FRAN GÓ­MEZ PA­LLAS

En­tre­vis­ta al pi­lo­to de Car­ba­llo, que vol­ve­rá al rally Da­kar.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Tex­to To­ni Lon­guei­ra Fo­to Ana Gar­cía

s u pa­sión por el Da­kar ro­za lo di­vino. No es­ca­ti­ma es­fuer­zos pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo. Fran­cis­co Jo­sé Gó­mez Pa­llas (Ca­ra­cas, 1969) re­si­de en Car­ba­llo y es un apa­sio­na­do de las mo­tos. Cam­peón ga­lle­go de mo­to­crós en tres oca­sio­nes, par­ti­ci­pó en seis Da­kar: 2000, 2003, 2005, 2006, 2007 y 2009, y con­clu­yó con éxi­to tres de las ci­tas a las que acu­dió: 2000, 2006 y 2009. So­lo los inopor­tu­nos fa­llos me­cá­ni­cos le im­pi­die­ron ha­cer pleno. Aho­ra, ocho años des­pués de su úl­ti­ma proeza, el de­por­tis­ta ber­gan­ti­ñán quie­re re­gre­sar a es­ta prue­ba le­gen­da­ria. Si na­da se tuer­ce Fran Gó­mez Pa­llas to­ma­rá la sa­li­da, for­man­do par­te del equi­po In­du­pa­nel Da­kar Team (úni­co equi­po ga­lle­go en la ca­te­go­ría de mo­tos), el 6 de enero, en la ca­pi­tal pe­rua­na de Li­ma. El car­ba­llés es­pe­ra com­ple­tar los 10.000 ki­ló­me­tros del tra­za­do, re­par­ti­dos en va­rias eta­pas, el 20 de enero en Cór­do­ba (Ar­gen­ti­na). Fran Gó­mez pi­lo­ta­rá en es­ta oca­sión una Hon­da CRF 450 X de 65 ca­ba­llos de po­ten­cia, que desa­rro­lla una ve­lo­ci­dad pun­ta de 190 ki­ló­me­tros por ho­ra. —Lle­va­ba de­ma­sia­dos años de es­pe­ra. —La ver­dad es que sí. La cri­sis eco­nó­mi­ca hi­zo mu­cho da­ño al de­por­te, so­bre to­do en es­tas dis­ci­pli­nas que re­quie­ren de una es­pon­so­ri­za­ción im­por­tan­te. Par­ti­ci­par en una prue­ba co­mo el Da­kar su­po­ne una in­ver­sión mí­ni­ma de 15.000 eu­ros que cues­ta la ins­crip­ción. Esa cuan­tía es­tá ya sa­tis­fe­cha. Aho­ra que­da el res­to. —¿De cuán­to es­ta­mos ha­blan­do? —Si voy so­lo, un mí­ni­mo de 60.000 eu­ros. Si lo ha­go acom­pa­ña­do de un me­cá­ni­co de apo­yo, ha­bla­mos ya de unos 80.000 eu­ros. Pa­ra po­der par­ti­ci­par he te­ni­do in­clu­so que pe­dir un cré­di­to a un ban­co. Es una prue­ba que su­po­ne un gran des­em­bol­so, pe­ro me­re­ce la pe­na. —¿Se sien­te pre­pa­ra­do pa­ra se­me­jan­te re­to? —Sí. A ni­vel fí­si­co siem­pre me he cui­da­do. Du­ran­te la se­ma­na sal­go a co­rrer, ha­go bi­ci­cle­ta y na­ta­ción, y los fi­nes de se­ma­na en­treno con la mo­to du­ran­te cin­co o seis ho­ras. Ven­go de ter­mi­nar el ra­li de Mer­zou­ga, en Ma­rrue­cos [prue­ba de cla­si­fi­ca­ción pa­ra el Da­kar 2018], con temperaturas que du­ran­te el día al­can­za­ron los 50 gra­dos en el de­sier­to. Y lo he lle­va­do re­la­ti­va­men­te bien. —Pe­ro el Da­kar no so­lo es cues­tión de fí­si­co, tam­bién lo es de men­ta­li­za­ción. —Es muy im­por­tan­te te­ner la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra to­mar la de­ci­sión co­rrec­ta en el mo­men­to opor­tuno. Ha­bla­mos de eta­pas tre­men­da­men­te lar­gas y muy com­pli­ca­das por la oro­gra­fía. Te pa­sas en­ci­ma de la mo­to 12, 13 o 14 ho­ras se­gui­das y el apo­yo en la ca­rre­te­ra es mí­ni­mo. —Hay equi­pos que lle­van to­do ti­po de apo­yo, des­de me­cá­ni­co has­ta fi­sio­te­ra­peu­ta. —Si le di­go la ver­dad, yo me con- for­mo so­lo con te­ner un me­cá­ni­co. Si no lle­vas, des­pués de aca­bar una eta­pa tie­nes que arre­glar la mo­to y po­ner­la a pun­to pa­ra la si­guien­te jor­na­da y de­bes re­vi­sar bien el li­bro de ru­ta, lo que no­so­tros lla­ma­mos el Road Book. Lue­go ce­nas y des­can­sas un par de ho­ras an­tes de vol­ver a su­bir a la mo­to. Por eso es tan im­por­tan­te lle­var de tu mano un me­cá­ni­co, te per­mi­te des­can­sar más y pre­pa­rar me­jor la si­guien­te eta­pa. —¿Cuán­to cues­ta lle­var un me­cá­ni­co de apo­yo? —En torno a los 18.000 eu­ros más o me­nos. —¿Có­mo afron­ta es­te sép­ti­mo Da­kar? —Con la mis­ma ilu­sión que la pri­me­ra vez y con el ob­je­ti­vo de ter­mi­nar co­mo sea. El Da­kar lo es to­do pa­ra mí. Es un re­to tan­to a ni­vel de­por­ti­vo, co­mo fí­si­co y men­tal. Siem­pre di­go que es co­mo un amor mal­di­to, cuan­to más te ha­ce su­frir más lo deseas. —¿Su me­jor re­sul­ta­do? —En una eta­pa aca­bé en el pues­to die­ci­nue­ve. —¿Qué que­da de aquel Fran Gó­mez Pa­llas que acu­dió a su pri­me­ra prue­ba en el año 2000? —La ilu­sión y las ga­nas de ha­cer­lo bien. Pe­ro aque­lla pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción me mar­có mu­cho. Cuan­do lle­gué no sa­bía lo que era un GPS o un li­bro de ru­ta. Iba a la aven­tu­ra. Co­mo inex­per­to que era, sa­lía de­trás de los que, en teo­ría, eran más ve­te­ra­nos. Por don­de iban ellos yo los se­guía, y cla­ro, si ellos se equi­vo­ca­ban de ru­ta de­trás iba yo. Pe­ro aun así, si no fue­ra por los fa­llos me­cá­ni­cos hu­bie­ra com­ple­ta­do el pleno. —¿Su mo­men­to más com­pli­ca­do? —Fue pre­ci­sa­men­te en aquel año 2000. Era mi pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción. En el trans­cur­so de una eta­pa me caí de la mo­to y rom­pí un to­bi­llo. Los mé­di­cos de la or­ga­ni­za­ción me re­co­men­da­ron que aban­do­na­se. Yo me ne­gué en re­don­do. No po­día ter­mi­nar así des­pués de lo que me ha­bía cos­ta­do lle­gar has­ta allí. Fi­jé bien los to­bi­llos y me pu­se las bo­tas. No me las vol­ví a qui­tar has­ta que lle­gué a la lí­nea de me­ta. Fue­ron, si no re­cuer­do mal, 8 días en los que no me qui­té pa­ra na­da el cal­za­do, pe­ro me­re­ció la pe­na. Por eso siem­pre di­go que una prue­ba tan exi­gen­te y tan du­ra co­mo es­ta no se tra­ta de es­tar bien fí­si­ca­men­te, tam­bién hay que es­tar­lo men­tal­men­te. —¿Me­re­ce la pe­na tan­to sa­cri­fi­cio por par­ti­ci­par en el Da­kar? —Sí. No hay na­da tan es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.