LA LIS­TA DE BAN­QUE­ROS CON­DE­NA­DOS SI­GUE AL AL­ZA

Más de 200 al­tos car­gos de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han si­do pro­ce­sa­dos o ten­drán que ren­dir cuen­tas en los pró­xi­mos meses por los des­ma­nes en la ges­tión que obli­ga­ron a sa­lir al res­ca­te de las ca­jas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

Nar­cís Se­rra (Ca­ta­lun­ya Cai­xa) y Mario Fer­nán­dez (Kut­xa­bank) pa­sa­ron es­ta se­ma­na a en­gro­sar la lar­ga lis­ta de ban­que­ros con­de­na­dos en los úl­ti­mos años en Es­pa­ña por sus prác­ti­cas.

Los des­ma­nes co­me­ti­dos du­ran­te años en la ges­tión de las ca­jas de aho­rros en la épo­ca de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria no solo han pa­sa­do una one­ro­sa fac­tu­ra al con­tri­bu­yen­te, obli­ga­do a sa­lir al res­ca­te de un sec­tor sis­té­mi­co pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la, en el que el Es­ta­do tu­vo que in­yec­tar ca­si 41.800 mi­llo­nes de eu­ros de fon­dos pú­bli­cos. Los di­ri­gen­tes de esas en­ti­da­des que­bra­das también han tenido que ajus­tar cuen­tas, en es­te caso con la Justicia, y más de 200 al­tos car­gos han ido des­fi­lan­do por la Au­dien­cia Na­cio­nal, o ten­drán que ha­cer­lo en los pró­xi­mos meses, pa­ra dar cuen­tas de los agu­je­ros de su ges­tión.

Lo que si­gue es una re­la­ción de los prin­ci­pa­les ca­sos que ya han si­do juz­ga­dos o es­tán a pun­to de ser­lo.

NCG: LOS PRI­ME­ROS EN PI­SAR LA CÁR­CEL

No fue­ron los pri­me­ros en sen­tar­se en el ban­qui­llo, pe­ro sí los pri­me­ros en pi­sar la cár­cel por el sa­queo de la ca­jas. El pa­sa­do 16 de enero, la Au­dien­cia Na­cio­nal or­de­na­ba el in­gre­so in­me­dia­to de pri­sión de cua­tro ex­di­rec­ti­vos de No­va­cai­xa­ga­li­cia —el ex­pre­si­den­te, Ju­lio Fer­nán­dez Gayoso; el ex di­rec­tor ge­ne­ral Jo­sé Luis Pe­go; el ex­res­pon­sa­ble del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio Gre­go­rio Go­rria­rán y el que fue res­pon­sa­ble de la in­te­gra­ción de las dos ca­jas ga­lle­gas, Ós­car Ro­drí­guez Es­tra­da—, así co­mo de un ase­sor ex­terno, el abo­ga­do Ri­car­do Pra­das. Los cin­co ha­bían si­do con­de­na­dos a dos años de pri­sión por in­flar las cuan­tías de sus pre­ju­bi­la­cio­nes an­tes de aban­do­nar la en­ti­dad (o coope­rar pa­ra ha­cer­lo, caso de Gayoso y Pra­das), a la que lue­go hu­bo que res­ca­tar con más de 9.000 mi­llo­nes del era­rio. Pe­se a es­tar en el lí­mi­te ha­bi­tual pa­ra la sus­pen­sión de la pe­na, en su con­tra ju­gó su ne­ga­ti­va a de­vol­ver los 10,4 mi­llo­nes que se ha­bían em­bol­sa­do y que el tri­bu­nal les obli­gó a re­in­te­grar, lo que, uni­do al hecho de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha­bía ya cri­ti­ca­do en su día la be­ne­vo­len­cia de la con­de­na, lle­vó a la Au­dien­cia Na­cio­nal a or­de­nar su in­gre­so en pri­sión pa­ra «evitar la im­pu­ni­dad».

CAI­XA PE­NE­DÉS: EL PRE­CIO DE LA LI­BER­TAD

Quie­nes sí con­si­guie­ron elu­dir la pri­sión so­bre la cam­pa­na fue­ron los pri­me­ros ban­que­ros que des­fi­la­ron an­te los ma­gis­tra­dos de la Au­dien­cia Na­cio­nal en es­ta cri­sis. Fue en el 2014, cuan­do cua­tro ex­di­rec­ti­vos de Cai­xa Pe­ne­dés, en­ca­be­za­dos por el ex di­rec­tor ge­ne­ral Ri­card Pa­gés, evi­ta­ron la cár­cel pe­se a ser con­de­na­dos a pe­nas de en­tre uno y dos años. La cla­ve fue que ellos sí acep­ta­ron de­vol­ver los 28,6 mi­llo­nes que se ha­bían em­bol­sa­do con sus pen­sio­nes mi­llo­na­rias.

CCM, SIE­TE AÑOS DE LA QUIE­BRA A LA CON­DE­NA

Caja Cas­ti­lla-La Man­cha fue la pri­me­ra en­ti­dad in­ter­ve­ni­da du­ran­te la cri­sis. Cas­ti­de­nó ga­da por sus in­ver­sio­nes rui­no­sas (fi­nan­ció el aeropuerto de Ciudad Real, en­tre otros pro­yec­tos fa­lli­dos), la en­ti­dad ne­ce­si­tó 9.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra man­te­ner­se a flo­te. Tu­vie­ron que pa­sar sie­te años pa­ra que la Justicia se pro­nun­cia­se. Lo hizo en fe­bre­ro del año pa­sa­do, cuan­do la Au­dien­cia Na­cio­nal con- al ex­pre­si­den­te de la en­ti­dad, Juan Pe­dro Her­nán­dez Mol­tó, y al ex di­rec­tor ge­ne­ral, Il­de­fon­so Or­te­ga, a dos años de pri­sión y a pa­gar una mul­ta de 29.970 eu­ros por un de­li­to so­cie­ta­rio de fal­se­dad con­ta­ble, por ha­ber ma­ni­pu­la­do las cuen­tas de la en­ti­dad co­rres­pon­dien­tes al 2008 pa­ra apa­ren­tar «be­ne­fi­cios inexis­ten­tes».

120 AÑOS DE CÁR­CEL POR LAS «BLACK»

De todos los es­cán­da­los que han azo­ta­do el sec­tor fi­nan­cie­ro en los úl­ti­mos años, nin­guno ha hecho correr tan­tos ríos de tin­ta co­mo el de las black, esas tar­je­tas opa­cas al fis­co con las que 65 ex­di­rec­ti­vos de Caja Ma­drid y Ban­kia se apro­pia­ron de ca­si 15 mi­llo­nes de eu­ros de la en­ti­dad pa­ra sus gas­tos personales, que que­da­ron ex­pues­tos an­te to­da la opi­nión pú­bli­ca. Todos ellos fue­ron con­de­na­dos el pa­sa­do mes de fe­bre­ro a un to­tal de 120 años de cár­cel. Las ma­yo­res pe­nas fue­ron pa­ra el ex­pre­si­den­te de Caja Ma­drid, Mi­guel Ble­sa, y pa­ra su su­ce­sor al fren­te de la en­ti­dad y lue­go ca­be­za de Ban­kia, el ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Ro­dri­go Ra­to, a los que los jue­ces im­pu­sie­ron seis y cua­tro años y me­dio, res­pec­ti­va­men­te, pe­nas que no em­pe­za­rán a cum­plir has­ta que el Su­pre­mo re­suel­va sus re­cur­sos. El de las black, aun­que el más me­diá­ti­co, solo es una de las mu­chas cau­sas que tie­nen pen­dien­tes los an­ti­guos je­fes de la en­ti­dad ma­dri­le­ña. La Au­dien­cia Na­cio­nal también ha pro­ce­sa­do a Ra­to y a otros 37 ex­di­rec­ti­vos y ex­con­se­je­ros por la desas­tro­sa sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia. Un caso por el que también aca­ban de ser impu­tados el ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, al que se acu­sa de no ha­ber im­pe­di­do la ope­ra­ción pe­se a las ad­ver­ten­cias de los téc­ni­cos so­bre su in­via­bi­li­dad, y el ex­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV), Ju­lio Se­gu­ra, en­tre otros miem­bros de los or­ga­nis­mos su­per­vi­so­res. Por su par­te, Ble­sa (que pa­só fu­gaz­men­te por pri­sión en el 2013 en una decisión que le cos­tó la ca­rre­ra al juez El­pi­dio Sil­va) se en­fren­ta a la pe­ti­ción de otros cua­tro años de cár­cel por el in­cre­men­to irre­gu­lar de suel­dos y pla­nes de pen­sio­nes, y de­be­rá res­pon­der también por la emi­sión ma­si­va de pre­fe­ren­tes.

El ex­mi­nis­tro Nar­cís Se­rra es el úl­ti­mo ban­que­ro al que la Fis­ca­lía le re­cla­ma pe­nas de cár­cel

CA­TA­LUN­YA CAI­XA, LA ÚL­TI­MA EN LA PI­CO­TA

Es­ta mis­ma se­ma­na, la Fis­ca­lía so­li­ci­tó cua­tro años de cár­cel pa­ra el ex­pre­si­den­te de Ca­ta­lun­ya Cai­xa, el también ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Nar­cís Se­rra, acu­sa­do jun­to a otros 40 ex­di­rec­ti­vos de un de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción des­leal por los so­bre­suel­dos que se asig­na­ron en ple­na cri­sis fi­nan­cie­ra. Pe­ro es solo uno de los mu­chos ca­sos pen­dien­tes. Los di­rec­ti­vos de CAM, Ban­ca­ja, Ban­co de Va­len­cia, Kut­xa­bank, Caja In­ma­cu­la­da, Caja Es­pa­ña y Caja Duero de­be­rán ren­dir cuen­tas a los jue­ces por una ges­tión que aca­bó con las ca­jas de aho­rros.

ILUS­TRA­CIÓN: MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.