UN AME­RI­CANO EN TU­RÍN

UNA LAR­GA LIS­TA DE AU­TO­MÓ­VI­LES ITA­LIA­NOS, IN­CLU­YEN­DO MAG­NÍ­FI­COS MO­DE­LOS DE FE­RRA­RI, LLE­VAN LA FIR­MA DE UN AR­QUI­TEC­TO DE ORI­GEN HO­LAN­DÉS NA­CI­DO EN DETROIT, QUE DU­RAN­TE 50 AÑOS SE HA MAN­TE­NI­DO EN LA ÉLI­TE DE LOS GRAN­DES DISEÑADORES.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - HISTORIA - Por Ig­na­cio Fe­rrei­ro González

Re­cor­dar a El­vis Pres­ley pe­gán­do­le tres ti­ros a su De To­ma­so Pan­te­ra en el ga­ra­je de Gra­ce­land uno de los días en que se re­sis­tía a arran­car no de­ja en buen lu­gar a un mo­de­lo que es sin em­bar­go un mag­ní­fi­co re­pre­sen­tan­te de los su­per­de­por­ti­vos de los años 70, con la par­ti­cu­la­ri­dad de ser pro­duc­to de una po­co usual co­la­bo­ra­ción en­tre un gran fa­bri­can­te ame­ri­cano y un pe­que­ño cons­truc­tor ita­liano de au­to­mó­vi­les de­por­ti­vos y de com­pe­ti­ción.

Ford, que bus­can­do un de­por­ti­vo con el que com­pe­tir con los mo­de­los de sus ri­va­les ya ha­bía in­ten­ta­do sin éxi­to ad­qui­rir Fe­rra­ri, es­ta­ble­cía en 1969 una alian­za con Ale­jan­dro De To­ma­so pa­ra fi­nan­ciar el pro­yec­to del nue­vo mo­de­lo, su­mi­nis­trar los mo­to­res V8 que lo equi­pa­rían y asu­mir su dis­tri­bu­ción en Es­ta­dos Uni­dos. Por su par­te De To­ma­so, que ya te­nía la ex­pe­rien­cia de ha­ber uti­li­za­do mo­to­res Ford en sus an­te­rio­res de­por­ti­vos, el Va­lle­lun­ga y el Man­gus­ta, con­ta­ba con un equi­po téc­ni­co ex­cep­cio­nal pa­ra es­te pro­yec­to: Ne­llo Ugo­lo­ni, que ha­bía di­ri­gi­do los equi­pos de com­pe­ti­ción de Fe­rra­ri y Ma­se­ra­ti, y los in­ge­nie­ros Molinari, Be­llen­ta­ni y, es­pe­cial­men­te, Gian­pao­lo Da­lla­ra, to­dos ellos con ex­pe­rien­cia an­te­rior en Fe­rra­ri, Ma­se­ra­ti o Lam­borg­hi­ni. Co­mo re­sul­ta­do de es­ta alian­za se fa­bri­ca­ría en Mó­de­na el Pan­te­ra, un de­por­ti­vo de motor cen­tral pre­sen­ta­do en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Nue­va York en mar­zo de 1970. El Pan­te­ra se man­ten­dría en pro­duc­ción du­ran­te más de 20 años en sus dis­tin­tas ver­sio­nes, in­clu­yen­do el Pan­te­ra II o Pan­te­ra 200 de 1991 que se co­mer­cia­li­za­ría has­ta 1995, y aún en el 2001 se pro­du­ci­ría un frus­tra­do in­ten­to de lan­zar una ver­sión re­no­va­da. Ha­ría ade­más in­cur­sio­nes en los cir­cui­tos, aun­que con re­sul­ta­dos dis­cre­tos, en­tre los que so­bre­sa­len las vic­to­rias en Imo­la y Hoc­ken­heim en el Cam­peo­na­to Eu­ro­peo de Gran Tu­ris­mo de 1973.

El ex­te­rior del Pan­te­ra se ha­bía en­co­men­da­do a Ca­rroz­ze­ría Ghia, pre­si­di­da en­ton­ces por Ale­jan­dro De To­ma­so y que en el mis­mo año 1970 se­ría ad­qui­ri­da por Ford. La lla­ma­ti­va ca­rro­ce­ría fue pro­yec­ta­da por su di­rec­tor de di­se­ño, Tom Tjaar­da: ex­tre­ma­da­men­te ba­ja, con una al­tu­ra to­tal de 1,10 me­tros, un mo­rro lar­go y cu­nei­for­me que alo­ja­ba la rue­da de re­cam­bio y en el que se ocul­ta­ban los fa­ros es­ca­mo­tea­bles, en­tra­das de ai­re la­te­ra­les, y una za­ga en pun­ta, con unas lí­neas tra­pe­zoi­da­les que le otor­ga­ban una ae­ro­di­ná­mi­ca muy fa­vo­ra­ble y una ajus­ta­da com­bi­na­ción de agre­si­vi­dad y ele­gan­cia.

Tom Tjaar­da, na­ci­do en Detroit en 1934 co­mo Ste­vens Thom­pson Tjaar­da Van Star­ken­berg, hi­jo del tam­bién di­se­ña­dor de au­to­mó­vi­les de ori­gen ho­lan­dés John Tjaar­da, re­pre­sen­ta un ca­so po­co fre­cuen­te en­tre los gran­des diseñadores de su­per­de­por­ti­vos de su épo­ca, ma­yo­ri­ta­ria­men­te ita­lia­nos. Ha­bía cur­sa­do es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan gra­duán­do­se en 1958, y aquel mis­mo año, gra­cias a la re­co­men­da­ción de un pro­fe­sor, se tras­la­da­ría a Tu­rín pa­ra tra­ba­jar a las ór­de­nes de Lui­gi Se­gre en Ca­rroz­ze­ria Ghia. Asen­ta­do de­fi­ni­ti­va­men­te en Ita­lia, y tras de­jar Ghia, se in­cor­po­ra­ría a Pi­nin­fa­ri­na en 1961, co­la­bo­ra­ría con Gior­get­to Giu­gia­ro y vol­ve­ría a Ghia ya co­mo di­rec­tor de di­se­ño en 1968. En 1977 se in­cor­po­ra­ría a Fiat pa­ra ocu­par el car­go de di­rec­tor de Di­se­ño Avan­za­do has­ta 1980, fe­cha en la co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra Ray­ton Fis­so­re. Fi­nal­men­te en 1984 es­ta­ble­ce­ría su pro­pia em­pre­sa en Tu­rín, ini­cial­men­te co­mo Di­men­sio­ne De­sign y pos­te­rior­men­te co­mo Tjaar­da De­sign, des­de la que ha co­la­bo­ra­do con fa­bri­can­tes co­mo Chrys­ler, As­ton Martin o Bu­gat­ti, en­tre mu­chos otros.

Su lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal ha­ce que la re­la­ción de mo­de­los di­se­ña­dos por Tjaar­da sea tan abun­dan­te en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad, in­clu­yen­do to­do ti­po de au­to­mó­vi­les, des­de uti­li­ta­rios tan po­pu­la­res co­mo el Ford Fies­ta, di­se­ña­do por Tjaar­da pa­ra Ghia en 1972 ba­jo el nom­bre de Pro­jet Wolf, el Lan­cia Y10 (1978) o el resty­ling del Fiat Rit­mo co­mo Seat Ron­da (1981); has­ta to­do­te­rre­nos co­mo el Ray­ton-Fis­so­re Magnum (1985). Por su vis­to­si­dad y ele­gan­cia sus di­se­ños más ad­mi­ra­dos, y los que más han in­flui­do en au­to­mó­vi­les pos­te­rio­res, son sin em­bar­go de­por­ti­vos y des­ca­po­ta­bles, en­tre los que des­ta­can su pro­pues­ta del Cor­vet­te Ron­di­ne de 1963, el Fe­rra­ri 330 GT 2+2 del mis­mo año, el Fe­rra­ri 365 GT Ca­li­for­nia Spy­der de 1966, o el po­pu­lar Fiat 124 Spi­der, tam­bién de 1966.

« En­tre los gran­des di­se­ños de Tjaar­da con­ver­ti­dos en clá­si­cos des­ta­ca tam­bién el Fiat 124 Spi­der del año 1966

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.