UN ALE­MÁN EN EL PE­NE­DÉS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ri­chard Oet­ker PRE­SI­DEN­TE DE OET­KER GROUP

Son una de las sa­gas em­pre­sa­ria­les más po­de­ro­sas de Eu­ro­pa. Ale­ma­nes, pa­ra más se­ñas. Y aca­ban de ha­cer­se con el con­trol de una de las com­pa­ñías más em­ble­má­ti­cas de la fe­cun­da lis­ta de la em­pre­sa fa­mi­liar es­pa­ño­la: Frei­xe­net. Han com­pra­do el 50,67 % de las ac­cio­nes del líder del ca­va por unos 220 mi­llo­nes de eu­ros. Bas­tan­te me­nos de lo que al prin­ci­pio es­pe­ra­ban ob­te­ner las fa­mi­lias pro­pie­ta­rias de la ca­ta­la­na, cu­yos des­en­cuen­tros —los úl­ti­mos en el in­te­rior mis­mo de la no­ta­ría don­de se fir­mó la ope­ra­ción— han si­do un puen­te de pla­ta pa­ra el des­em­bar­co de los ger­ma­nos.

Ha­bla­mos de los Oet­ker. Hen­kell, la fir­ma que ma­ne­ja los vi­nos del con­glo­me­ra­do y pro­pie­ta­ria en Es­pa­ña de Ca­vas Hill, asu­mi­rá de in­me­dia­to la ges­tión de la com­pa­ñía ca­ta­la­na con el nom­bra­mien­to de nue­vos res­pon­sa­bles -—de su to­tal con­fian­za, cla­ro— en las áreas cla­ve: fi­nan­zas, pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción.

Son los Oet­ker due­ños de una mul­ti­na­cio­nal que, ade­más de cal­dos, abar­ca ca­si de to­do. Te­nía la fi­lo­so­fía el pa­triar­ca de la sa­ga —Ru­dolf Au­gust, fa­lle­ci­do en el 2007— del to­do que­da en ca­sa. Y de ahí que in­ten­ta­ra com­prar to­do aque­llo en lo que gas­ta­ba di­ne­ro. Por eso se hi­zo, en­tre otras co­sas, con un ban­co, la so­cie­dad de trans­por­te con con­te­ne­do­res más gran­de de Ale­ma­nia, va­rias cer­ve­ce­ras y una ca­de­na de ho­te­les de lu­jo a la que per­te­ne­ce, en­tre otros, el Bris­tol de Pa­rís.

Y fue en 1891, en la trastienda de una far­ma­cia, don­de co­men­zó a ges­tar­se el im­pe­rio. En aque­lla re­bo­ti­ca de la ciu­dad de Bie­le­feld, Au­gust Oet­ker, el abue­lo del pa­triar­ca, dio con la fór­mu­la de una le­va­du­ra en pol­vo pa­ra hor­near que no mo­di­fi­ca­ba el sa­bor de los pro­duc­tos. La fór­mu­la del éxi­to fa­mi­liar. Pe­ro fue su nie­to el que aca­bó de co­ci­nar­lo to­do, con­vir­tien­do la em­pre­sa en el ju­go­so pas­tel que es hoy. Con 29 años, tras ha­ber com­ple­ta­do su for­ma­ción en el tris­te­men­te fa­mo­so cam­po de Da­chau y a pun­to de ser nom­bra­do ofi­cial de las SS, Ru­dolf Au­gust Oet­ker to­mó las rien­das del ne­go­cio fa­mi­liar, des­pués de que su ma­dre, su pa­dras­tro y sus her­ma­nas­tras re­sul­ta­ran muer­tos en un bom­bar­deo alia­do. Co­rría el mes de oc­tu­bre de 1944. Cuan­do ter­mi­nó la gue­rra, unos me­ses des­pués, ha­bía con­ver­ti­do la em­pre­sa en un gi­gan­te, gra­cias, so­bre to­do, a su la­bor co­mo pro­vee­dor del ejér­ci­to de Hitler.

Ese pa­sa­do na­zi ha pe­sa­do siem­pre so­bre la em­pre­sa. Y eso que el pa­triar­ca nun­ca ha­bla­ba de ello. Ni si­quie­ra a los su­yos, que no tu­vie­ron ver­da­de­ro co­no­ci­mien­to de has­ta dón­de ha­bía lle­ga­do su im­pli­ca­ción has­ta que mu­rió. Y pa­ra eso tu­vie­ron que en­car­gar una in­ves­ti­ga­ción a un his­to­ria­dor. Hoy, las rien­das del gru­po, que fac­tu­ra 11.700 mi­llo­nes de eu­ros y en el que tra­ba­jan más de 32.000 per­so­nas, las lle­va Ri­chard Oet­ker (Bie­le­feld, 1951). Su se­cues­tro aca­pa­ró to­das las portadas en di­ciem­bre de 1976. Du­ran­te dos días per­ma­ne­ció en­ce­rra­do en una ca­ja de ma­de­ra que el me­cá­ni­co es­lo­veno Die­ter Zlof, au­tor del rap­to, ha­bía co­nec­ta­do a un me­ca­nis­mo pa­ra que el joven re­ci­bie­ra una descarga eléc­tri­ca ca­da vez que in­ten­ta­ra es­ca­par. Fue­ron tan­tas que, tras su res­ca­te, tu­vo que reapren­der a an­dar. La his­to­ria fue lle­va­da al ci­ne por Pe­ter Ke­gle­vic en el 2001. Bai­lan­do con el dia­blo es su tí­tu­lo en cas­te­llano.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.