Cua­tro par­ti­dos, 2 fren­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES

Las mu­ni­ci­pa­les es­tán ahí y, sin em­bar­go, no es­ta­mos des­ti­nan­do ni un se­gun­do a ha­blar de las ciu­da­des ¿A na­die le in­tere­sa? Es evi­den­te que no es así y es igual de evi­den­te que las de­ci­sio­nes que adop­te el Con­gre­so tie­nen una ma­yor ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia en nues­tra vi­da, y aquí sí hay pre­cam­pa­ña. Las es­pa­das es­tán en al­za. Y tan­to, que me atre­vo a de­cir que las pró­xi­mas elec­cio­nes ha­bla­re­mos de ideo­lo­gía. Ten­dre­mos que mi­rar a la tran­si­ción pa­ra ob­ser­var de­ba­tes si­mi­la­res.

La muer­te del dic­ta­dor per­mi­tió cons­truir una de­mo­cra­cia gó­ti­ca. Se nos mos­tró, a puer­tas abier­tas, el po­der del Es­ta­do fran­quis­ta, y se nos ex­pli­có que es­ta­ba ahí pa­ra ser­vir­nos. Y, a con­ti­nua­ción, se nos re­cor­dó que la luz del me­dio­día so­lo cae­ría so­bre el al­tar. Po­drían ha­ber de­ci­di­do que ilu­mi­na­se la na­ve cen­tral, abar­can­do a to­dos, pe­ro no fue así. Nos con­ven­cie­ron de que lo na­tu­ral era que so­lo se des­pa­rra­ma­se so­bre los que tie­nen ac­ce­so al áb­si­de y ese es­pa­cio, nos in­sis­tie­ron, es de ac­ce­so res­trin­gi­do. Se nos re­cor­dó que Dios, el Es­ta­do, es­tá ahí, pe­ro tam­bién su Igle­sia. Así cons­trui­mos una es­tric­ta y re­fi­na­da par­ti­to­cra­cia, un sis­te­ma que, co­mo su­gi­rió el fi­ló­so­fo Gus­ta­vo Bueno, se con­so­li­dó co­mo una de­for­ma­ción de la de­mo­cra­cia, don­de ca­da par­ti­do tie­ne sis­te­má­ti­ca­men­te que ata­car al otro. Por ello, el bi­par­ti­dis­mo real no so­lo en­ca­ja­ba, sino que iba más allá, era ne­ce­sa­rio y, en es­te sen­ti­do, que am­bas fuer­zas se au­to­de­fi­nie­sen co­mo es­ta­ta­lis­tas, fa­ci­li­tó su con­so­li­da­ción. ¿Por qué des­ha­cer­se de los ins­tru­men­tos de po­der que con tan­to te­són ha­bía crea­do el dic­ta­dor du­ran­te cua­ren­ta años?

Por ello, las con­tien­das elec­to­ra­les se mos­tra­ron, en el cam­po ideo­ló­gi­co, in­sul­sas. Se bus­ca­ron di­fe­ren­cias aje­nas a lo sus­tan­cial, más cen­tra­das en el cam­po de la éti­ca, la mo­ral o lo pe­nal, co­mo el es­ta­do de la co­rrup­ción, el pa­pel de la Igle­sia, o el for­ta­le­ci­mien­to de me­di­das de ca­rác­ter pro­gre­sis­ta o con­ser­va­dor, se­gún fue­ra el po­nen­te, PSOE o PP.

Me te­mo que al­go es­tá cam­bian­do y es­to se le de­be a Pa­blo igle­sias. El lí­der de Po­de­mos ha sa­ca­do sus lí­neas pro­gra­má­ti­cas y Sán­chez, pi­dien­do tiem­po, las ha com­pra­do, de tal mo­do que ya no se sa­be quién es el im­pul­sor. En to­do ca­so, es evi­den­te que una coa­li­ción PSOE-Po­de­mos ten­drá co­mo ob­je­ti­vo un nue­vo pa­pel del Es­ta­do, que no una nue­va de­mo­cra­cia, y que es­te pi­vo­ta­rá so­bre la re­dis­tri­bu­ción. Es­to su­po­ne un cam­bio sus­tan­cial so­bre la so­cial­de­mo­cra­cia de Fe­li­pe Gon­zá­lez, ya que se re­em­pla­za el prin­ci­pio de igual­dad de opor­tu­ni­da­des por el de la re­dis­tri­bu­ción. Ya ve, vi­ve en el bos­que de Sher­wood, y us­ted sin en­te­rar­se. Más com­ple­jo se­rá sa­ber quién es Juan sin Tie­rra, el go­ber­nan­te que san­gra­ba a tri­bu­tos a aque­llos que no le eran lea­les.

An­te la nue­va ar­ti­lle­ría pro­gra­má­ti­ca de Sán­chez-Igle­sias se es­tán le­van­tan­do, al me­nos, dos fren­tes, los li­de­ra­dos por Ca­sa­do y Ri­ve­ra. En cuan­to a Ciu­da­da­nos, es de es­pe­rar una ba­te­ría de pro­pues­tas de ca­rác­ter li­be­ral, que, si es­tán en con­so­nan­cia con su dis­cur­so pú­bli­co, de­be­rían ve­nir acom­pa­ña­das de re­for­mas es­truc­tu­ra­les de nues­tra de­mo­cra­cia. El enig­ma re­si­de en Ca­sa­do. La re­su­rrec­ción de Az­nar, y su dis­cur­so li­be­ral, es­ti­mu­la­da por la nue­va di­rec­ción po­pu­lar, ha­cen pre­sa­giar, por un la­do, un aban­dono del es­ta­ta­lis­mo que du­ran­te tan­tos años acom­pa­ñó a los lí­de­res de Gé­no­va y, por otro, una bús­que­da del es­pa­cio po­lí­ti­co de Ciu­da­da­nos. Si es­ta di­ná­mi­ca se sos­tie­ne, es­ta­re­mos ha­blan­do de una con­tien­da elec­to­ral ba­sa­da en dos gran­des fren­tes ideo­ló­gi­cos, uno que re­cla­ma­rá me­nos Es­ta­do y más Es­pa­ña, y otro que de­fen­de­rá más Es­ta­do y me­nos Es­pa­ña. In­tere­san­te, y no por el de­ba­te so­bre Es­pa­ña, al que ya es­ta­mos acos­tum­bra­dos, sino por­que, por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria re­cien­te, abor­da­ría­mos los pros y los con­tras del es­ta­ta­lis­mo eco­nó­mi­co.

| MARTA FER­NÁN­DEZ JA­RA

Ca­sa­do se in­cli­na por re­flo­tar las po­lí­ti­cas de Az­nar ale­ja­das del es­ta­ta­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.