EL NUE­VO GO­BIERNO HA DE AFRON­TAR UN AJUS­TE DEL PRE­SU­PUES­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CARLOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xo­sé Carlos Arias re­fle­xio­na so­bre los com­pro­mi­sos fis­ca­les que de­be­rá asu­mir el nue­vo Eje­cu­ti­vo pa­ra sor­tear la mul­ta de Bru­se­las

Tal y co­mo se es­pe­ra­ba, la Co­mi­sión Eu­ro­pea no ha con­ce­di­do a España mar­gen adi­cio­nal al­guno pa­ra cum­plir los com­pro­mi­sos fis­ca­les de la eu­ro­zo­na. De mo­do que el nue­vo Go­bierno se en­cuen­tra con la ca­si in­elu­di­ble ta­rea de in­cluir en­tre sus pri­me­ras de­ci­sio­nes un ajus­te pre­su­pues­ta­rio de 5.500 mi­llo­nes de eu­ros en el 2017 (lo que re­pre­sen­ta, más o me­nos, un 5 % del PIB), que­dan­do otro tan­to pen­dien­te pa­ra el ejer­ci­cio si­guien­te. ¿Ta­rea in­elu­di­ble? Pues es­ta vez pa­re­ce que así es, da­do que ha­ce unos me­ses nues­tro país se sal­vó por los pe­los de su­frir una im­por­tan­te mul­ta por in­cum­pli­mien­to, con la ad­mo­ni­ción de que esa era la ul­ti­ma vez que se to­le­ra­ría. Es ver­dad que en es­tos mo­men­tos se es­tá pro­du­cien­do en Eu­ro­pa una cier­ta reac­ción fren­te al fun­da­men­ta­lis­mo fis­cal —di­ri­gi­da por el bas­tan­te atri­bu­la­do pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Mat­teo Ren­zi—, pe­ro es di­fí­cil ima­gi­nar a un Go­bierno co­mo el que es­tá na­cien­do en España ne­gán­do­se ta­jan­te­men­te a acep­tar el fir­me cri­te­rio de Bru­se­las.

Lo más lla­ma­ti­vo de es­ta si­tua­ción es que el nue­vo Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy se ve for­za­do a co­men­zar su ges­tión con una de­ci­sión amar­ga co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de su pro­pio opor­tu­nis­mo fis­cal. Por­que no hay du­da de que la cau­sa prin­ci­pal de los des­li­za­mien­tos del dé­fi­cit en los dos úl­ti­mos años fue el em­pe­ño en re­du­cir im­pues­tos, al­go con­tra­in­di­ca­do des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pe­ro muy útil pa­ra el ob­je­ti­vo de ga­nar vo­tos.

Es­to úl­ti­mo de­be ser re­cor­da­do, más que pa­ra re­vi­sar crí­ti­ca­men­te el pa­sa­do, por­que aho­ra es fun­da­men­tal de­ci­dir có­mo se va a re­par­tir ese ajus­te. ¿De­be­rá re­caer so­bre el gas­to o so­bre los in­gre­sos pú­bli­cos? La res­pues­ta es cla­ra: una subida de im­pues­tos pa­re­ce inevi­ta­ble. Por va­rios mo­ti­vos. Pri­me­ro, pa­ra re­tro­traer­nos a la si­tua­ción pre­via a la ba­ja­da ar­ti­fi­cio­sa ya des­cri­ta. Se­gun­do, por­que los re­cor­tes en el gas­to ya han da­ña­do se­ria­men­te al­gu­nos ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les (sien­do, ade­más, al­gu­nos de ellos con­di­cio­nan­tes bá­si­cos del cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo): ni la edu­ca­ción, ni el sis­te­ma de in­no­va­ción, ni la sa­ni­dad pue­den per­mi­tir­se una pre­sen­cia re­no­va­da de la ti­je­ra. Y ter­ce­ro, por­que cual­quier com­pa­ra­ción con el con­jun­to eu­ro­peo da cuen­ta de una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en el pe­so re­la­ti­vo de la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca: en España se si­túa en torno a seis pun­tos por de­ba­jo de la me­dia del con­ti­nen­te.

Si aña­di­mos la no­ta cí­ni­ca de que aho­ra pa­re­ce que no ha­brá elec­cio­nes du­ran­te una tem­po­ra­da —aca­so no muy lar­ga—, ca­be pen­sar en que, efec­ti­va­men­te, no tar­da­re­mos en ver al­gu­nos re­to­ques al al­za en al­gu­nos im­pues­tos. Pe­ro ese no es el cam­bio que el sis­te­ma fis­cal es­pa­ñol ne­ce­si­ta.

Si al­go ha que­da­do cla­ro en los úl­ti­mos años es que la lla­ma­da re­for­ma fis­cal —ela­bo­ra­da por un par­la­men­to con ma­yo­ría ab­so­lu­ta— no fue más que un gru­po de me­di­das dis­per­sas pen­sa­das úni­ca­men­te con ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de cor­to pla­zo. Una ver­da­de­ra re­for­ma que au­men­te la efi­cien­cia, la igual­dad, la sen­ci­llez de los pro­ce­di­mien­tos y una sus­tan­ti­va re­duc­ción del frau­de es­tá to­da­vía pen­dien­te. Y en es­te pun­to es di­fí­cil de­jar de la­do el es­cep­ti­cis­mo, pues no pa­re­ce que las con­di­cio­nes en las que na­ce el nue­vo Go­bierno sean las ade­cua­das pa­ra que se in­tro­duz­can re­for­mas de ca­la­do. Al­go que se ha­ce pre­sen­te también en otros ám­bi­tos: lo que pro­ba­ble­men­te se es­tá aho­ra mis­mo di­bu­jan­do es una política eco­nó­mi­ca cu­ya má­xi­ma am­bi­ción no va más allá del ir ti­ran­do.

| BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

El nue­vo Go­bierno ten­drá re­tos de ca­la­do en un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre política.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.