Schu­fa, la au­to­ri­dad más te­mi­da

A la em­pre­sa ger­ma­na que acre­di­ta la sol­ven­cia de los ciu­da­da­nos se le acha­ca fal­ta de trans­pa­ren­cia y el em­pleo de da­tos erró­neos u ob­so­le­tos pa­ra ela­bo­rar sus per­fi­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pa­tri­cia Bae­lo

Ber­lín

Al­qui­lar un pi­so, so­li­ci­tar un cré­di­to o in­clu­so con­tra­tar una nue­va lí­nea de te­lé­fono. Pa­ra to­do es­to y mu­cho más, en Ale­ma­nia ha­ce fal­ta la lla­ma­da Schu­fa, un do­cu­men­to que mi­de la ca­pa­ci­dad de una per­so­na pa­ra ha­cer fren­te a fu­tu­ros pa­gos, al tiem­po que re­ve­la si tie­ne deu­das pen­dien­tes. Es­ta es­pe­cie de in­for­me de mo­ro­sos exis­te des­de 1927, cuan­do se fun­dó Schutz­ge­meins­chaft für all­ge­mei­ne Kre­dit­si­che­rung, hoy Schu­fa Hol­ding AG, que con da­tos de más de 66 mi­llo­nes de per­so­nas, se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra en­ti­dad de cré­di­to del país.

La em­pre­sa pri­va­da, con se­de en Wies­ba­den, con­si­de­ra que ofre­ce un ser­vi­cio de asis­ten­cia a las más de 8.000 com­pa­ñías pa­ra las que tra­ba­ja. Pe­ro a ojos de mu­chos no es más que un es­pía que eva­lúa el his­to­rial fi­nan­cie­ro de tres cuar­tas par­tes de los ale­ma­nes, al pro­por­cio­nar­les una pun­tua­ción que afec­ta di­rec­ta­men­te a su vi­da dia­ria. Por ejem­plo, una Schu­fa ne­ga­ti­va pue­de jus­ti­fi­car que un ban­co no le con­ce­da a uno una hi­po­te­ca o que so­lo acep­te a cam­bio de un in­te­rés muy al­to.

El principal pro­ble­ma es que no es­tá cla­ro qué da­tos in­flu­yen y de qué ma­ne­ra en el per­fil cre­di­ti­cio in­di­vi­dua­li­za­do, que en el me­jor de los ca­sos al­can­za el 98 %, se­gún la pro­pia en­ti­dad. Du­ran­te un tiem­po, la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción del Con­su­mi­dor ad­ver­tía de que me­nos cuen­tas ban­ca­rias y con­tra­tos se tra­du­cen en un me­jor por­cen­ta­je, mien­tras que las mu­dan­zas fre­cuen­tes res­tan pun­tos. Sin em­bar­go, se tra­ta de pu­ras es­pe­cu­la­cio­nes, da­do que Schu­fa em­plea un sis­te­ma co­no­ci­do co­mo sco­ring ba­sa­do en al­go­rit­mos se­cre­tos.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha re­cha­za­do va­rias de­man­das de par­ti­cu­la­res en es­te sen­ti­do, y es­ta­ble­ci­do que bas­ta con que la em­pre­sa re­ve­le su fór­mu­la así co­mo las va­ria­bles que uti­li­za a los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de la pro­tec­ción de da­tos, co­mo ya hi­zo en el 2010. Por eso, Al­go­rith­mWatch y Open Know­led­ge aca­ban de lan­zar la pri­me­ra cam­pa­ña di­ri­gi­da a que la opi­nión pú­bli­ca ten­ga ac­ce­so al uso que ha­ce Schu­fa de su in­for­ma­ción per­so­nal. Las oe­ne­gés desean re­co­pi­lar el ma­yor nú­me­ro de per­fi­les po­si­bles pa­ra, jun­to a una red de pe­rio­dis­tas del se­ma­na­rio Der Spie­gel y el gru­po Ba­ye­ris­che Rund­funk, po­der ave­ri­guar más so­bre có­mo fun­cio­na el sco­ring.

Exis­ten dos ver­sio­nes de la ho­ja de vi­da fi­nan­cie­ra: una sim­ple, que pue­de so­li­ci­tar­se una vez al año de mo­do gra­tui­to, y una de­ta­lla­da, por la que hay que pa­gar 25 eu­ros y re­lle­nar una se­rie de for­mu­la­rios. En cual­quie­ra de los dos ca­sos es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car­se con un do­cu­men­to ofi­cial an­tes de po­der re­ci­bir­la por co­rreo al ca­bo de unas se­ma­nas. Eso sí, tam­bién los ban­cos, ase­gu­ra­do­ras, co­mer­cios y pro­pie­ta­rios de pi­sos la pue­den com­prar di­rec­ta­men­te a Schu­fa con una au­to­ri­za­ción fir­ma­da de la per­so­na so­bre la que re­quie­ren in­for­ma­ción. El ti­po de clien­te ha­ce que la pun­tua­ción del per­fil va­ríe, ex­pli­ca la en­ti­dad, que se jac­ta de que la na­cio­na­li­dad, la pro­fe­sión, los in­gre­sos, el es­ta­do ci­vil y la di­rec­ción de una per­so­na re­sul­tan irre­le­van­tes a la ho­ra de ela­bo­rar su in­for­me.

Y es que ade­más de la fal­ta de trans­pa­ren­cia, a Schu­fa se le acha­ca el uso de da­tos erró­neos u ob­so­le­tos. «O no eli­mi­nan del re­gis­tro las deu­das que un ciu­da­dano ya ha sal­da­do o se equi­vo­can con los nom­bres y le atri­bu­yen a una per­so­na im­pa­gos que en reali­dad le co­rres­pon­den a otra», ex­pli­ca Niels Nauhau­ser, ex­per­to de la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción al Con­su­mi­dor de Ba­den-Würt­tem­berg. La re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Fi­nanz­test re­ve­la que so­lo ocho de ca­da 89 Schu­fas son co­rrec­tas, e ins­ta a los ale­ma­nes a so­li­ci­tar su per­fil gra­tui­to y com­pro­bar­lo. So­bre to­do a prin­ci­pios de ca­da ejer­ci­cio, pues por ley la en­ti­dad cre­di­ti­cia es­tá obli­ga­da a bo­rrar las deu­das tres años des­pués de que ha­yan si­do li­qui­da­das. Es de­cir, que el cré­di­to que uno ter­mi­nó de pa­gar en la pri­ma­ve­ra del 2017 des­apa­re­ce­rá del re­gis­tro de mo­ro­sos el 31 de di­ciem­bre del 2020.

| K. P.

LA RE­FE­REN­CIA. Los ban­cos ale­ma­nes

usan a dia­rio la Schu­fa co­mo re­fe­ren­cia pa­ra va­lo­rar la sol­ven­cia de sus clien­tes. Pa­ra de­ci­dir en de­fi­ni­ti­va

si se les con­ce­de una hi­po­te­ca o un prés­ta­mo per­so­nal,

por ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.