¿PUE­DE HA­CIEN­DA RE­GIS­TRAR MI EM­PRE­SA?

Soy ad­mi­nis­tra­dor de una so­cie­dad li­mi­ta­da, y ha­ce unos días se per­so­nó en mi es­ta­ble­ci­mien­to un ins­pec­tor de Ha­cien­da que pre­ten­día en­trar y re­gis­trar mi em­pre­sa, no ha­bien­do per­mi­ti­do al fun­cio­na­rio di­chas ac­tua­cio­nes. ¿Pue­de la ins­pec­ción tri­bu­ta­ria en

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

La Ley Ge­ne­ral Tri­bu­ta­ria (ar­tícu­los 113 y 142) es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de que pa­ra el ejer­ci­cio de las ac­tua­cio­nes ins­pec­to­ras se de­ba ob­te­ner el con­sen­ti­mien­to del in­tere­sa­do, o po­seer la opor­tu­na au­to­ri­za­ción ju­di­cial, cuan­do sea ne­ce­sa­rio en­trar en el do­mi­ci­lio cons­ti­tu­cio­nal­men­te pro­te­gi­do.

La Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la, en su ar­tícu­lo 18.2, es­ta­ble­ce que el do­mi­ci­lio es in­vio­la­ble, aña­dien­do que nin­gu­na en­tra­da o re­gis­tro pue­de ha­cer­se sin con­sen­ti­mien­to del ti­tu­lar o re­so­lu­ción ju­di­cial, sal­vo en ca­sos de fla­gran­te de­li­to. En es­te sen­ti­do, tal co­mo ha ve­ni­do se­ña­lan­do el Tri­bu­nal Supremo, es­ta pro­tec­ción abar­ca también a las per­so­nas ju­rí­di­cas —en­tre otras, a las so­cie­da­des mer­can­ti­les—.

La prin­ci­pal cues­tión ra­di­ca en ana­li­zar cuán­do se en­tien­de que el

con­tri­bu­yen­te pres­ta su con­sen­ti­mien­to a la ac­tua­ción ins­pec­to­ra, en los ca­sos de au­sen­cia de au­to­ri­za­ción ju­di­cial de en­tra­da en el do­mi­ci­lio de la en­ti­dad.

In­du­da­ble­men­te, la ac­tua­ción ins­pec­to­ra lle­va­da a ca­bo por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria con­lle­va, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, un ele­men­to coac­ti­vo, por lo que no pue­de en­ten­der­se que la au­to­ri­za­ción de en­tra­da al do­mi­ci­lio de la so­cie­dad sea con­ce­di­da por el con­tri­bu­yen­te de for­ma es­pon­tá­nea y au­to­má­ti­ca, sino que la mis­ma se pro­du­ce tras una va­lo­ra­ción de las cir­cuns­tan­cias en jue­go.

En cual­quier ca­so, la au­to­ri­za­ción por par­te del con­tri­bu­yen­te de­be ser pre­via a la in­ter­ven­ción y desa­rro­llar­se con un mar­gen de to­tal li­ber­tad de de­ci­sión.

Tal li­ber­tad de de­ci­sión no se pro­du­ci­rá cuan­do, por ejem­plo, exis­ta dis­cu­sión pre­via en­tre el con­tri­bu­yen­te y los fun­cio­na­rios de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria so­bre si pro­ce­día o no la au­to­ri­za­ción ju­di­cial de en­tra­da; ya que es­ta cir­cuns­tan­cia evi­den­cia la ne­ga­ti­va por par­te del con­tri­bu­yen­te a que se pro­du­je­ra la ac­tua­ción ins­pec­to­ra. En es­te ca­so, la ju­ris­dic­ción con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­va ha en­ten­di­do que la au­to­ri­za­ción fi­nal da­da por el con­tri­bu­yen­te es­tá vi­cia­da, por cuan­to se ha­bría ob­te­ni­do tras una pre­sión que ex­ce­de de lo cons­ti­tu­cio­nal­men­te per­mi­ti­do, y ha re­suel­to la ile­ga­li­dad de di­cha ac­tua­ción y la de­vo­lu­ción de los da­tos y ma­te­rial ob­te­ni­do en la mis­ma.

En de­fi­ni­ti­va, la se­de so­cial de la em­pre­sa no es con­si­de­ra­da un lu­gar pú­bli­co, li­bre­men­te ac­ce­si­ble pa­ra la ins­pec­ción tri­bu­ta­ria, re­sul­tan­do ne­ce­sa­ria la exis­ten­cia de la co­rres­pon­dien­te au­to­ri­za­ción ju­di­cial o, en su de­fec­to, el con­sen­ti­mien­to del in­tere­sa­do ob­te­ni­do li­bre­men­te y sin pre­sio­nes que lo pu­die­ren vi­ciar.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL.

Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.caruncho-to­me-judel.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.