EL SEAT IBI­ZA, SÍM­BO­LO DEL MA­DE IN SPAIN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

Es­te mes abri­mos nues­tro su­ple­men­to de Ex­tra ON con el nue­vo Seat Ibi­za, que lle­ga en ju­nio a los con­ce­sio­na­rios y que sim­bo­li­za co­mo nin­gún otro mo­de­lo el éxi­to del Ma­de in Spain de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca es­pa­ño­la, ca­paz de fa­bri­car co­ches con una al­tí­si­ma ca­li­dad y tec­no­lo­gía y con unos cos­tes de pro­duc­ción y ren­ta­bi­li­dad sin pa­ran­gón en to­da Eu­ro­pa.

El Ibi­za lle­va 33 años en el mer­ca­do, ha con­se­gui­do con­quis­tar a más de 5,4 mi­llo­nes de clien­tes de to­do el con­ti­nen­te, se fa­bri­ca en Martorell y su de­sa­rro­llo tam­bién se ha he­cho en Bar­ce­lo­na, aun­que en el ca­so del nue­vo mo­de­lo su pla­ta­for­ma sea co­mún pa­ra el gru­po Volks­wa­gen. Pa­ra su pro­duc­ción, que ya em­pie­za, ha ne­ce­si­ta­do de una in­ver­sión de 900 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro se­gu­ra­men­te el fu­tu­ro de la mar­ca es­tá pues­to en buena medida en el éxi­to de es­te mo­de­lo. Seat tie­ne aho­ra mis­mo al ac­tual Ibi­za y al León en las pri­me­ras po­si­cio­nes de ven­tas del mer­ca­do es­pa­ñol y sus ma­tri­cu­la­cio­nes au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te en ca­si to­dos los paí­ses eu­ro­peos, ayu­da­das tam­bién por el éxi­to de su nue­vo cros­so­ver Ate­ca.

Pe­ro el Ibi­za no es el úni­co ex­po­nen­te de una in­dus­tria de la que te­ne­mos que sen­tir­nos or­gu­llo­sos. Sin ir más lejos, en Ga­li­cia tam­bién apor­ta­mos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a ese Ma­de in Spain con los pro­duc­tos que sa­len de la fac­to­ría PSA en la Zo­na Fran­ca vi­gue­sa. Por cua­tro con­ti­nen­tes rue­dan las Ci­troën Ber­lin­go y Peu­geot Part­ner, las fur­go­ne­tas con más éxi­to mun­dial en las úl­ti­mas dé­ca­das. Y to­das sa­len de la fá­bri­ca ga­lle­ga, lo mis­mo que el mo­no­vo­lu­men más tec­no­ló­gi­co del mer­ca­do eu­ro­peo, el Ci­troën C4 Pi­cas­so. Sin pe­car de lo­ca­lis­tas, las otras fá­bri­cas ins­tau­ra­das en España tam­bién han de­mos­tra­do que sa­ben ha­cer su­per­ven­tas mun­dia­les sobre rue­das. Ahí es­tá el Volks­wa­gen Po­lo de Na­va­rra, el Re­nault Mé­ga­ne de Pa­len­cia, el Opel Cor­sa de Za­ra­go­za, o el C4 Cac­tus de Ma­drid.

Y es que España es una po­ten­cia in­dus­trial au­to­mo­vi­lís­ti­ca que es­tá al al­za con 804.918 vehícu­los pro­du­ci­dos en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, un 4,7% más que en el mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do. Más o me­nos diez mil co­ches al día sa­len de las ca­de­nas es­pa­ño­las, en­tre tu­ris­mos, to­do­te­rre­nos y fur­go­ne­tas. Si las co­sas si­guen así, es­te año se su­pe­rará la ci­fra de tres mi­llo­nes de vehícu­los fa­bri­ca­dos, so­lo su­pe­ra­da por Ale­ma­nia, pri­mer pro­duc­tor eu­ro­peo.

Y eso sin que el mer­ca­do in­terno po­ten­cie esa pro­duc­ción, ya que en nues­tro país no aca­ba­mos de al­can­zar la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro desea­da en ma­tri­cu­la­cio­nes, que en los últimos me­ses pa­re­cen año­rar los pla­nes PI­VE pa­sa­dos.

El se­cre­to del éxi­to del Ma­de in Spain es una ra­cio­na­li­za­ción de los cos­tes, sobre to­do ba­sa­da en el sa­cri­fi­cio de la ma­sa laboral, ame­na­za­da por la des­lo­ca­li­za­ción. Tam­bién por la exis­ten­cia de una in­dus­tria au­xi­liar po­ten­te y com­pe­ti­ti­va. Y ter­ce­ro, por una lo­gís­ti­ca que ha per­mi­ti­do a un país que es­tá en el ex­tre­mo de Eu­ro­pa apro­ve­char ca­na­les co­mo el ma­rí­ti­mo y mer­ca­dos co­mo el del nor­te de Áfri­ca y to­da la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, más cer­ca­nos.

Po­cos mo­ti­vos de or­gu­llo nos da la in­dus­tria es­pa­ño­la, pe­ro, en es­te ca­so, la au­to­mo­vi­lís­ti­ca nos per­mi­te sa­car pe­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.