Po­ner­se de per­fil tie­ne cos­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

La In­gla­te­rra de me­dia­dos del si­glo XVIII es un país or­gu­llo­so, aun­que ca­ren­te de la po­ten­cia eco­nó­mi­ca de los dos gran­des co­lo­sos con­ti­nen­ta­les, Fran­cia y Es­pa­ña. Su co­lo­nia principal la des­pre­cia y sus otros es­pa­cios te­rri­to­ria­les no po­seen ni el oro ni la pla­ta del Pe­rú o Mé­xi­co. Solo tie­ne un re­cur­so pa­ra so­bre­vi­vir, ella mis­ma. El mer­can­ti­lis­mo es­pa­ñol, ba­sa­do en clien­tes cau­ti­vos, las co­lo­nias, y mo­no­po­lios de co­mer­cio, co­mo la Ca­sa de Con­tra­ta­ción de In­dias, no es un sis­te­ma eco­nó­mi­co que ase­gu­re la su­fi­cien­cia fi­nan­cie­ra de la Co­ro­na Bri­tá­ni­ca. Ne­ce­si­ta­ban al­go más. Otro mo­de­lo eco­nó­mi­co, ba­sa­do en la com­pe­ti­ti­vi­dad, que crea­ra telas tan ba­jas en cos­te que pu­die­ran ser ven­di­das de con­tra­ban­do en Por­to­be­lo, Pa­na­má. Su ren­ta­bi­li­dad te­nía que ser tan al­ta que com­pen­sa­ra los so­bor­nos a las tro­pas es­pa­ño­las y las con­fis­ca­cio­nes opor­tu­nas. Te­nía que ser pro­duc­to ga­na­dor en cos­te, pre­cio y ca­li­dad. Eso o morir.

Adam Smith, con­si­de­ra­do por la his­to­ria co­mo la pri­me­ra per­so­na ca­paz de cons­truir una teo­ría eco­nó­mi­ca com­pac­ta, no es ajeno a es­te pro­ble­ma. Por al­go su obra mag­na se de­no­mi­na La ri­que­za de las na­cio­nes. Y aun­que en­tre sus mu­chas ideas fuer­za es­tá una que des­tro­za­ría al sis­te­ma gre­mial im­pe­ran­te, la de la di­vi­sión del tra­ba­jo, no es ahí don­de me quie­ro cen­trar, sino en una muy sim­ple que ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da pa­ra la ma­yo­ría de es­tu­dio­sos de su obra: «Que los fi­ló­so­fos acu­dan a las fá­bri­cas». Sus fi­ló­so­fos se­rían los que hoy ob­ser­va­mos co­mo nues­tros aca­dé­mi­cos. Él gri­ta­ría que nues­tros pro­fe­so­res de uni­ver­si­dad en­tren en las fá­bri­cas, en el sec­tor em­pre­sa­rial, en la in­dus­tria. Que trans­fie­ran co­no­ci­mien­to. Si Smith hu­bie­ra si­do pre­si­den­te de la Xun­ta de Ga­li­cia, sería po­si­ble­men­te lo que les hu­bie­ra exi­gi­do a los rec­to­res ga­lle­gos: trans­fe­ren­cia y ma­ri­da­je. A cam­bio, vi­mos es­ta se­ma­na a to­da la Ga­li­cia po­lí­ti­ca re­go­ci­jar­se por­que han de­ci­di­do re­par­tir­se el mer­ca­do edu­ca­ti­vo y no pe­lear­se en­tre ellos. Es­tas am­bi­cio­nes no ha­cen gran­de a un pue­blo, más bien re­cuer­da a los rue­gos que se oían en el Im­pe­rio Ro­mano cuan­do es­ta­ba en fa­se de des­com­po­si­ción.

Pe­ro que no pien­se el pre­si­den­te Fei­joo que es­tán en el si­glo XVIII las res­pues­tas a al­gu­nos de nues­tros pro­ble­mas. El re­to, hoy, iría más allá. Son las fa­bri­cas las que tie­nen que en­trar en las uni­ver­si­da­des. La van­guar­dia in­dus­trial ga­lle­ga es­tá, por tér­mi­nos ge­ne­ra­les, por de­lan­te del sec­tor edu­ca­ti­vo. Los pro­fe­sio­na­les más bri­llan­tes del sec­tor pri­va­do, dis­pues­tos a sur­fear por la ola del co­no­ci­mien­to, ya que en ello les va su suel­do y pres­ti­gio, es­tán más ham­brien­tos del mañana tec­no­ló­gi­co que un buen nú­me­ro de fun­cio­na­rios ob­se­sio­na­dos en sa­ber dónde van a co­lo­car su úl­ti­mo ar­tícu­lo. En Es­pa­ña, de­ci­di­mos dar­le, de mo­do erró­neo, el mo­no­po­lio de la edu­ca­ción su­pe­rior a las uni­ver­si­da­des y su go­bierno a un en­te cor­po­ra­ti­vo y, al ha­cer­lo, cons­trui­mos castillos inex­pug­na­bles, do­mi­na­dos, en bas­tan­tes ca­sos, por po­lí­ti­cos en re­ti­ra­da o lo que es peor, en po­si­ción aga­za­pa­da.

Y esto puede ser ma­lo, por el cos­te de opor­tu­ni­dad que tie­ne pa­ra la so­cie­dad em­pre­sa­rial, pe­ro lo que realmente es ne­fas­to es que ig­no­re­mos que otros mu­chos pue­blos han hecho ta­reas que aquí no de­sea­mos rea­li­zar. Y esos pue­blos com­pi­ten con­tra no­so­tros y, ca­da vez que nos ga­nan, ob­tie­nen una in­ver­sión ex­tran­je­ra que no­so­tros no ob­te­ne­mos, ob­tie­nen una fá­bri­ca que no­so­tros no tenemos, ob­tie­nen un ni­vel de vi­da del cual ca­re­ce­mos, ob­tie­nen una fe­li­ci­dad pa­ra su pue­blo que aquí no ga­ran­ti­za­mos. En la vi­da to­do tie­ne un cos­te y po­ner­se de per­fil, también.

| P. RO­DRÍ­GUEZ

Los rec­to­res de las uni­ver­si­da­des ga­lle­gas fir­ma­ron es­ta se­ma­na su nue­vo ma­pa edu­ca­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.