«Si no es­toy con­ten­ta, aquí pue­do en­con­trar otro pues­to y me­jo­rar»

SA­RA GON­ZÁ­LEZ COMUNICADORA AU­DIO­VI­SUAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Des­pués de más de tres años en Reino Uni­do, la co­ru­ñe­sa Sa­ra Gon­zá­lez se sien­te fe­liz en su tra­ba­jo. «Las con­di­cio­nes son bas­tan­te bue­nas. En la empresa res­pe­tan y va­lo­ran a los tra­ba­ja­do­res». Se re­fie­re a su em­pleo des­de ha­ce más de un año en un co­le­gio de Exe­ter. Tra­ba­ja en ad­mi­sio­nes, ase­so­ra a los alum­nos y aho­ra mis­mo di­ri­ge a un equi­po de 10 per­so­nas. Ella de­jó Ga­li­cia jun­to a su pa­re­ja. Es­ta comunicadora au­dio­vi­sual ha­bía per­di­do su tra­ba­jo. Su no­vio, tam­bién con ca­rre­ra y más­ter, so­lo con­se­guía em­pleo en ve­rano. «Bus­ca­ba es­ta­bi­li­dad y por fin in­de­pen­di­zar­me». Su pri­mer des­tino fue Lon­dres. En­con­tró tra­ba­jo en so­lo dos días en una ca­de­na de sánd­wi­ches. «Fue du­rí­si­mo. Tur­nos de 10 ho­ras y ma­dru­ga­ba mu­cho. Es­ta­ba tan can­sa­da que no po­día bus­car na­da de lo mío. Tras un año lo de­jé, con el vér­ti­go de no te­ner tra­ba­jo. En Es­pa­ña apren­des que hay que afe­rrar­se a un em­pleo con to­das tus fuer­zas». El vér­ti­go pa­só cuan­do a los dos días con­si­guió tra­ba­jo de de­pen­dien­ta e in­clu­so la as­cen­die­ron.

Exe­ter lle­gó a la vi­da de es­ta jo­ven, que no ha cum­pli­do los 30, por una opor­tu­ni­dad la­bo­ral pa­ra su pa­re­ja. «El pa­ro es ba­jí­si­mo y hay mu­chas ofer­tas». Así lle­gó al co­le­gio en el que tra­ba­ja y con­si­guió que me­jo­ra­se su ca­li­dad de vi­da en un lu­gar más pe­que­ño. «Aho­ra veo el tra­ba­jo de otra for­ma. Ya no es una preo­cu­pa­ción. Sé que si no es­toy con­ten­ta, es fá­cil en­con­trar otra co­sa y me­jo­rar. Los suel­dos son más al­tos que en Es­pa­ña y hay es­ta­bi­li­dad, te pa­gan las ho­ras ex­tra». Pa­ra re­gre­sar, la ofer­ta ten­dría que ser bue­na pa­ra los dos. «Nos gus­ta­ría vol­ver, pe­ro no ve­mos que las co­sas me­jo­ren. Vol­ve­ría con un con­tra­to fi­jo y con una opor­tu­ni­dad pa­ra mi pa­re­ja. O con un suel­do lo bas­tan­te bueno pa­ra man­te­ner­nos los dos. Ha si­do un ca­mino du­ro, pe­ro me sien­to or­gu­llo­sa de a dón­de he­mos lle­ga­do»

Su pers­pec­ti­va so­bre el tra­ba­jo ha cam­bia­do y en Reino Uni­do ha po­di­do in­de­pen­di­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.