LA MO­VI­LI­DAD EX­PLO­RA NUE­VAS FRON­TE­RAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

En los años se­sen­ta y se­ten­ta, Es­pa­ña se re­cu­pe­ra­ba eco­nó­mi­ca­men­te y de re­pen­te a los es­pa­ño­les les em­pe­za­ron a ven­der que el me­jor sín­to­ma de la pros­pe­ri­dad era apar­car un fla­man­te Seat 600, un Sim­ca 1000 o un Re­nault 8 a la puer­ta de ca­sa. Así co­men­za­mos a mo­to­ri­zar un país que en­se­gui­da asu­mió que cuan­to más gran­de era el co­che, ma­yor era el Es­ta­tus de su pro­pie­ta­rio.

En aquel mo­men­to no ha­bía pro­ble­mas pa­ra apar­car, ni si­quie­ra en las ca­lles más cén­tri­cas de las ciu­da­des, las ho­ras pun­ta se li­mi­ta­ban a vol­ver los do­min­gos de la pla­ya por las es­tre­chas ca­rre­te­ras del li­to­ral y no aso­ma­ba ni ras­tro de nu­bes ne­gras de hu­mo en­ci­ma de las ciu­da­des.

Me­dio si­glo des­pués el pa­no­ra­ma ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te y aho­ra el co­che tie­ne mu­cho de so­lu­ción, pe­ro tam­bién de pro­ble­ma. Apar­car en las gran­des ciu­da­des, co­mo Ma­drid o Barcelona, o cir­cu­lar por sus cir­cun­va­la­cio­nes em­pie­za a re­sul­tar una ta­rea im­po­si­ble, mien­tras un man­to ne­gro ame­na­za­dor, cu­ya úni­ca cau­sa no es el au­to­mó­vil, en­vuel­ve de os­cu­ros pre­sa­gios la sa­lud de sus ha­bi­tan­tes.

Y la pro­pia so­cie­dad em­pie­za a in­ven­tar una nue­va mo­vi­li­dad. Pri­me­ro es la bi­ci­cle­ta la que aso­ma en las ciu­da­des, lim­pia y eco­nó­mi­ca, sa­lu­da­ble in­clu­so. Des­pués, las tec­no­lo­gías nos des­cu­bren a rit­mo de bla, bla, que mu­cha gen­te es­tá dis­pues­ta a com­par­tir su co­che y aho­rrar di­ne­ro. In­clu­so es­tá bien vis­to lo de op­ti­mi­zar el em­pleo del co­che, ya que no es lo mis­mo emi­tir 120 gra­mos de Co2 por ki­ló­me­tro yen­do uno que re­par­tién­do­lo en­tre cin­co. Em­pe­za­mos a te­ner con­cien­cia me­dioam­bien­tal al vo­lan­te. An­tes co­gía­mos el co­che has­ta pa­ra com­prar el pan a la vuel­ta de la es­qui­na. Aho­ra las ciu­da­des se pea­to­na­li­zan y ca­mi­nar es una for­ma de so­cia­li­zar con nues­tros ve­ci­nos, fa­mi­lia­res y ami­gos.

La úl­ti­ma re­vo­lu­ción vie­ne del co­che com­par­ti­do, imi­tan­do lo que ya se ha­ce en mu­chas ciu­da­des con las bi­ci­cle­tas de al­qui­ler por tiem­po. En Ma­drid ya fun­cio­na y el ne­go­cio su­pera las ex­pec­ta­ti­vas que te­nían Mer­ce­des-Daim­ler y PSA, los gru­pos au­to­mo­vi­lís­ti­cos que es­tán de­trás de las dos ini­cia­ti­vas que se pu­sie­ron en mar­cha.

Pa­ra la in­dus­tria del au­to­mó­vil, es­te cam­bio en la mo­vi­li­dad es im­por­tan­te. Los eu­ro­peos de las ciu­da­des ya no tie­nen tan­to in­te­rés por la pro­pie­dad co­mo en los años se­ten­ta y so­bre to­do a los jó­ve­nes les in­tere­sa más el uso. Así que aflo­ra­rán los au­to­mó­vi­les de «usar y de­jar», que es el nue­vo con­cep­to. Nos ol­vi­da­mos de pa­gar im­pues­tos, apar­ca­mien­tos, echar­le ga­so­li­na o cam­biar­le las rue­das. Es un aquí te pi­llo, aquí te ma­to y ol­ví­da­te de mí. Pa­ra al­gu­nos, des­de lue­go, muy có­mo­do.

Y los gru­pos au­to­mo­vi­lís­ti­cos bus­can nue­vas so­lu­cio­nes y nos di­cen que te pue­des lle­var un co­che de sus con­ce­sio­na­rios y so­lo pa­ga­rás por él una cuota se­gún los ki­ló­me­tros que le ha­gas al mes. Y que cuan­do te can­ses de­vuel­ves el co­che y te ol­vi­das de él, o lo cam­bias por otro mo­de­lo que te gus­te más. Es muy có­mo­do, es más prác­ti­co, aho­rra­mos di­ne­ro. So­lo hay que cam­biar el chip de que lo im­por­tan­te de un co­che no es te­ner­lo, sino usar­lo. Tal vez in­clu­so los con­ce­sio­na­rios se trans­for­men en cen­tros de dis­tri­bu­ción de au­to­mó­vi­les, más allá de la ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.