EL PLAN PA­RA EX­PLO­TAR LA ENER­GÍA DEL MAR ENCALLA EN EL JUZ­GA­DO

Ma­ga­lla­nes y Car­da­ma, dos arrai­ga­dos ape­lli­dos del di­na­mis­mo em­pre­sa­rial vi­gués, pa­ten­tan un in­ge­nio re­vo­lu­cio­na­rio, blo­quea­do tras rom­per su so­cie­dad. El in­no­va­dor pro­yec­to de Ma­ga­lla­nes Re­no­va­bles fon­dea en los juz­ga­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - M. Sío Dopeso

El pro­yec­to Ma­ga­lla­nes, im­pul­sa­do por dos com­pa­ñías ga­lle­gas pa­ra ex­plo­tar la ener­gía del mar, per­ma­ne­ce en­ca­lla­do en los tri­bu­na­les por las di­fe­ren­cias de cri­te­rio en­tre am­bas so­cie­da­des.

Hay ve­ces en que de­ma­sia­do ta­len­to jun­to aca­ba sol­tan­do chispas. Y al­go así es lo que im­pi­de que un pro­yec­to pio­ne­ro en el mun­do, de pa­ten­te cien por cien ga­lle­ga, pa­ra ex­plo­tar la ener­gía ge­ne­ra­da por la fuer­za de las ma­reas, ha­ya aca­ba­do en­ca­lla­do en los juz­ga­dos de Vi­go.

La idea lle­va­ba tiem­po ron­dan­do en la ca­be­za de Ale­jan­dro Mar­qués de Ma­ga­lla­nes, em­pre­sa­rio vi­gués, he­re­de­ro de una arrai­ga­da sa­ga de em­pren­de­do­res: con­ver­tir en elec­tri­ci­dad esa gran co­rrien­te de agua que, ca­da seis ho­ras, por la ac­ción gra­vi­ta­to­ria del sol y la lu­na so­bre la tie­rra, se mue­ve del mar ha­cia la cos­ta, y de la cos­ta ha­cia el mar a ve­lo­ci­da­des de has­ta diez nu­dos.

Así na­ció el pro­yec­to Ma­ga­lla­nes en el año en 2007, con ba­se so­cial en Re­don­de­la (Pon­te­ve­dra), se­de de la empresa Ma­ga­lla­nes Re­no­va­bles fun­da­da pa­ra tal fin. El em­pre­sa­rio ne­ce­si­ta­ba un so­cio in­dus­trial pa­ra el desa­rro­llo de su in­ven­to, y se alió con Mario Car­da­ma, el con­ti­nua­dor de otra im­pe­tuo­sa sa­ga de em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos a la in­dus­tria del mar. Una ter­ce­ra empresa de di­se­ño na­val, CNV Ar­chi­tects, ideó el pro­to­ti­po de pla­ta­for­ma ex­pe­ri­men­tal en for­ma de tri­ma­rán, que so­por­ta­ba un ae­ro­ge­ne­ra­dor de dos me­ga­va­tios de po­ten­cia. El pro­yec­to se cons­tru­yó en al as­ti­lle­ro Car­da­ma, con un pre­su­pues­to de 3,8 mi­llo­nes de eu­ros y una sub­ven­ción de 1,9 mi­llo­nes a tra­vés del CDTI (Cen­tro pa­ra el Desa­rro­llo Téc­ni­co In­dus­trial).

El tri­ma­rán es­ta­ba en el mar ha­cien­do prue­bas, lis­to pa­ra sa­lir ha­cia el Cen­tro Eu­ro­peo de Ener­gía Ma­ri­na de Es­co­cia pa­ra la va­li­da­ción fi­nal que iba a per­mi­tir su ex­plo­ta­ción co­mer­cial, cuan­do sur­gió el pro­ble­ma. Sin en­trar al de­ta­lle en ex­pli­ca­cio­nes, las di­fe­ren­cias de cri­te­rio por el co­bro de la sub­ven­ción aca­ba­ron con am­bos so­cios en el juz­ga­do.

TA­LEN­TO Y PA­SIÓN

Pe­ro Ale­jan­dro Ma­ga­lla­nes no se dio por ven­ci­do. La idea es­ta­ba más vi­va que nun­ca. Con el mis­mo con­cep­to, desa­rro­lló un nue­vo pro­to­ti­po de pla­ta­for­ma, en­car­gó su con­truc­ción a la empresa au­xi­liar Ga­naín y en abril de es­te año la lan­zó al mar. El pro­yec­to vol­vía a co­brar im­pul­so cuan­do una or­den ju­di­cial in­mo­vi­li­zó es­te nue­vo pro­to­ti­po, y or­de­nó el em­bar­go cau­te­lar de par­te de los equi­pos ins­ta­la­dos en la in­fraes­truc­tu­ra flo­tan­te. La de­ci­sión ju­di­cial se pro­du­jo a pe­ti­ción de Car­da­ma. El em­pre­sa­rio na­val so­li­ci­tó al juz­ga­do me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar que el in­ge­nio no se mue­va de Vi­go en tan­to no se sus­tan­cie el li­ti­gio que el as­ti­lle­ro man­tie­ne abier­to con Ma­ga­lla­nes Re­no­va­bles por el pri­mer pro­to­ti­po.

Así es­tán las co­sas a día de hoy, mien­tras otras com­pa­ñías de to­do el mun­do avan­zan en la mis­ma lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, con más re­cur­sos y, si na­da lo re­me­dia, más po­si­bi­li­da­des de éxi­to en un pla­zo no muy le­jano.

Gi­gan­tes co­mo Sie­mens o Rolls Roy­ce tam­bién lo es­tán in­ten­tan­do, pe­ro lo ex­tra­or­di­na­rio de es­ta empresa ga­lle­ga es la sim­pli­ci­dad del con­cep­to que les lle­vó a desa­rro­llar una pa­ten­te que in­te­gra por pri­me­ra vez tec­no­lo­gía na­val y eó­li­ca.

Di­ce la empresa que Ma­ga­lla­nes es en es­tos mo­men­tos el úni­co pro­yec­to es­pa­ñol en fa­se avan­za­da que in­ves­ti­ga la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca a par­tir de la ener­gía ma­reo­mo­triz.

Uti­li­za tec­no­lo­gía flo­tan­te, y no pre­ci­sa de cons­truc­cio­nes o pi­la­res en el fon­do ma­rino, co­mo la eó­li­ca off-sho­re, por ejem­plo. Ase­gu­ra que sus gran­des ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas son el ba­jo cos­te de ins­ta­la­ción y de man­te­ni­mien­to y el ma­yor gra­do de efi­cien­cia que ofre­ce. «Al ser ins­ta­la­cio­nes flo­tan­tes se adap­tan a to­das las zo­nas ma­ri­nas, con un ba­jo im­pac­to am­bien­tal», ase­gu­ran.

La empresa ya tie­ne 10 zo­nas lo­ca­li­za­das pa­ra apro­ve­char las co­rrien­tes ge­ne­ra­das por el flu­jo de las ma­reas: la cos­ta nor­te de Aus­tra­lia, el Mar de Ja­pón, el Mar Ama­ri­llo en Co­rea, la cos­ta de Chi­le, la cos­ta ar­gen­ti­na en la Pa­ta­go­nia, la cos­ta no­roes­te de EE.UU., el es­tre­cho de Hud­son en Ca­na­dá, la cos­ta nor­te de Es­co­cia, cos­ta no­roc­ci­den­tal de Fran­cia y el es­tre­cho de Gi­bral­tar. Pe­ro lo cier­to es que es­te gran pro­yec­to es­tá pa­ra­do. Ex­ce­so de ta­len­to y ex­ce­so de pa­sión.

| C. GAVINO

Pri­me­ra pla­ta­for­ma del pro­yec­to Ma­ga­lla­nes, cons­trui­da en Car­da­ma.

| JA­CO­BO PHILIPPOT

Se­gun­da pla­ta­for­ma del pro­yec­to Ma­ga­lla­nes, cons­trui­da por Ga­naín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.