COOPE­RA­TI­VAS, EL MO­TOR DE LOS 100.000 EM­PLEOS

FEIRACO, XALLAS, MELISANTO Y OS IRMANDIÑOS AFRON­TA­RÁN MA­ÑA­NA UNA DE­CI­SIÓN CLAVE PA­RA SU FU­TU­RO. CO­REN, MAR­TÍN CÓDAX, CON­DES O ARVI MUES­TRAN EL CA­MINO: EL COOPE­RA­TI­VIS­MO HA AL­CAN­ZA­DO EN GA­LI­CIA LA MA­YO­RÍA DE EDAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Le­mos

Ma­ña­na es un día clave pa­ra el coope­ra­ti­vis­mo ga­lle­go. Los más de 4.300 ga­na­de­ros agru­pa­dos en Feiraco, Os Irmandiños, Melisanto y Xallas se re­uni­rán en las asam­bleas de sus res­pec­ti­vas so­cie­da­des pa­ra dar luz ver­de de­fi­ni­ti­va a un pro­yec­to de fu­sión en el que sus di­rec­ti­vos lle­van tra­ba­jan­do dos años y que bus­ca crear un gru­po de re­fe­ren­cia que ma­ne­je el 20 % del mer­ca­do del oro blan­co ga­lle­go en un sec­tor has­ta aho­ra muy cas­ti­ga­do por el mi­ni­fun­dis­mo y por la cri­sis de pre­cios.

Jo­sé Luis An­tu­ña es el di­rec­tor ge­ne­ral de Feiraco y uno de los ma­yo­res ex­per­tos en coope­ra­ti­vis­mo agra­rio en Ga­li­cia. Por eso es cla­ro so­bre lo que se jue­ga el sec­tor con es­te pa­so: ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia. El ne­go­cio lác­teo es­tá hoy en los paí­ses emer­gen­tes, que serán los que aca­pa­ren los ca­si 20.000 mi­llo­nes de li­tros anua­les en los que au­men­ta­rá el con­su­mo de le­che de aquí al 2025. Pe­ro, pa­ra ac­ce­der a ese ne­go­cio, ex­pli­ca, es ne­ce­sa­rio ga­nar ta­ma­ño y que ha­ya «un in­ter­lo­cu­tor con el que pue­dan ne­go­ciar los gran­des ope­ra­do­res in­ter­na­cio­na­les, que no van a ir gran­ja por gran­ja». Por eso el acuer­do es­tá abier­to a la in­cor­po­ra­ción de más gru­pos de pro­duc­to­res, que ya se ne­go­cia. El si­guien­te pa­so ya se­ría, di­ce, «ver có­mo co­mer­cia­li­za­mos to­do lo que pro­du­ci­mos». Por­que, aho­ra, el 30 % de la le­che que se or­de­ña en Ga­li­cia sa­le de la co­mu­ni­dad en cis­ter­nas, por la fal­ta de in­dus­trias trans­for­ma­do­ras.

Ga­nar ta­ma­ño y apos­tar por pro­duc­tos de va­lor aña­di­do. Un man­tra que re­pi­ten to­dos los ex­per­tos co­mo re­tos del coope­ra­ti­vis­mo agra­rio, no so­lo en el lác­teo. Hi­gi­nio Mou­gán, ge­ren­te de la Asociación de Coope­ra­ti­vas Agra­rias de Ga­li­cia (Aga­ca), es cons­cien­te de que el pro­ce­so avan­za len­to, en par­te por las pe­cu­lia­ri­da­des del mo­de­lo de ges­tión de es­tas so­cie­da­des, en las que ca­da so­cio tie­ne un vo­to, «po­lo que pa­ra un­ha de­ci­sión es­tra­té­xi­ca hai que con­tar coa von­ta­de de to­dos». En con­tra­par­ti­da, de­fien­de, «adoi­tan ser em­pre­sas máis só­li­das», don­de la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca se su­pe­di­ta a otros fi­nes de cor­te más so­cial.

Mou­gán re­cuer­da que, pe­se a ser la fór­mu­la tra­di­cio­nal de or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo en el cam­po, el coope­ra­ti­vis­mo en Ga­li­cia es­tá le­jos de paí­ses re­fe­ren­tes pa­ra el sec­tor, co­mo Di­na­mar­ca, Sue­cia o Ca­na­dá, don­de re­pre­sen­ta cuo­tas del 90 % de la pro­duc­ción. En Ga­li­cia, el má­xi­mo se al­can­za en cría de po­llos o cer­do y ape­nas lle­ga al 60 %, una bre­cha que el ex­per­to atri­bu­ye a «ba­rrei­ras cul­tu­rais, so­cio­ló­xi­cas e in­clu­so de ám­bi­to eco­nó­mi­co». Y es que, re­cal­ca, «o coope­ra­ti­vis­mo é efec­ti­vo can­do o mo­ve­men­to eco­nó­mi­co ten im­por­tan­cia, e aquí te­mos sec­to­res on­de moi­tas ex­plo­ta­cións son só o com­ple­men­to dou­tra ac­ti­vi­da­de da fa­mi­lia e non se lles dá esa im­por­tan­cia que me­re­cen». Pa­ra ge­ne­rar eco­no­mías de es­ca­la y apro­ve­char los már­ge­nes, se ne­ce­si­tan gran­jas más gran­des y que rin­dan más.

ESTABILIDAD EN PRE­CIOS

Pe­se a los obs­tácu­los, en Ga­li­cia hay mu­chos es­pe­jos en los que mi­rar­se. En­tre las 342 coope­ra­ti­vas agra­rias abun­dan los re­fe­ren­tes. Los hay en el vino, con ca­sos de éxi­to co­mo los de Con­des de Al­ba­rei o Mar­tín Códax. El di­rec­tor ge­ne­ral de es­ta úl­ti­ma, Juan Váz­quez Gan­ce­do, re­cuer­da que la asociación sur­gió en prin­ci­pio de la ne­ce­si­dad de unir fuer­zas pa­ra asal­tar el mer­ca­do, pe­ro que con el tiem­po se han vis­to fa­vo­re­ci­dos por los vien­tos de la nue­va eco­no­mía. «El con­su­mi­dor aho­ra va­lo­ra que ha­ya un cor­to re­co­rri­do en­tre el pro­duc­tor y su me­sa. Co­mo vi­ti­cul­tor, mi in­te­rés es que mi pro­duc­to lle­gue lo an­tes po­si­ble, y lo más ba­ra­to, a mis clien­tes». Pe­ro po­ne so­bre la me­sa el otro gran va­lor de las coope­ra­ti­vas pa­ra el pro­duc­tor: estabilidad. Sa­ber que al­guien va a re­co­ger lo que pro­duz­cas y te va a pa­gar un pre­cio jus­to, que en su ca­so fi­jan en fun­ción de la ca­li­dad de la uva.

Esa ga­ran­tía, uni­da a la cri­sis, les ha per­mi­ti­do atraer a los vi­ñe­dos a ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes que han re­no­va­do la coope­ra­ti­va: «Ha­ce seis o sie­te años sí ha­bía pro­ble­mas de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, el vi­ti­cul­tor as­pi­ra­ba a que sus hi­jos tra­ba­ja­sen en las ciu­da­des, pe­ro hoy los jó­ve­nes sí va­lo­ran el tra­ba­jo agra­rio. Es in­clu­so cool, y al fi­nal es­tás a so­lo me­dia ho­ra de la ciu­dad». Por eso, y an­te la di­fi­cul­tad de ab­sor­ber nue­vos so­cios, han sur­gi­do en los úl­ti­mos años nue­vas ex­pe­rien­cias coope­ra­ti­vas en el sec­tor, co­mo Pa­co&Lo­la.

Pe­ro unir fuer­zas no sir­ve so­lo pa­ra ven­der me­jor o lle­gar a más paí­ses con tu pro­duc­to. Te da voz. Lo ex­pli­ca Jo­sé Antonio Suá­rez Lla­nos, ge­ren­te de ARVI, la coope­ra­ti­va de los ar­ma­do­res vi­gue­ses, la ma­yor de las 21 del sec­tor ma­rí­ti­mo en Ga­li­cia y la más gran­de de España. Cons­ti­tui­da en 1964 pa­ra ges­tio­nar la lon­ja de al­tu­ra del puer­to olí­vi­co, la en­ti­dad agru­pa ac­tual­men­te a más de 220 so­cios, de to­dos los seg­men­tos de la flo­ta. Y eso les per­mi­te, ex­pli­ca, de­fen­der sus in­tere­ses an­te las au­to­ri­da­des, no so­lo ga­lle­gas o es­ta­ta­les, sino también en Bru­se­las: «Ha­ce­mos lobby en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra, por­que se ha en­ten­di­do que jun­tos te­ne­mos más pe­so».

Aun­que no son po­cas las coope­ra­ti­vas de éxi­to en Ga­li­cia, to­das coin­ci­den en se­ña­lar un re­fe­ren­te: Co­ren. Con 950 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción el año pa­sa­do, la so­cie­dad ou­ren­sa­na, coope­ra­ti­va de se­gun­do gra­do (aco­ge en su seno 14 agru­pa­cio­nes de pro­duc­to­res di­fe­ren­tes), es la ma­yor del sec­tor agroa­li­men­ta­rio en España, con 3.500 so­cios y 3.000 em­plea­dos. Su di­rec­tor ge­ne­ral, Emi­lio Rial, ex­pli­ca las cla­ves del éxi­to: por un la­do, la eco­no­mía de es­ca­la, pe­ro, tan im­por­tan­te co­mo el ta­ma­ño, «di­ver­si­fi­car el pro­duc­to pa­ra adap­tar­te al mer­ca­do». Con el pre­cio del po­llo y el cer­do hun­di­dos, en la coope­ra­ti­va lle­van años apos­tan­do por fac­to­res di­fe­ren­cia­les, co­mo po­llos y hue­vos cam­pe­ros o cer­dos ali­men­ta­dos con cas­ta­ñas, más cos­to­sos de pro­du­cir, pe­ro también más ren­ta­bles. Avan­ces que les per­mi­ten ex­por­tar el 30 % de lo que pro­du­cen.

Or­gu­llo­so de que el ga­na­de­ro «se sien­ta Co­ren», Rial ve im­po­si­ble que la coope­ra­ti­va se plan­tee pro­du­cir fue­ra de Ga­li­cia, no so­lo por cri­te­rios eco­nó­mi­cos, sino por otros in­ma­te­ria­les: «Ha­ce­mos pa­tria».

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.