A CA­RRE­RAS CON EL CA­MIÓN

SE CONS­TRU­YÓ EN 1954 AN­TE LA NE­CE­SI­DAD DE TRANS­POR­TAR EN EL ME­NOR TIEM­PO PO­SI­BLE UN BÓ­LI­DO AVE­RIA­DO DES­DE CUAL­QUIER CIR­CUI­TO EU­RO­PEO HAS­TA LA FÁ­BRI­CA DE STUTTGART Y Y DEVOLVERLO AL MIS­MO JUS­TO A TIEM­PO PA­RA COM­PE­TIR. ERA UN HÍ­BRI­DO EN­TRE UN DE­POR­TI­VO Y UN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - HISTORIAS DE CHAPA - Por Óscar Ayerra

Se ga­nó el apo­do de «el mi­la­gro azul», de­mos­tran­do que vo­la­ba por las ca­rre­te­ras eu­ro­peas lle­van­do a su lo­mo los bó­li­dos más ve­lo­ces de cir­cui­to en cir­cui­to, lle­gan­do en tiem­po ré­cord a ca­da ci­ta. Era una ca­de­na de su­mi­nis­tro rá­pi­da y efi­caz. En aque­llos tiem­po los me­cá­ni­cos po­co po­dían ha­cer si en los en­tre­na­mien­tos el vehícu­lo su­fría al­gún ti­po de con­tra­tiem­po se­rio, he­cho que en la ma­yo­ría de los ca­sos sig­ni­fi­ca­ba per­der el gran premio por la im­po­si­bi­li­dad de re­gre­sar a tiem­po con el co­che re­pa­ra­do des­de la fá­bri­ca cen­tral de la mar­ca en Stuttgart.

TRES EN UNO

Ba­jo su pin­tu­ra azul es­con­de una ca­rro­ce­ría fa­bri­ca­da de for­ma ar­te­sa­nal a par­tir de tres mo­de­los Mer­ce­des; uno de los de­por­ti­vos más fa­mo­sos de la mar­ca, el 300 SL alas de ga­vio­ta de 1952, apor­ta­ba su motor y la pa­rri­lla tan ca­rac­te­rís­ti­ca; el cha­sis pro­ve­nía del Mer­ce­des 300 se­dán, y la ca­bi­na del 180 fa­mi­liar. Fue am­plia­do en­tre ejes y con unos vo­la­di­zos has­ta el in­fi­ni­to, lo que lo lle­va­ron has­ta los 6,75 me­tros de lar­go, pe­ro con una al­tu­ra de so­lo 1,75 me­tros lo que le da­ba una ma­yor es­ta­bi­li­dad. La esen­cia Mer­ce­des la lle­va­ba en su ADN. El úni­co com­po­nen­te rea­li­za­do ex-pro­fe­so fue la lu­na pos­te­rior, cu­ya ex­tra­ña for­ma in­ver­ti­da se de­be a la ne­ce­si­dad de de­jar si­tio pa­ra uno de los Mer­ce­des de com­pe­ti­ción ca­re­na­do

Lar­go, ba­jo y rá­pi­do eran tres de sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Mien­tras otros trans­por­tes de co­ches ape­nas lle­ga­ban a los 90 km/h, es­te con­ta­ba con un motor de 192 caballos de in­yec­ción di­rec­ta que lo lan­za­ba has­ta los 170 km/h con el co­che de ca­rre­ras a su es­pal­da. To­do un ré­cord pa­ra un ca­mión car­ga­do. En aque­llos cir­cui­tos in­clu­so rea­li­za­ba una la­bor de már­ke­ting, ya que me­jo­ra­ba la per­cep­ción de mar­ca al pre­sen­tar un ca­mión rá­pi­do y fu­tu­ris­ta, al igual que las fle­chas de plata.

La re­ti­ra­da de Mer­ce­des de la com­pe­ti­ción en 1955 hi­zo que su la­bor se os­cu­re­cie­se sir­vien­do va­rios años co­mo me­dio pro­mo­cio­nal de la mar­ca. In­clu­so via­jó a EE.UU. En 1957 vol­vió a la fac­to­ría de Stuttgart, don­de el ca­mión ago­ni­zó en un ga­ra­je has­ta que en 1967 fue eli­mi­na­do. La mar­ca qui­so en­men­dar su error cons­tru­yen­do una ré­pli­ca exac­ta en 1993, al­go que cul­mi­nó en el 2001. Hoy si­gue vo­lan­do, pe­ro en la ima­gi­na­ción de los en­tu­sias­tas que vi­si­tan el mu­seo de Mer­ce­des en Stuttgart.

HAS­TA EL MÍ­NI­MO DE­TA­LLE

La nue­va ré­pli­ca se cons­tru­yó en una em­pre­sa ale­ma­na. Se tu­vo en cuen­ta has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle. El te­ji­do de los asien­tos es una co­pia exac­ta al ori­gi­nal del SL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.