CHI­NA, FÁ­BRI­CA DE RÉ­PLI­CAS

EM­PE­ZÓ CO­MO UNA PRÁC­TI­CA ANECDÓTICA, PE­RO AHO­RA SE MUL­TI­PLI­CAN EX­PO­NEN­CIAL­MEN­TE LOS FA­BRI­CAN­TES QUE CLONAN POR COM­PLE­TO MO­DE­LOS OC­CI­DEN­TA­LES. TO­DO EM­PIE­ZA CON UN «MAPEO» MI­NU­CIO­SO DE LAS PIE­ZAS CON MO­DER­NOS ES­CÁ­NE­RES 3D. LA MA­YOR PAR­TE ES­TÁN LE­JOS DE LOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ia­go Gar­cía

El gi­gan­te asiá­ti­co co­pia los co­ches oc­ci­den­ta­les con es­cá­ne­res 3D.

La ciu­dad chi­na de Shang­hái es el De­troit de Asia des­de ha­ce más de una dé­ca­da. Y aho­ra el país del le­jano orien­te su­ma tam­bién la ur­be de Wuhan co­mo po­lo de fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les. Pa­ra que se ha­gan una idea, so­lo de las fac­to­rías de esa ciu­dad sa­lie­ron el año pa­sa­do ca­si 3 mi­llo­nes de uni­da­des; el mis­mo nú­me­ro de co­ches que se hi­cie­ron en to­das las de Es­pa­ña. El he­cho, que es­ta ciu­dad es es­pe­cial­men­te com­pe­ti­ti­va por suel­dos y preparación de sus tra­ba­ja­do­res, se ha con­su­ma­do de di­ver­sas ma­ne­ras. La más cla­ra, la pre­sen­cia de Re­nault, Ge­ne­ral Mo­tors y PSA. Alia­dos con mar­cas lo­ca­les pro­du­cen vehícu­los tan «oc­ci­den­ta­li­za­dos» co­mo el to­do­ca­mino Kad­jar. Tie­ne ló­gi­ca, es uno de los mer­ca­dos que más ne­ce­si­dad tie­ne de com­prar au­to­mó­vi­les: so­lo el 13% de chinos tie­ne co­che, por el 47% de es­pa­ño­les o el 96% de es­ta­dou­ni­den­ses.

GUS­TO POR LO OC­CI­DEN­TAL

Las mar­cas eu­ro­peas y ame­ri­ca­nas apro­ve­chan ese aho­rro de cos­tes, pe­ro mi­ran con re­ce­lo al gi­gan­te asiá­ti­co al mis­mo tiem­po: Bue­na par­te de «nues­tros» mo­de­los best se­ller tie­nen su ré­pli­ca chi­na. «Es muy fá­cil. Les bas­ta un es­cá­ner 3D, in­clu­so trans­por­ta­ble. Po­drían sim­ple­men­te ir a un con­ce­sio­na­rio y ma­pear un co­che». Ha­bla Jo­sé Ra­món Méndez Salgueiro, que hoy di­ri­ge la Es­cue­la de Di­se­ño In­dus­trial de Fe­rrol y que tra­ba­jó en la in­dus­tria au­to­mo­triz ale­ma­na en los 80: «Al te­ner la nu­be de pun­tos — lo que con­for­ma in­for­má­ti­ca­men­te el di­se­ño de­ta­lla­do de ca­da pie­za— y la geo­me­tría no se ne­ce­si­ta na­da más». Así que no hay pro­ce­so crea­ti­vo, no mo­de­lan pri­me­ro en ba­rro o ma­de­ra los mo­de­los an­tes de lle­var­los a la fa­se de pro­to­ti­po co­mo se sue­le

ha­cer nor­mal­men­te. Cul­tu­ral­men­te, ade­más, el clien­te chino no en­tien­de la co­pia co­mo tal, si no que la ve co­mo un tri­bu­to al ori­gi­nal. Su­ma­do a que, ade­más de en el ám­bi­to eco­nó­mi­co, su oc­ci­den­ta­li­za­ción lle­ga tam­bién a sus gus­tos y pre­fe­ren­cias por nues­tros di­se­ños (sir­va co­mo ejem­plo si­mi­lar el sin­fín de mar­cas de ro­pa de lujo eu­ro­peas con pro­fu­sa pre­sen­cia allí), la imi­ta­ción, sien­do bur­da, se en­tien­de me­jor: «Es co­mo si a mí me en­car­gan pa­ra Chi­na un bar des­ti­na­do a au­tén­ti­cos chinos... ¡No sa­bría qué dra­go­nes po­ner!», apos­ti­lla Méndez.

FA­BRI­CA CO­MO ALE­MÁN

Méndez Salgueiro re­cuer­da con nos­tal­gia des­de su ac­tual pues­to en la uni­ver­si­dad su etapa en el de­par­ta­men­to de in­te­rio­res de Au­di. «Ha­ce 30 años em­pe­zá­ba­mos a ins­ta­lar las pan­ta­llas di­gi­ta­les del or­de­na­dor de a bor­do», apor­ta al res­pec­to. «Le lla­má­ba­mos mäu­se kino (en ale­mán, «el ci­ne de los ra­to­nes») y en­ton­ces era al­go de una gran com­ple­ji­dad, que des­pués se fue ha­cien­do más ren­ta­ble». Lo que pren­ten­de ex­pli­car el hoy do­cen­te en di­se­ño de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña es que lo pe­li­gro­so no es que los chinos co­pien al­go. Lo que pue­de ha­cer tem­blar el mer­ca­do del au­to­mó­vil es que Chi­na des­cu­bra por sí so­la los pro­ce­sos y sea ca­paz de in­no­var. «Fa­bri­car un co­che su­po­ne es­tam­pa­dos, me­ca­ni­za­dos, in­yec­ción de plás­ti­cos... ge­ne­ras una in­dus­tria au­xi­liar; en de­fi­ni­ti­va, tie­nes el know-how (el sa­ber có­mo pro­du­cir en ma­sa) de mu­chas otras co­sas», con­clu­ye.

Y es que Chi­na ya ha de­mos­tra­do que sa­be ha­cer­lo. Bas­ta acu­dir a la elec­tró­ni­ca de con­su­mo pa­ra ver có­mo Xiao­mi o Hua­wei ha­blan de tú a tú a Ap­ple y Sam­sung. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra nues­tros in­tere­ses eco­nó­mi­cos, pa­re­ce que el rei­na­do oc­ci­den­tal en el mun­do del mo­tor no co­rre pe­li­gro to­da­vía. «Su pun­to fla­co si­gue sien­do la se­gu­ri­dad y téc­ni­ca­men­te aún no tie­nen nues­tro ni­vel», si­gue Méndez. Que ad­vier­te ade­más que pa­ra se­guir yen­do un pa­so por de­lan­te el I+D se­rá fun­da­men­tal. Que el futuro del au­to­mó­vil sea eléc­tri­co es una bue­na no­ti­cia pa­ra la ca­pa de ozono, pe­ro no tan­to pa­ra nues­tros fa­bri­can­tes. So­mos ex­per­tos en mo­to­res tér­mi­cos, muy avan­za­dos a ni­vel de in­ge­nie­ría: «Un mo­tor eléc­tri­co es mu­cho más fá­cil de ha­cer, lo úni­co com­pli­ca­do es te­ner ener­gía gra­cias a las ba­te­rías», co­men­ta el ex­per­to. Va a ha­ber que in­ge­niár­se­las por tan­to pa­ra se­guir ofre­cien­do pro­duc­tos que ha­gan som­bra al dra­gón asiá­ti­co an­tes de que lan­ce su lla­ma.

LANDWIND X7 El pre­cio en su país es de 16.000 eu­ros. Es uno de los mo­de­los más re­cien­tes. Aún no ha rea­li­za­do test de cho­que. Los dos mo­de­los an­te­rio­res de Landwind so­me­ti­dos a prue­bas EURONCAP ob­tu­vie­ron po­bres re­sul­ta­dos: so­lo 2 es­tre­llas de 5 po­si­bles.

RANGE RO­VER EVOQUE

El SUV pre­mium bri­tá­ni­co mar­có ten­den­cia en el mer­ca­do. Y en Chi­na tie­nen pre­di­lec­ción por el sec­tor de los to­do­ca­mi­nos, am­plia­men­te imi­ta­dos.

Allí cuesta 53.000 eu­ros al cam­bio. Un pre­cio las­tra­do por las du­ras con­di­cio­nes a la im­por­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.