¿ Y TÚ DE QUIÉN ERES?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

Esa tí­pi­ca pre­gun­ta de los pai­sa­nos ga­lle­gos, «¿e tí de quén eres?», cu­ya res­pues­ta ha­cía des­apa­re­cer las des­con­fian­zas an­te el des­co­no­ci­do, co­bra es­tos días vi­gen­cia en la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca mun­dial. Por­que el per­te­ne­cer a una fa­mi­lia co­no­ci­da y de bue­na repu­tación abre las puer­tas de las ca­sas a cual­quie­ra. Y en la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca, ir so­lo por la vi­da, no te­ner pa­dri­nos, no per­te­ne­cer a nin­gu­na ca­sa con bue­na repu­tación, ge­ne­ra des­con­fian­zas. De ahí que en los úl­ti­mos años ha­ya­mos vis­to mo­vi­mien­tos en es­te sen­ti­do. Los solitarios y aban­do­na­dos han si­do adop­ta­dos por grandes gru­pos. So­lo hay que fi­jar­se en Chrys­ler, aún re­cor­da­mos a Ja­guar y Land Ro­ver y en los úl­ti­mos días nos so­bre­sal­tó la com­pra de Opel, aho­ra aco­gi­do en la ca­sa de PSA en Pa­rís.

Y es que pue­de ser una com­pra o una alian­za cru­za­da, co­mo fue el ca­so de Re­nault y Nis­san, lo que ha­ga cam­biar de es­ta­tus a una mar­ca. Ba­jo el pa­ra­guas de un gru­po se com­pra me­jor a los pro­vee­do­res, se pue­den ha­cer be­ne­fi­cio­sas joint ven­tu­re pro­du­cien­do el mis­mo vehícu­lo pa­ra di­fe­ren­tes mar­cas y se apro­ve­chan las si­ner­gias tec­no­ló­gi­cas. Que se lo di­gan si no al pri­mer gru­po au­to­mo­vi­lís­ti­co mun­dial, Volks­wa­gen, que em­plea pla­ta­for­mas, mo­to­ri­za­cio­nes y sis­te­mas de se­gu­ri­dad co­mu­nes pa­ra cin­co o seis de sus mar­cas al mis­mo tiem­po.

Cuan­to más vo­lu­men mue­vas, más gran­de es el pa­ra­guas que te co­bi­ja y aho­ra mis­mo en Eu­ro­pa el gru­po PSA, con la com­pra de Opel, que le pro­por­cio­na­rá unas ven­tas adi­cio­na­les de al­re­de­dor de un mi­llón de vehícu­los más al año, ha cam­bia­do el ma­pa co­lo­cán­do­se co­mo se­gun­do pro­duc­tor eu­ro­peo, muy cer­ca ade­más de Volks­wa­gen. Y eso ha­rá que pron­to ven­gan otros mo­vi­mien­tos for­za­dos por la nue­va si­tua­ción.

Aho­ra mis­mo ya em­pe­za­ron los ru­mo­res, en el mis­mo sa­lón del Au­to­mó­vil de Gi­ne­bra, con un de­jar­se que­rer por par­te de Ser­gio Mar­chi­on­ne, el CEO del gru­po Fiat, que an­tes de su anun­cia­da ju­bi­la­ción le ha­ce oji­tos a la pro­pia Volks­wa­gen, a pe­sar de que Matt­hias Mü­ller lo ha­ya des­men­ti­do, e in­clu­so a Car­los Ghosn, pre­si­den­te de la alian­za Re­nault-Nis­san, que es un au­tén­ti­co ex­per­to en mo­ver­se so­bre el ma­pa de fu­sio­nes y com­pras.

Ha­brá que se­guir aten­ta­men­te es­ta lí­nea, pe­ro tam­bién los puen­tes que la pro­pia Volks­wa­gen tien­de aho­ra ha­cia el mer­ca­do orien­tal y más con­cre­ta­men­te ha­cia el hin­dú, en una alian­za con Ta­ta (ac­tual pro­pie­ta­ria de Ja­guar y Land Ro­ver). Pa­ra Volks­wa­gen, la im­por­tan­cia de Ta­ta no ra­di­ca en sus dos mar­cas bri­tá­ni­cas de lujo, sino en la ca­pa­ci­dad de fa­bri­car co­ches muy eco­nó­mi­cos, ade­cua­dos a grandes mer­ca­dos de eco­no­mías emer­gen­tes, al­go en lo que los ale­ma­nes no han con­se­gui­do mu­chos re­sul­ta­dos. Pre­ci­sa­men­te, Ta­ta pre­sen­tó en Gi­ne­bra un pe­que­ño de­por­ti­vo bi­pla­za, el Ta­mo, tra­tan­do de aban­do­nar esa ima­gen low cost que siem­pre le acom­pa­ña.

Se aven­tu­ran tiem­pos con­vul­sos en la au­to­mo­ción mun­dial, que pue­den cam­biar el ma­pa de los grandes gru­pos. Ford, so­bre to­do su di­vi­sión eu­ro­pea, con fá­bri­cas en el Reino Uni­do y Es­pa­ña y ale­ja­da de los pun­tos de de­ci­sión de la com­pa­ñía en De­troit, es otra de las que po­drían en­trar en el jue­go, si­guien­do los pa­sos de Opel. Y a to­do es­to los grandes y po­de­ro­sos fa­bri­can­tes chi­nos, con gran po­der eco­nó­mi­co, tam­po­co se van a que­dar quie­tos y po­drían en­trar co­mo ti­bu­ro­nes ávi­dos de co­mer­se al pez chi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.