal­ta ima­gi­na­ción para lo­grar me­ter un edi­fi­cio en­te­ro en el re­mol­que de un ca­mión. Ha­ce fal­ta ima­gi­na­ción, un de­par­ta­men­to de I+D dis­cu­rrien­do cons­tan­te­men­te, y un tra­ba­jo mi­nu­cio­so en los ta­lle­res. En Val­ga, el gru­po ODL ha lo­gra­do re­unir esos tres ele­men­tos y se ha con­ver­ti­do en una de las em­pre­sas lí­de­res en la fa­bri­ca­ción de re­mol­ques des­ple­ga­bles. De sus ins­ta­la­cio­nes sa­len ca­mio­nes que, en ca­rre­te­ra, no pa­re­cen te­ner na­da es­pe­cial. Cuan­do lle­gan a su des­tino, la co­sa cam­bia. Bas­tan un par de ho­ras y un par de ope­ra­rios para que el ca­mión se trans­for­me, por ejem­plo, en el edi­fi­cio acris­ta­la­do y fun­cio­nal en el que el equi­po de Ka­wa­sa­ki, o el de Mi­che­lin, pa­san las ho­ras muer­tas de los gran­des premios de mo­to­ci­clis­mo. O en el hos­pi­ta­llity acris­ta­la­do y diá­fano en la que la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Mo­to­ci­clis­mo re­ci­be a sus vi­si­tan­tes más ilus­tres.

Has­ta ese lu­gar pri­vi­le­gia­do del mun­do del mo­to­ci­clis­mo y la com­pe­ti­ción no ha lle­ga­do ODL por ca­sua­li­dad. Con ape­nas diez años de his­to­ria, las em­pre­sas li­de­ra­das por Juan Cas­ta­ño y Raúl Pre­ce­do se han la­bra­do un nom­bre a ba­se de tra­ba­jo, un ele­va­do ni­vel de au­to­exi­gen­cia y de la con­fian­za en el ta­len­to pro­pio.

Los pri­me­ros pa­sos los dio la em­pre­sa de Val­ga cons­tru­yen­do puer­tas y por­ta­les. Una lí­nea de ac­ti­vi­dad en la que son un re­fe­ren­te tan­to en España co­mo en Ma­rrue­cos. En pa­ra­le­lo, ODL em­pe­zó a fa­bri­car es­ce­na­rios mó­vi­les y otro ti­po de re­mol­ques des­ple­ga­bles. La ca­li­dad de su tra­ba­jo lle­gó a oí­dos de una fir­ma ale­ma­na, Thys­sen, que de­ci­dió con­fiar­les la cons­truc­ción de un au­la mó­vil. Fue ese vehícu­lo el que con­ven­ció a los ojea­do­res de Ka­wa­sa­ki para en­car­gar a la fir­ma de Val­ga un hos­pi­ta­llity, el cen­tro de re­cep­ción de vi­si­tan­tes que via­ja con el equi­po a to­dos los gran­des premios. A par­tir de ahí, otros gi­gan­tes del mun­do del mo­tor han lla­ma­do a Val­ga para ha­cer en­car­gos. Y si­guen lla­man­do.

A es­tas al­tu­ras, hay trans­for­mes di­se­ña­dos en Val­ga re­co­rrien­do to­da Eu­ro­pa. Y más que ha­brá, por­que es­ta es una de las lí­neas de ne­go­cio con más pro­yec­ción del gru­po ODL. Es, tam­bién, una de las más es­ti­mu­lan­tes, por­que en­ca­jar es­ca­le­ras, du­chas, ca­mas, si­llo­nes y sillas, co­ci­nas y has­ta te­le­vi­sio­nes en un re­mol­que des­ple­ga­ble re­cla­ma la ideas de los 84 tra­ba­ja­do­res de una fir­ma que apues­ta, so­bre to­do, por el ta­len­to de la zo­na. Un ta­len­to que, en cuan­to pue­de, se des­plie­ga,

| MÓNICA IRAGO

El ca­mión de vi­si­tas de Ka­wa­sa­ki abrió a ODL las puer­tas del mun­do de los gran­des premios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.