GOO­GLE Y MICROSOFT APADRINAN A LA FIR­MA GA­LLE­GA CONVERFIT

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Goo­gle y Microsoft han apo­ya­do des­de su na­ci­mien­to a Converfit, la startup de­di­ca­da al már­ke­ting de per­so­na­li­za­ción im­pul­sa­da por dos vi­gue­ses. La em­pre­sa cuen­ta hoy con ofi­ci­nas en Vi­go, Ma­drid y Va­len­cia y ya es­tá tra­ba­jan­do en su sal­to in­ter­na­cio­nal.

Converfit afi­na el ti­ro de las tien­das «on­li­ne», es­tu­dian­do có­mo se mue­ve un usua­rio por su web, qué ha­ce, dón­de se de­tie­ne. Ana­li­za­do el pa­trón, le mues­tra exac­ta­men­te lo que quie­re ver, lo que más le in­tere­sa, dis­pa­ran­do con­si­de­ra­ble­men­te las pro­ba­bi­li­da­des de com­pra

Co­no­ce a tus clien­tes y da­les exac­ta­men­te lo que quie­ren: primer man­da­mien­to del co­mer­cio. El elec­tró­ni­co, sin em­bar­go, an­da es­ca­so por su pro­pia na­tu­ra­le­za de in­tui­ción. No hay en el es­ta­ble­ci­mien­to vir­tual un ama­ble de­pen­dien­te pres­to al con­se­jo, a la ayu­da; na­die ex­pe­ri­men­ta­do al otro lado de la pan­ta­lla que sea ca­paz de adi­vi­nar lo que bus­ca un clien­te más com­ple­jo que el del ne­go­cio fí­si­co. Acri­bi­lla­do a op­cio­nes, la ma­yo­ría de las ve­ces ni si­quie­ra él mis­mo sabe lo que quie­re.

De es­ta ca­ren­cia pron­to se die­ron cuen­ta los vi­gue­ses Jor­ge Jo­sé Ro­drí­guez Nú­ñez y Pa­blo Gu­tié­rrez Al­fa­ro, pe­ro es­ta­ban con la ca­be­za en otra co­sa, con­cre­ta­men­te, in­ten­tan­do mejorar a tra­vés de una apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea el de­ses­pe­ran­te ser­vi­cio de aten­ción al clien­te. En­gen­dra­da en la se­gun­da edi­ción de la ace­le­ra­do­ra ViaVi­go, es­ta he­rra­mien­ta lla­ma­da Ci­tious aca­bó rein­ven­tán­do­se, se­mi­lla de un pro­yec­to mu­cho más am­bi­cio­so. «In­cor­po­ra­mos parte de la tecnología desa­rro­lla­da con otro pro­duc­to que lo que ha­cía era ana­li­zar com­por­ta­mien­to», re­cuer­da Ro­drí­guez. Y le en­via­ron su plan­tea­mien­to, vía co­rreo elec­tró­ni­co, a Microsoft. Em­pe­za­ron fuer­te. Pe­ro más enér­gi­ca fue la res­pues­ta. La mul­ti­na­cio­nal tec­no­ló­gi­ca con se­de en Red­mond, Was­hing­ton, les con­tes­tó a los dos días, in­tere­sa­dí­si­ma. «Era vier­nes —con­ti­núa—. Que­rían que el lu­nes nos pre­sen­tá­se­mos en Lon­dres pa­ra em­pe­zar con ellos el desa­rro­llo».

Di­cho y he­cho. Los ga­lle­gos pu­sie­ron rum­bo al nor­te y, du­ran­te tres me­ses, tra­ba­ja­ron co­do con co­do con men­to­res de la com­pa­ñía de Bill Ga­tes. A los po­cos me­ses, te­nían también a Goo­gle lla­man­do a su puer­ta, in­vi­tán­do­les a pa­sar 15 días en Si­li­con Va­lley pa­ra par­ti­ci­par, ro­dea­dos de im­por­tan­tes in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, en el pro­gra­ma Bac­kBo­xCon­nect. «Du­ran­te un tiempo es­tu­vi­mos co­mo en la pe­lí­cu­la —son­ríe Ro­drí­guez—, uno en Lon­dres y el otro en Ca­li­for­nia».

Hoy, a ba­se de «echar­le muchas ho­ras», re­la­cio­nar­se con la «gente in­di­ca­da» y te­ner «mucha suer­te» —tras el em­pu­jón de Microsoft, con quien pu­sie­ron en marcha su ver­sión be­ta en más de 150 em­pre­sas, re­ci­bie­ron el res­pal­do de la ace­le­ra­do­ra de Juan Roig—, Converfit es una po­ten­te he­rra­mien­ta de már­ke­ting de per­so­na­li­za­ción, ma­ne­ja­da por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de seis per­so­nas —«tres hom­bres y tres mu­je­res», des­ta­can—, que lle­va en el mer­ca­do al­go más de un año y que, mien­tras ter­mi­na de con­so­li­dar­se en Es­pa­ña, en­fi­la ya la sen­da ex­te­rior. «Te­ne­mos ofi­ci­nas en Vi­go, en Ma­drid y en Va­len­cia. Lo si­guien­te será ins­ta­lar­nos en el ex­tran­je­ro cuan­do se afian­ce nuestra cartera de clien­tes allí, que es­tá cre­cien­do a buen rit­mo». Aquí ya tie­nen 60: em­pre­sas de todo ti­po, des­de Fin­sa a Cor­te­fiel. «Este año nos es­pe­cia­li­za­re­mos en mo­da y en otros sec­to­res, co­mo se­gu­ros o ban­ca», avan­za Ro­drí­guez. Pe­ro, ¿qué es lo que ha­cen exac­ta­men­te pa­ra que todo les va­ya tan vien­to en po­pa? Per­so­na­li­za­ción, pie­dra an­gu­lar del fu­tu­ro de las com­pras a tra­vés de In­ter­net.

«Nuestro pro­gra­ma re­co­ge los da­tos del com­por­ta­mien­to de los usua­rios que lle­gan a una página web y los ana­li­za», cuen­tan con detalle. «Sim­pli­fi­cán­do­lo mu­chí­si­mo, fun­cio­na de forma bas­tan­te pa­re­ci­da a co­mo lo ha­ce en un es­ta­ble­ci­mien­to fí­si­co tra­di­cio­nal: es­tá aten­to a los mo­vi­mien­tos que ha­ce el clien­te al lle­gar a una tien­da on­li­ne y lue­go le eti­que­ta den­tro de un gru­po de usua­rios (hom­bres, mu­je­res, jó­ve­nes, adul­tos, in­tere­sa­dos en ofer­tas, in­tere­sa­dos en pro­duc­tos nue­vos...). A par­tir de ahí, le mos- tra­rá el con­te­ni­do o los pro­duc­tos que, se­gún la información re­co­pi­la­da, más le van a in­tere­sar, aque­llos que, con más pro­ba­bi­li­dad, ter­mi­na­rá en su ca­rri­to de com­pra.

Todo es­to lo ha­ce un mó­du­lo, un pa­que­te de pro­gra­mas que se ins­ta­la con un solo clic en el por­tal de la com­pa­ñía en cues­tión, que fun­cio­na de forma au­to­má­ti­ca y que no pre­ci­sa de nin­gún ti­po de co­no­ci­mien­to in­for­má­ti­co ni de in­ter­ven­ción per­so­nal de la em­pre­sa. «Podemos saber des­de la lo­ca­li­za­ción del usua­rio hasta sus gus­tos, pa­san­do por su gé­ne­ro y su edad. Cuanto más vuel­va a la página web de la em­pre­sa, más sa­bre­mos del mis­mo». Y co­mo Converfit ha­ce también aco­pio de da­tos de Fa­ce­book, de Goo­gle o de Ins­ta­gram, el margen de error es ca­da vez me­nor: el usua­rio ve lo que quie­re ver y su desata­da sa­tis­fac­ción se tra­du­ce en un in­cre­men­to de lo que se co­no­ce co­mo «ta­sa de con­ver­sión». «Lo­gra­mos au­men­tar­la una me­dia de un 35 %, aun­que te­ne­mos va­rios clien­tes que han lle­ga­do a dis­pa­rar­la hasta un 135 %». La información siempre fue si­nó­ni­mo de po­der.

Apa­dri­na­dos por Goo­gle y Microsoft, lle­van po­co más de un año en el mer­ca­do y ya cuen­tan con 60 clien­tes, en­tre ellos, Fin­sa y Cor­te­fiel

| CONVERFIT

Pues­ta en marcha por Jor­ge Ro­drí­guez y Pa­blo Gu­tié­rrez, la fir­ma ha abier­to se­de en Vi­go, en Ma­drid y en Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.