¿NE­CE­SI­TO COM­PRAR UN CO­CHE?

ESA ES LA PRE­GUN­TA QUE SE ES­TÁN HA­CIEN­DO MU­CHAS PER­SO­NAS EN MA­DRID, AUN­QUE SE SU­PO­NE QUE EN EL FU­TU­RO TAM­BIÉN EN OTRAS CIU­DA­DES ES­PA­ÑO­LAS. Y ES QUE LOS PRO­BLE­MAS DE APAR­CA­MIEN­TO Y LAS RES­TRIC­CIO­NES DE TRÁ­FI­CO PUE­DEN CON­VER­TIR EL «CARS­HA­RING», EL AL­QUI­LER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - EN PORTADA - Por Juan Ares

El cars­ha­ring es la pa­la­bra que se ha pues­to de mo­da y que su­po­ne una nue­va for­ma de en­ten­der la mo­vi­li­dad en un vehícu­lo por las ciu­da­des. De mo­men­to so­lo se pue­de po­ner en prác­ti­ca en Ma­drid, gra­cias a dos em­pre­sas, Car2­Go y Emov, que en­tre am­bas han pues­to en las ca­lles mil vehícu­los eléctricos que se pue­den al­qui­lar en el si­tio en el que se en­cuen­tren du­ran­te el tiem­po que ne­ce­si­te­mos. El éxi­to que han te­ni­do, en el ca­so de Emov, ya cuen­ta con 100.000 usua­rios en so­lo cua­tro me­ses, les va a lle­var pron­to a son­dear su im­plan­ta­ción en Barcelona y a es­ca­la tam­bién en otras ciu­da­des es­pa­ño­las.

Car2­Go y Emov fun­cio­nan de for­ma muy pa­re­ci­da. El que quie­re usar sus vehícu­los so­lo tie­ne que dar­se de al­ta a tra­vés de su pá­gi­na web, re­gis­tran­do una tar­je­ta de cré­di­to don­de se ha­rán los car­gos por la uti­li­za­ción de los vehícu­los. Des­pués so­lo ten­drán que ba­jar­se una apli­ca­ción pa­ra su mó­vil, con la que rea­li­za­rán to­da la ges­tión de bús­que­da de co­ches más cer­ca­nos. En el mó­vil apa­re­ce la si­tua­ción de los co­ches li­bres, el usua­rio eli­ge uno y lo blo-

quea has­ta lle­gar a él. Una vez allí, con una cla­ve (pin) ac­ce­de al co­che y lo uti­li­za el tiem­po que quie­ra y en un es­pa­cio con los lí­mi­tes de la M30, en el ca­so de Ma­drid. Una vez aca­ba­da la uti­li­za­ción del co­che, el usua­rio lo apar­ca­rá en cual­quier pla­za de apar­ca­mien­to con­tro­la­do (en Ma­drid son gra­tui­tas pa­ra los co­ches eléctricos) y es­te vol­ve­rá a que­dar dis­po­ni­ble pa­ra cual­quier otro usua­rio.

Se­gún los mi­nu­tos uti­li­za­dos la em­pre­sa car­ga­rá la fac­tu­ra en la cuen­ta del usua­rio (a ra­zón de 0,19 eu­ros por mi­nu­to).

Es­te sis­te­ma sen­ci­llo de uti­li­za­ción por tiem­po tie­ne li­mi­ta­cio­nes en cuan­to al es­pa­cio, que de­be que­dar res­trin­gi­do al ám­bi­to ur­bano, por lo que no es un sus­ti­tu­to del co­che par­ti­cu­lar, sino del transporte pú­bli­co o del taxi.

Pe­ro mu­chos usua­rios so­lo ne­ce­si­tan el co­che en esas si­tua­cio­nes y son los que pue­den pre­gun­tar­se si les com­pen­sa com­prar co­che. La ven­ta­ja del cars­ha­ring es que nos li­bra­mos del man­te­ni­mien­to, de los se­gu­ros e im­pues­tos que ge­ne­ra el co­che par­ti­cu­lar, así co­mo de los cos­tes del apar­ca­mien­to en la ciu­dad. Por con­tra, los in­con­ve­nien­tes son la im­po­si­bi­li­dad de uti­li­zar el co­che sin lí­mi­tes es­pa­cia­les, en re­co­rri­dos fue­ra del cas­co ur­bano, o la uti­li­za­ción con­ti­nua y pro­lon­ga­da du­ran­te mu­chas ho­ras dia­rias que no ha­ría ren­ta­ble el cars­ha­ring.

Las di­fe­ren­cias aho­ra mis­mo en­tre Car2­Go y Emov son que ca­da una es­tá aso­cia­da a un gru­po au­to­mo­vi­lís­ti­co. Car2­Go al ale­mán Daim­ler y por eso em­plea los pe­que­ños Smart Fort­wo ED, con so­lo dos pla­zas y po­co es­pa­cio pa­ra bol­sas u otros ob­je­tos. Los Emov per­te­ne­cen al gru­po fran­cés PSA y uti­li­zan los Ci­troën C-Ze­ro, de cua­tro pla­zas, al­go más gran­des. Pe­ro el cars­ha

ring es go­lo­so pa­ra cual­quier fa­bri­can­te y otros gru­pos co­mo BMW y Re­nault-Nis­san ya es­tán es­tu­dian­do el ne­go­cio, con sus vehícu­los i3 y Zoe-Leaf, res­pec­ti­va­men­te.

La fa­ci­li­dad de ac­ce­so al sis­te­ma de al­qui­ler por tiem­po es una de sus gran­des ven­ta­jas (aun­que Car2­Go obli­ga a pa­sar por una au­to­es­cue­la o por los con­ce­sio­na­rios de Mer­ce­des-Smart pa­ra com­pul­sar la va­li­dez del per­mi­so de con­du­cir) y su pro­pa­ga­ción es im­pa­ra­ble. Otros es­ce­na­rios co­mo ciu­da­des me­dia­nas no se des­car­tan, ya sea pa­ra los gran­des gru­pos au­to­mo­vi­lís­ti­cos o pa­ra em­pre­sas de al­qui­ler más pe­que­ñas. Es­to no ha he­cho más que em­pe­zar.

Los gran­des gru­pos del au­to­mó­vil ya ven el cars­ha­ring co­mo un nue­vo ca­nal de ne­go­cio

EL MÓ­VIL CO­MO HE­RRA­MIEN­TA

A tra­vés de una apli­ca­ción en el mó­vil po­de­mos saber a qué dis­tan­cia te­ne­mos el co­che más cer­cano, re­ser­var­lo du­ran­te 20 mi­nu­tos y ac­ce­der a él pul­san­do un pin de usua­rio que des­blo­quea sus puer­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.