PIB, PO­BLA­CIÓN Y EMPLEO A LA BA­JA, ASÍ SE­RÁ GA­LI­CIA EN 2030

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio G. Se­quei­ros Ti­zón JU­LIO G. SE­QUEI­ROS TI­ZÓN es ca­te­drá­ti­co de Es­truc­tu­ra Eco­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña.

La apor­ta­ción de la eco­no­mía ga­lle­ga al con­jun­to del Es­ta­do, tan­to en PIB, co­mo en empleo y po­bla­ción, se­gui­rá a la ba­ja has­ta el 2030. Es­te es el diag­nós­ti­co del ca­te­drá­ti­co Ju­lio G. Se­quei­ros.

La eco­no­mía ga­lle­ga ha ex­pe­ri­men­ta­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción en los úl­ti­mos vein­te años. Si en 1980 apor­ta­ba al con­jun­to del Es­ta­do el 6,2 % del PIB, un 9,3 % de la ma­sa la­bo­ral y un 7,4 % del cen­so to­tal, es­tos tres indicadores han re­tro­ce­di­do hoy has­ta el 5,2, 5,5 y el 5,8, res­pec­ti­va­men­te. Un des­cen­so que se va a acen­tuar has­ta el año 2030 por las di­ná­mi­cas in­ter­na­cio­na­les

La di­ná­mi­ca en el lar­go pla­zo de la eco­no­mía ga­lle­ga po­ne en evi­den­cia la pér­di­da de po­si­cio­nes de Ga­li­cia fren­te a Es­pa­ña. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980, Ga­li­cia apor­ta­ba el 6,27 % del PIB es­pa­ñol y el 9,37 % del empleo exis­ten­te en Es­pa­ña. En la ac­tua­li­dad, es­tos por­cen­ta­jes re­pre­sen­tan el 5,23 % del PIB y un 5,58 % del empleo. Unas pér­di­das muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. Sig­ni­fi­ca­ti­vas so­bre to­do en tér­mi­nos de­mo­grá­fi­cos. Vea­mos. En 1980, los 2,8 mi­llo­nes de ga­lle­gos re­pre­sen­tá­ba­mos el 7,48 % de los es­pa­ño­les y, en el 2017, los 2,7 mi­llo­nes que que­da­mos no lle­ga­mos a al­can­zar el 5,80 %. Ga­li­cia pier­de po­si­cio­nes en Es­pa­ña y lo ha­ce de for­ma muy no­ta­ble.

So­bre es­ta di­ná­mi­ca qui­sie­ra rea­li­zar al­gu­nas re­fle­xio­nes. En pri­mer lu­gar, se­ña­lar que arran­ca des­de mu­cho an­tes de 1980. Es una di­ná­mi­ca secular que es­tá an­cla­da en el co­ra­zón mis­mo del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Unos datos. A me­dia­dos del si­glo XIX, con­cre­ta­men­te en 1857 y 1860, Ga­li­cia apor­ta­ba el 11,49 % de la po­bla­ción es­pa­ño­la. En 1900, es­te por­cen­ta­je mer­ma­ba has­ta el 10,54, se que­da­ba en el 9,39 en 1950 y ba­ja­ba has­ta el 6,68 en el 2000. En la ac­tua­li­dad, los 2,7 mi­llo­nes de ga­lle­gos apor­ta­mos a la po­bla­ción es­pa­ño­la la mi­tad de nues­tra apor­ta­ción en 1850.

En lo que se re­fie­re al PIB y al empleo, la­men­ta­ble­men­te no te­ne­mos in­for­ma­ción fi­de­dig­na con an­te­rio­ri­dad a 1980, fe­cha en la cual el INE ini­cia la pu­bli­ca­ción de su con­ta­bi­li­dad re­gio­nal de Es­pa­ña. A pe­sar de es­to, me gus­ta­ría se­ña­lar que en 1962 —re­cién ini­cia­do el pro­ce­so de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de aper­tu­ra al ex­te­rior de la eco­no­mía es­pa­ño­la— en Ga­li­cia exis­tían más de 9,5 mi­llo­nes de par­ce­las agra­rias, reu­ni­das en 430.000 ex­plo­ta­cio­nes, que da­ban tra­ba­jo a más de 800.000 per­so­nas. Es­ta ci­fra re­pre­sen­ta­ba el 67,83 % de los em­pleos to­ta­les de Ga­li­cia. Unos datos de una mag­ni­tud ex­tre­ma. Una agri­cul­tu­ra de mi­ni­fun­dio, po­li­cul­ti­vo y au­to­con­su­mo de sub­sis­ten­cia que, a mi en­ten­der, si­tua­ba a Ga­li­cia en su con­jun­to, y en aque­llas dé­ca­das, fue­ra del mer­ca­do y fue­ra tam­bién del ma­pa de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Di­cho de otra ma­ne­ra, el ac­ce­so ma­si­vo e in­dis­cri­mi­na­do del cam­pe­si­na­do a la ple­na pro­pie­dad de la tie­rra a fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX sa­cra­li­za una si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma en la agri­cul­tu­ra y, da­da la enor­me di­men­sión del sec­tor, de atra­so eco­nó­mi­co pa­ra Ga­li­cia en su con­jun­to.

En 1980, vein­te años más tar­de, en la agri­cul­tu­ra que­da­ban to­da­vía 500.000 em­pleos. La pér­di­da de em­pleos que se re­ve­la en el grá­fi­co ad­jun­to es con­se­cuen­cia de la pér­di­da de em­pleos en la agri­cul­tu­ra des­de 1980 a la ac­tua­li­dad. En el 2017 tra­ba­ja­ban en el sec­tor pri­ma­rio ga­lle­go 70.000 per­so­nas, con unos ren­di­mien­tos y pro­duc­ti­vi­da­des muy se­me­jan­tes a las del sec­tor es­pa­ñol. Hoy la agri­cul­tu­ra y la pes­ca ga­lle­gas es­tán ab­so­lu­ta­men­te mo­der­ni­za­das y for­man par­te de una Ga­li­cia in­ser­ta ya to­tal­men­te en el con­tex­to es­pa­ñol e in­ter­na­cio­nal.

Las si­tua­cio­nes de sub­de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co tie­nen to­das al­gu­nos ele­men­tos en co­mún y, al mis­mo tiem­po, par­ti­cu­la­ri­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da re­gión o país. En el ca­so de Ga­li­cia, nues­tra sin­gu­la­ri­dad ra­di­ca en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co muy re­tar­da­do y tar­dío fren­te a otras re­gio­nes de Es­pa­ña, atra­so pro­vo­ca­do por una agri­cul­tu­ra de di­men­sio­nes muy con­si­de­ra­bles y que ha si­do muy len­to mo­der­ni­zar e in­te­grar en el mer­ca­do. Va­mos a de­jar pa­ra otro mo­men­to dos pre­gun­tas im­por­tan­tes. La pri­me­ra, ¿Có­mo se ha po­di­do im­plan­tar en Ga­li­cia un mi­ni­fun­dio tan es­pe­so y tan re­sis­ten­te al mer­ca­do du­ran­te ca­si un si­glo? La se­gun­da, ¿Cuá­les han si­do los me­ca­nis­mos que nos han per­mi­ti­do pa­sar de una agri­cul­tu­ra con ex­plo­ta­cio­nes au­tár­qui­cas a otra de pro­duc­ción pa­ra el mer­ca­do?

En de­fi­ni­ti­va, la pér­di­da de pe­so es­pe­cí­fi­co de la eco­no­mía ga­lle­ga en la es­pa­ño­la vie­ne de an­ti­guo y tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas, ca­si to­das ellas, de or­den in­terno a la pro­pia es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial de Ga­li­cia. Otra cues­tión es sa­ber si es­ta pér­di­da de im­por­tan­cia en la eco­no­mía es­pa­ño­la tie­ne un lí­mi­te. Un pun­to en el que la par­ti­ci­pa­ción de Ga­li­cia en Es­pa­ña se es­ta­bi­li­ce y per­ma­nez­ca más o me­nos cons­tan­te du­ran­te un pe­río­do de tiem­po.

To­man­do co­mo ho­ri­zon­te el año 2030 —un pe­río­do de quin­ce años, eta­pa en el que las pro­yec­cio­nes son bas­tan­te cer­te­ras— po­de­mos de­cir que, de man­te­ner­se las ten­den­cias ac­tua­les, la apor­ta­ción de Ga­li­cia al PIB es­pa­ñol con­ti­nua­rá ba­jan­do has­ta ubi­car­se en el en­torno del 5 %, per­dien­do unas cin­co dé­ci­mas so­bre la si­tua­ción ac­tual. Y la po­bla­ción ha­rá lo mis­mo. Ha­cia el 2030, la po­bla­ción ga­lle­ga se­rá so­bre el 5 % cien­to de la es­pa­ño­la, per­dien­do un pun­to so­bre la si­tua­ción ac­tual. Es­to sig­ni­fi­ca­ría que la po­bla­ción ga­lle­ga en el 2030 no lle­ga­ría a al­can­zar los 2,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en una Es­pa­ña con 46,5 mi­llo­nes de per­so­nas. Y las ten­den­cias ac­tua­les se van a man­te­ner: vie­nen ha­cién­do­lo des­de que en Es­pa­ña se con­so­li­da y ge­ne­ra­li­za una eco­no­mía de mer­ca­do.

Y es­tas pre­vi­sio­nes son bas­tan­te só­li­das: la pro­pia evo­lu­ción de­mo­grá­fi­ca se en­car­ga­rá de ha­cer bueno el re­sul­ta­do. En efec­to, con unas 35.000 de­fun­cio­nes y con unos 15.000 na­ci­mien­tos anua­les has­ta el 2030, en los pró­xi­mos años Ga­li­cia per­de­rá so­bre 300.000 ha­bi­tan­tes, pa­san­do de una po­bla­ción to­tal de 2,7 mi­llo­nes a si­tuar­se por de­ba­jo de 2,5 mi­llo­nes. To­do es­to su­po­nien­do que los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios sean neu­tra­les, lo cual no es exa­ge­ra­do. Ga­li­cia nun­ca fue te­rreno de in­mi­gran­tes. Un buen ejem­plo: en­tre 1994 y el 2008 Es­pa­ña re­ci­bió unos 6,3 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros, de los cua­les so­lo una mí­ni­ma par­te re­ca­ló en­tre no­so­tros. Por el con­tra­rio, la emi­gra­ción, de vol­ver a ma­ni­fes­tar­se, acen­tua­rá la ten­den­cia a la pér­di­da de­mo­grá­fi­ca.

En 1980, me­dio mi­llón de ga­lle­gos tra­ba­ja­ban en el cam­po; hoy so­lo que­dan 70.000

TEN­DEN­CIA GLO­BAL

En sín­te­sis, es­ta pér­di­da de re­le­van­cia de la eco­no­mía ga­lle­ga en la es­pa­ño­la (y en el con­tex­to eu­ro­peo e in­ter­na­cio­nal) po­dría es­ta­bi­li­zar­se li­ge­ra­men­te por de­ba­jo del 5 %, tan­to del PIB co­mo del empleo o de la po­bla­ción es­pa­ño­las. Y es una vi­sión op­ti­mis­ta. El por­cen­ta­je po­dría lle­gar a ser to­da­vía más ba­jo. Lo frus­tran­te de es­ta si­tua­ción es sa­ber que Ga­li­cia es­tá so­me­ti­da a una ten­den­cia glo­bal que afec­ta a to­dos los es­pa­cios eco­nó­mi­cos, ten­den­cia en la cual los ren­di­mien­tos cre­cien­tes, las eco­no­mías de es­ca­la y la con­cu­rren­cia im­per­fec­ta be­ne­fi­cia a unas po­cas re­gio­nes y per­ju­di­ca a la ma­yo­ría. Y es­ta di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca es co­mo la ley de la gra­ve­dad, ca­da una for­ma par­te in­trín­se­ca de su sis­te­ma res­pec­ti­vo y, ade­más, las dos son in­ne­go­cia­bles.

Una con­fi­den­cia per­so­nal. Gran par­te de la pin­tu­ra del fe­rro­lano F. Ál­va­rez de So­to­ma­yor re­co­ge la vi­da co­ti­dia­na del cam­pe­si­na­do ga­lle­go de las dé­ca­das de 1920 a 1960. Pues bien, soy in­ca­paz de con­tem­plar al­gu­nos de sus cua­dros sin una sen­sa­ción in­so­por­ta­ble de me­lan­co­lía y desa­so­sie­go.

La con­cu­rren­cia im­per­fec­ta be­ne­fi­cia a al­gu­nas re­gio­nes y per­ju­di­ca a la ma­yo­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.