GA­LI­CIA SE OL­VI­DA DE SU PE­TRÓ­LEO VER­DE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - F. Fer­nán­dez

GA­LI­CIA APE­NAS APRO­VE­CHA UN 5 % DE LA BIO­MA­SA QUE CA­DA AÑO GE­NE­RAN SUS MON­TES. NUE­VE FÁ­BRI­CAS DE PE­LLETS Y CUA­TRO DE GE­NE­RA­CIÓN ELÉC­TRI­CA RE­PRE­SEN­TAN EL PO­BRE BA­GA­JE DE UN SEC­TOR QUE PO­DRÍA DAR MU­CHO MÁS. EL PRO­YEC­TO DE GREENALIA, NO OBS­TAN­TE, PO­DRÍA MAR­CA UN PUN­TO DE IN­FLE­XIÓN

Nue­ve fá­bri­cas de pe­llets y as­ti­llas y cua­tro plan­tas eléc­tri­cas de res­tos fo­res­ta­les Es la dis­cre­ta pre­sen­cia de un sec­tor que po­dría dar mu­cho más de sí por la abun­dan­cia de re­cur­so Greenalia tra­ta­rá de que Ga­li­cia su­pere esa pa­ra­do­ja cons­tru­yen­do la ma­yor cen­tral de ge­ne­ra­ción de Es­pa­ña

Ga­li­cia no ha si­do quien to­da­vía de te­jer una tu­pi­da y só­li­da red en torno al apro­ve­cha­mien­to in­dus­trial de la bio­ma­sa fo­res­tal. Y la cul­pa no es, pre­ci­sa­men­te, de la fal­ta de re­cur­so. Lo hay, y a pa­ta­das, pe­ro se con­fir­ma de nue­vo aque­llo de que en ca­sa del he­rre­ro, cu­chi­llo de pa­lo. Fuen­tes del sec­tor es­ti­man que en la co­mu­ni­dad se ta­lan ca­da año nue­ve mi­llo­nes de to­ne­la­das de ma­de­ra, de las cua­les, en­tre un 20 y un 25 %, es­to es, al­re­de­dor de dos mi­llo­nes, son re­si­duos fo­res­ta­les. La ma­yor par­te se que­da en los mon­tes. Esas mis­mas fuen­tes cal­cu­lan que so­lo se usa un 5 % de los res­tos de cor­tas.

Lo cier­to es que ha ha­bi­do va­rias in­ten­to­nas pa­ra qui­tar­se de en­ci­ma la maldición del re­fra­ne­ro po­pu­lar y sa­car pro­ve­cho de un re­cur­so ba­ra­to y ape­nas con­ta­mi­nan­te, bien pa­ra trans­for­mar­lo, bien pa­ra que­mar­lo y ge­ne­rar ener­gía eléc­tri­ca con él. Y al­go ha con­se­gui­do Ga­li­cia. Fru­to de esos es­fuer­zos son las cua­tro fá­bri­cas que con­vier­ten los res­tos de ta­las en pe­llets y las cin­co que ha­cen lo pro­pio con as­ti­llas. Am­bos pro­duc­tos se uti­li­zan co­mo com­bus­ti­ble de cal­de­ras do­més­ti­cas, el pri­me­ro, e in­dus­tria­les, el se­gun­do.

Son to­das unas su­per­vi­vien­tes. Los al­ti­ba­jos de una ac­ti­vi­dad es­ta­cio­nal, que fun­cio­na fun­da­men­tal­men­te me­dio año —cuan­do ha­ce frío— y una de­man­da in­su­fi­cien­te, en­tre otros fac­to­res, con­de­nó al cie­rre a las fá­bri­cas Ges­bi­nor de Boi­ro; y Gal­pe­llet, de Ou­ren­se. Es­ta úl­ti­ma so­cie­dad si­gue vi­va, se­gún el re­gis­tro de la Con­se­lle­ría de In­dus­tria, pe­ro so­lo co­mo plan­ta de co­ge­ne­ra­ción.

Es una de las cua­tro ins­ta­la­cio­nes que ge­ne­ran elec­tri­ci­dad en Ga­li­cia a par­tir de res­tos fo­res­ta­les, de las que so­lo una de ellas, Allar­luz, se de­di­ca en ex­clu­si­va a pro­du­cir ener­gía pa­ra ven­der­la al sis­te­ma. Las otras tres ac­túan co­mo plan­tas de au­to­con­su­mo, aun­que la ge­ne­ra­ción so­bran­te la vier­ten a la red. To­das ellas tu­vie­ron que afron­tar otro ti­po de en­vi­te di­fe­ren­te al de las fá­bri­cas de pe­llets y as­ti­llas: la mo­ra­to­ria re­no­va­ble, que en­tró en el sec­tor co­mo un ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría en el 2012. El Go­bierno de­ci­dió su­pri­mir las pri­mas que re­ci­bían las tec­no­lo­gías lim­pias a mo­do de in­cen­ti­vo por co­mer­cia­li­zar la ener­gía que pro­du­cían. La fal­ta de ren­ta­bi­li­dad ca­si aho­ga a las plan­tas de bio­ma­sa, aun­que aguan­ta­ron la res­pi­ra­ción y so­bre­vi­vie­ron. To­das, me­nos una. La em­pre­sa AGD CyL in­vir­tió 4,6 mi­llo­nes en una ins­ta­la­ción de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca a par­tir de re­si­duos fo­res­ta­les en el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Ce­dei­ra que nun­ca lle­gó a pro­du­cir ni un so­lo me­ga­va­tio ho­ra, se­gún el al­cal­de ce­dei­rés, Pa­blo Mo­re­da. Aho­ra es una na­ve fan­tas­ma.

LUZ DES­DE ALLA­RIZ

Allar­luz fue cons­trui­da en 1998 por el Ayun­ta­mien­to ou­ren­sano de Alla­riz, pe­ro per­te­ne­ce des­de el 2007 al gru­po ener­gé­ti­co gallego Nor­ven­to. El di­rec­tor co­mer­cial del gru­po lu­cen­se, Ma­nuel Pinilla, ex­pli­ca que la mo­ra­to­ria re­no­va­ble «se so­bre­lle­vó con do­lor» y que hu­bo mo­men­tos crí­ti­cos pa­ra la plan­ta, que no de­jó de fun­cio­nar, pe­ro ca­si.

Aho­ra «hay vi­da», re­su­me Pinilla. La com­pa­ñía ve con op­ti­mis­mo las opor­tu­ni­da­des que se pue­den abrir en la tran­si­ción ener­gé­ti­ca que pre­ci­sa­rá la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Pro­yec­tos nue­vos ma­ne­jan, pe­ro «pa­ra el des­pe­gue de es­te sec­tor ne­ce­si­ta­mos es­ta­bi­li­dad re­gu­la­to­ria y un mar­co re­tri­bu­ti­vo que ha­ga via­bles es­tas plan­tas» y que «re­co­noz­ca sus be­ne­fi­cios so­cia­les» co­mo fac­tor esen­cial que con­tri­bu­ye a la lim­pie­za de los mon­tes y, por tan­to, a la lu­cha con­tra los in­cen­dios fo­res­ta­les.

La cen­tral de Allar­luz es pe­que­ña, tie­ne una ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de 2,35 me­ga­va­tios y pro­du­ce en­tre 14.000 y 15.000 me­ga­va­tios ho­ra al año. Nor­ven­to po­see otra pa­re­ci­da en Gua­da­la­ja­ra. Am­bas fac­tu­ran 3,5 mi­llo­nes, se­gún Pinilla.

La fá­bri­ca de ener­gía con bio­ma­sa más po­ten­te de Ga­li­cia es la de co­ge­ne­ra­ción de En­ce, que la pas­te­ra de la ría de Pon­te­ve­dra uti­li­za bá­si­ca­men­te pa­ra au­to­abas­te­cer­se.

LA MA­YOR CEN­TRAL DE BIO­MA­SA

Pe­ro su pri­mer lu­gar en el po­dio tie­ne los me­ses con­ta­dos al sal­tar al ring re­no­va­ble una em­pre­sa de ori­gen fa­mi­liar ca­si des­co­no­ci­da has­ta aho­ra: Greenalia. Es­ta com­pa­ñía, con se­de en A Co­ru­ña, di­ri­gi­da por Ma­nuel García, ha des­em­pol­va­do un vie­jo pro­yec­to de plan­ta de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca con re­si­duos fo­res­ta­les pa­ra con­ver­tir­lo en el más im­por­tan­te de Es­pa­ña. Las obras ya han co­men­za­do en el con­ce­llo co­ru­ñés de Cur­tis, don­de en el 2020 em­pe­za­rá a fun­cio­nar una cen­tral de 49,9 me­ga­va­tios, más que las otras cua­tro jun­tas, ca­paz de ge­ne­rar 375,7 gi­ga­va­tios ho­ra, su­fi­cien­tes pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas de to­da la hos­te­le­ría de Ga­li­cia, se­gún la em­pre­sa.

La plan­ta de bio­ma­sa que es­tá cons­tru­yen­do Greenalia en Cur­tis es des­cen­dien­te di­rec­ta de otro de aque­llos con­cur­sos fa­lli­dos que lan­zó el bi­par­ti­to que go­ber­nó Ga­li­cia en­tre el 2005 y el 2009. Ese Eje­cu­ti­vo in­ten­tó im­pul­sar el sec­tor de la bio­ma­sa con­vo­can­do un pro­ce­di­mien­to pú­bli­co que no dio fru­to al­guno. Se pre­sen­ta­ron 48 pro­yec­tos que lue­go se en­car­gó de tum­bar de­fi­ni­ti­va­men­te el PP cuan­do re­con­quis­tó el Go­bierno gallego. Uno de ellos es­ta­ba fir­ma­do por una tal Re­no­va, aho­ra Greenalia. La plan­ta ini­cial era de 10 me­ga­va­tios —el con­cur­so au­to­nó­mi­co no per­mi­tía ins­ta­la­cio­nes más gran­des—, aho­ra mul­ti­pli­ca­da ca­si por cin­co. Esa pug­na po­lí­ti­ca en­tre el bi­par­ti­to y el Eje­cu­ti­vo que lo su­ce­dió pa­ra­li­zó el desa­rro­llo de la bio­ma­sa co­mo fuen­te de ener­gía eléc­tri­ca, que lue­go vol­vió a en­ca­jar otro gol­pe con la mo­ra­to­ria re­no­va­ble.

Tras más de diez años per­di­dos, Greenalia vio el cie­lo abier­to en el 2016, cuan­do el Go­bierno cen­tral de­ci­dió con­vo­car nue­vas subas­tas pa­ra in­cen­ti­var otra vez la ins­ta­la­ción de más plan­tas de tec­no­lo­gías lim­pias. La com­pa­ñía ga­lle­ga se hi­zo en una de esas pu­jas con 50 me­ga­va­tios de bio­ma­sa, los mis­mos que aho­ra es­tá desa­rro­llan­do.

Fuen­tes de la em­pre­sa ex­pli­can que la subas­ta les ga­ran­ti­za el co­bro de ca­si 100 eu­ros por me­ga­va­tio ho­ra pro­du­ci­do du­ran­te 25 años, su­fi­cien­tes pa­ra ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to. La in­ver­sión pre­vis­ta su­ma 113,7 mi­llo­nes. La ener­gé­ti­ca ga­lle­ga ha re­cu­rri­do a un prés­ta­mo de 50 mi­llo­nes del Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes; y a otro de 22 del ICO. Tam­bién re­ci­be ga­ran­tías pa­ra fi­nan­ciar otros 23 mi­llo­nes por par­te de or­ga­nis­mos co­mo el pro­pio Go­bierno fin­lan­dés, por­que la cal­de­ra de la plan­ta lle­va­rá el se­llo de ese país nór­di­co. Fuen­tes de Greenalia tam­bién de­ta­llan que otros 9 mi­llo­nes los con­se­gui­rán con la emi­sión de bo­nos ver­des por ese im­por­te. La em­pre­sa co­ti­za en el Mer­ca­do Alternativo Bur­sá­til (MAB).

La plan­ta con­su­mi­rá me­dio mi­llón de to­ne­la­das de bio­ma­sa fo­res­tal au­tóc­to­na, es de­cir, el 25 % de to­da la que se ge­ne­ra.

Tan­to Nor­ven­to co­mo Greenalia guar­dan en el ca­jón otros pro­yec­tos de bio­ma­sa sus­cep­ti­bles de desa­rro­llo. Tam­bién los tie­ne En­ce, que en el 2012 le pre­sen­tó a la Xun­ta una am­bi­cio­sa pro­pues­ta pa­ra ins­ta­lar en la co­mu­ni­dad tres plan­tas pa­ra apro­ve­char re­si­duos fo­res­ta­les, que su­ma­ban 130 me­ga­va­tios de po­ten­cia. La in­ver­sión que se ba­ra­ja­ba su­ma­ba los 450 mi­llo­nes y la com­pra de 1,3 mi­llo­nes de to­ne­la­das más de eu­ca­lip­to gallego. Na­da más se ha sa­bi­do de esas ins­ta­la­cio­nes, sal­vo que no se han eje­cu­ta­do. La pas­te­ra ase­gu­ra que man­tie­ne un pro­yec­to de plan­ta de bio­ma­sa pa­ra Pon­te­ve­dra, pe­ro es­te año co­men­zó las obras de una si­mi­lar en Huel­va.

La ines­ta­bi­li­dad del sec­tor con­de­nó re­cien­te­men­te al cie­rre a dos plan­tas de pe­llets y una de ge­ne­ra­ción

La cen­tral de Greenalia en Cur­tis pro­du­ci­rá a par­tir del 2020 ener­gía su­fi­cien­te pa­ra to­da la hos­te­le­ría ga­lle­ga

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.