OCHO GALLEGOS GESTIONAN EL PRI­MER COMPARADOR DE ABO­GA­DOS

Ocho gallegos gestionan el pri­mer comparador cua­li­ta­ti­vo de ex­per­tos le­ga­les: un di­rec­to­rio don­de en­con­trar al más ade­cua­do en fun­ción de su tra­yec­to­ria

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Acer­tar a la ho­ra de bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal no sue­le ser fá­cil. Si ade­más se tra­ta de te­mas le­ga­les, el asun­to es es­pe­cial­men­te de­li­ca­do. ¿Có­mo en­con­trar el abo­ga­do ade­cua­do pa­ra un ca­so con­cre­to? ¿Por dón­de em­pe­zar a bus­car si so­lo en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga hay ac­tual­men­te, se­gún los co­le­gios, más de 6.000 le­tra­dos ac­ti­vos? La ci­fra, ya de por sí im­po­nen­te, se ele­va en el con­jun­to de Es­pa­ña has­ta los 140.000 pro­fe­sio­na­les, un in­men­so abis­mo en el que uno de­be su­mer­gir­se a tien­tas si no tie­ne la suer­te de con­tar con al­gún co­no­ci­do de mano en el sec­tor que o se ha­ga car­go, o pue­da orien­tar­le.

En es­tos ca­sos, In­ter­net siem­pre es el co­mo­dín. An­tes de de­ci­dir­se a con­tra­tar un ju­ris­ta, sie­te de ca­da diez per­so­nas tan­tean el te­rreno en la red in­clu­so si han re­ci­bi­do al­gu­na re­co­men­da­ción de fa­mi­lia­res, ami­gos o an­ti­guos clien­tes. «Lo ha­cen pa­ra for­mar­se una pri­me­ra im­pre­sión, pa­ra co­no­cer su tra­yec­to­ria, su es­pe­cia­li­dad y su ex­pe­rien­cia, o pa­ra com­pa­rar­le con la com­pe­ten­cia», ex­pli­ca An­to­nio J. Pa­dín. Es abo­ga­do, pe­ro no ejer­ce. Lo hi­zo du­ran­te tres años y lo de­jó. Aho­ra se de­di­ca a ha­cer de puen­te, a po­ner en con­tac­to, a ayu­dar a en­con­trar.

Ejer­cien­do la abo­ga­cía, Pa­dín y su so­cia, Yés­si­ca Váz­quez, se die­ron cuen­ta de que son mu­chas las ve­ces en las que las per­so­nas bus­can ayu­da de­ma­sia­do tar­de. «Hoy en día es di­fí­cil dar con un buen es­pe­cia­lis­ta en un pro­ble­ma con­cre­to y la gen­te aca­ba te­nien­do ma­las ex­pe­rien­cias que le lle­van a des­con­fiar del sec­tor —ex­pli­ca—. Del mis­mo mo­do, es com­pli­ca­do co­mo pro­fe­sio­nal di­fe­ren­ciar­se cla­ra­men­te co­mo tal». Pa­ra ha­cer de ne­xo na­ció Emérita Le­gal, un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que mi­de la ca­pa­ci­dad de un le­tra­do pa­ra re­sol­ver con éxi­to un ca­so de­ter­mi­na­do. ¿Y có­mo lo ha­ce? Uti­li­zan­do da­tos pú­bli­cos de mi­llo­nes de re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les pa­ra co­no­cer ob­je­ti­va­men­te la tra­yec­to­ria de to­dos los abo­ga­dos de Es­pa­ña y, así, en­con­trar los más efi­ca­ces pa­ra ca­da si­tua­ción es­pe­cí­fi­ca, pa­ra ca­da clien­te.

Es­te jo­ven­cí­si­mo proyecto —la so­cie­dad se cons­ti­tu­yó ha­ce so­lo un año y en es­tos mo­men­tos se en­cuen­tra en fa­se de lan­za­mien­to de su ver­sión de­fi­ni­ti­va— ma­du­ra en el cen­tro de emprendimiento del Gaiás gra­cias a un equi­po de ocho per­so­nas: Váz­quez y Pa­dín, sus fun­da­do­res; dos tra­ba­ja­do­res que gestionan la pla­ta­for­ma, otros dos que se en­car­gan de la re­co­pi­la­ción y el aná­li­sis de los da­tos, y otros dos más de­di­ca­dos al már­ke­ting y a la co­mu­ni­ca­ción. En­tre to­dos man­tie­nen ac­tua­li­za­do un nu­tri­do di­rec­to­rio de abo­ga­dos que es la ba­se de Emérita Le­gal. «Los abo­ga­dos tie­nen un per­fil den­tro de nues­tra web don­de se pue­den con­sul­tar sus es­pe­cia­li­da­des y su sco­ring (pun­tua­ción) en ba­se a los da­tos ex­traí­dos de sen­ten­cias ju­di­cia­les —de­ta­lla Pa­dín—. Ahí, los usua­rios pue­den bus­car, com­pa­rar y en­con­trar al pro­fe­sio­nal más ade­cua­do pa­ra su ca­so; ha­cer­le las con­sul­tas per­ti­nen­tes me­dian­te chat o vi­deo­con­fe­ren­cia; y con­tra­tar­les si les con­ven­ce el pre­su­pues­to». ¿Dón­de es­tá la ren­ta­bi­li­dad? «El clien­te abo­na una ta­ri­fa fi­ja­da por el abo­ga­do por un ser­vi­cio le­gal de ca­li­dad, sea una con­sul­ta o una con­tra­ta­ción. Y Emérita fac­tu­ra al abo­ga­do por la in­ter­me­dia­ción».

Se sos­tie­ne por tan­to el ser­vi­cio com­pos­te­lano en un ex­haus­ti­vo aná­li­sis de da­tos que, quie­ren de­jar cla­ro sus res­pon­sa­bles, son to­tal­men­te pú­bli­cos. Con ellos, es­ta­ble­cen po­si­cio­nes, rán­kings. Son ca­pa­ces de sa­ber cuá­les son los me­jo­res en ca­da es­pe­cia­li­dad. «Ca­da semana se unen nue­vos abo­ga­dos, pe­ro co­mo bus­ca­mos ca­li­dad más que can­ti­dad, no en­tra­rán más de unos 2.000 abo­ga­dos de los 140.000 co­le­gia­dos», apun­tan. Co­mo el fil­tra­do se ha­ce por es­pe­cia­li­dad, pro­vin­cia y pun­tua­ción, los gallegos su­po­nen so­bre un 8 % del to­tal de pro­fe­sio­na­les que ac­tual­men­te for­man par­te de es­ta red. «En Emérita Le­gal no en­tra cual­quier abo­ga­do, so­la­men­te in­vi­ta­mos a los cin­co me­jo­res de ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de ca­da es­pe­cia­li­dad, y son ellos los que pres­tan el ser­vi­cio de con­sul­tas o con­tra­ta­ción on li­ne en nues­tro por­tal». ¿Y en el fu­tu­ro? «Que­re­mos am­pliar car­te­ra de ser­vi­cios y mer­ca­dos, e in­cor­po­rar pro­cu­ra­do­res a la pla­ta­for­ma».

Otor­gan una pun­tua­ción a los pro­fe­sio­na­les en ba­se a los da­tos de sen­ten­cias ju­di­cia­les

| PACO RO­DRÍ­GUEZ

An­to­nio J. Pa­dín y Yés­si­ca Váz­quez, fun­da­do­res de Emérita.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.