SONIA LOIS, DI­REC­TO­RA GE­NE­RAL DE COREMAIN Y SIVSA

Tras una in­ten­sa ca­rre­ra li­de­ran­do pro­yec­tos de in­for­má­ti­ca e in­for­ma­ción pa­ra la ges­tión sa­ni­ta­ria, Sonia Lois des­em­bar­ca en la di­rec­ción de dos em­pre­sas pun­te­ras en las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción, un mun­do apa­sio­nan­te que va por del

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

Sonia Lois García (San­tia­go, 1973) es la CEO de Sivsa, con se­de en Vi­go y 30 años de an­ti­güe­dad, y de Coremain, con se­de en San­tia­go des­de ha­ce 25 años. Son pio­ne­ras en el cam­po de las TIC, pe­ro en los úl­ti­mos años las em­pre­sas del sec­tor cre­cie­ron un 10 % y uno de los re­tos de Sonia Lois es que si­gan sien­do pun­te­ras e in­no­va­do­ras en un cam­po que se re­nue­va a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go.

—Us­ted es una per­so­na muy di­ná­mi­ca y con am­plia ex­pe­rien­cia en la tec­no­lo­gía y la co­mu­ni­ca­ción apli­ca­da al cam­po de la sa­ni­dad. ¿Cuá­les son sus re­tos co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral de Sivsa y de Coremain?

—El gran ob­je­ti­vo, por su­pues­to, es in­cre­men­tar el vo­lu­men de ne­go­cio sin sa­cri­fi­car mar­gen, pe­ro hay otro que pa­ra mí es fun­da­men­tal, que es aflo­rar el ta­len­to. En to­da em­pre­sa hay gran­des des­co­no­ci­dos, en Coremain hay mu­cho ta­len­to y el pre­mio na­cio­nal de ex­per­tos en big da­ta lo ob­tu­vo An­to­nio Vidal, de Sivsa. Pa­ra que ese ta­len­to aflo­re hay que te­ner ge­ne­ro­si­dad pa­ra acom­pa­ñar a la gen­te en su cre­ci­mien­to. Y no tie­ne que ve­nir acom­pa­ña­do de un gran ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co, no va uni­do al ta­len­to; si fue­se así se­ría su­ma­men­te fá­cil lo­ca­li­zar­lo. Hay gen­te muy ta­len­to­sa pe­ro que es in­tro­ver­ti­da, que le cues­ta sa­lir o que son aco­mo­da­dos en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra, y hay que acom­pa­ñar­los. Coremain es una em­pre­sa que tie­ne mar­ca pe­ro hay que vol­ver a po­si­cio­nar­la an­te el bum de em­pre­sas en el sec­tor pa­ra que si­ga sien­do un re­fe­ren­te pa­ra los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les.

—¿Es cier­to que las em­pre­sas de las TIC tie­nen ver­da­de­ros pro­ble­mas pa­ra en­con­trar per­so­nal es­pe­cia­li­za­do?

—Es cier­to. Se es­tá no­tan­do una bre­cha tre­men­da en­tre la de­man­da y la ofer­ta. Fal­tan tra­ba­ja­do­res, lo es­ta­mos no­tan­do y es un pro­ble­ma. El nú­me­ro de em­pre­sas de­di­ca­das a ac­ti­vi­da­des in­for­má­ti­cas cre­ció un 10 %, con lo cual tam­bién cre­ció la de­man­da de per­so­nal. Es­ta­mos en la era de la trans­for­ma­ción di­gi­tal y no es­ta­mos pre­pa­ra­dos.

—¿Ni si­quie­ra la uni­ver­si­dad su­ple esas ca­ren­cias?

—La ve­lo­ci­dad con la que es­tá cre­cien­do el sec­tor su­pera la for­ma­ción que tie­ne la gen­te. O di­cho de otra ma­ne­ra, los pla­nes de es­tu­dios son in­ca­pa­ces de adap­tar­se, los len­gua­jes en­se­gui­da se que­dan ob­so­le­tos o ar­cai­cos. Nues­tro ta­len­to es au­to­di­dac­ta, no sa­le de la uni­ver­si­dad, de ahí la ne­ce­si­dad de aflo­rar ese ta­len­to.

—¿Nos en­fren­ta­mos a un mun­do des­co­no­ci­do?

—To­tal­men­te. Es­toy le­yen­do un li­bro, El fin del mun­do tal y co­mo lo co­no­ce­mos, y re­co­noz­co que me po­ne ner­vio­sa. Ha­ce na­da los vi­deo­clu­bes es­ta­ban en to­das las ca­lles y hoy no que­da ni uno, y ya se ha­bla del fin de las pro­fe­sio­nes tal y co­mo las co­no­ce­mos, y va a ser mu­cho an­tes de lo que es­pe­ra­mos. Los co­ches in­te­li­gen­tes, por ejem­plo... Fal­ta po­co pa­ra que el co­che con­duz­ca so­lo y sea tu pro­pia ofi­ci­na vir­tual. Las pro­fe­sio­nes que hoy se es­tu­dian en bre­ve no ten­drán sen­ti­do y ha­brá que lan­zar nue­vos pla­nes aca­dé­mi­cos.

—¿Có­mo aca­bó ha­ce más de dos dé­ca­das una mu­jer jo­ven en un mun­do que to­da­vía es ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino?

—Sin­ce­ra­men­te, soy muy prác­ti­ca. Es­tu­dié in­ge­nie­ría in­dus­trial por­que la ta­sa de pa­ro era ce­ro. Éra­mos cua­tro chi­cas en una cla­se de 125 y la ver­dad es que nues­tros com­pa­ñe­ros nos tra­ta­ban muy bien. En aquel mo­men­to, lo que era la in­ge­nie­ría no lo te­nía­mos cla­ro nin­guno.

| PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Sonia Lois, en el edi­fi­cio van­guar­dis­ta de Coremain, en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.