La historia del Alfa Romeo 6C Sport de la aman­te de Mus­so­li­ni.

MUS­SO­LI­NI, EL LIDER FAS­CIS­TA ITALIANO, SE LO RE­GA­LÓ A SU AMAN­TE, CLA­RA PETACCI EN 1939, DES­DE EN­TON­CES ES­TE ALFA ROMEO HA PASADO POR INTRIGAS PO­LÍ­TI­CAS, POR ES­CA­PA­DAS A LA DE­SES­PE­RA­DA, POR ES­TAR 20 AÑOS OL­VI­DA­DO Y HAS­TA CA­SI VEN­DER­SE POR 1,8 MI­LLO­NES DE E

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ós­car Aye­rra

Dis­fra­za­do como vehícu­lo di­plo­má­ti­co español, los ocu­pan­tes de es­te Alfa Romeo in­ten­ta­ban, aquel 28 de abril de 1945, huir a Sui­za cuan­do la re­sis­ten­cia par­ti­sa­na lo de­tu­vo a ori­llas del la­go Como al nor­te de Mi­lán. En su in­te­rior via­ja­ban Mus­so­li­ni y Cla­ra. Fue­ron cap­tu­ra­dos y eje­cu­ta­dos esa mis­ma tar­de, así aca­bó su historia pero las an­dan­zas de es­te vehícu­lo tan es­pe­cial aca­ba­ban de em­pe­zar. Me­ses des­pués, es­te Alfa fue a pa­rar a ma­nos del ejér­ci­to ame­ri­cano. Un año mas tar­de fue com­pra­do por un ofi­cial es­ta­dou­ni­den­se des­ti­na­do en el cam­po mi­li­tar a las afue­ras de Pi­sa. Lo usa­ba a dia­rio has­ta que en 1949 es­te mi­li­tar vuel­ve a su ciu­dad na­tal a las afue­ras de Nue­va York, don­de se lo trae con­si­go. En 1952, la ro­tu­ra de una bie­la obli­ga a un pa­ro for­zo­so en su ga­ra­je. Quin­ce años más tar­de, un pa­rien­te lo com­pra pa­ra res­tau­rar­lo, al­go que nun­ca ocu­rre. En 1970 lo sa­ca a la ven­ta en un anun­cio de pe­rió­di­co, atrayendo la mi­ra­da de un maes­tro de es­cue­la, Ron Keno, quien lo com­pra por 300 dó­la­res con una historia mi­li­tar ita­lia­na ba­jo el bra­zo que de­ci­de in­ves­ti­gar. A tra­vés de un his­to­ria­dor en­cuen­tra a Franz Spö­gler, el ex­chó­fer y guar­da­ses­pal­das de Cla­ra Petacci du­ran­te la Gue­rra. Tras va­rias con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas de­ci­den ve­ri­fi­car in si­tu si real­men­te era el co­che de Cla­ra.

LA PIS­TA DE­FI­NI­TI­VA

Aun­que el de­te­rio­ro del co­che era evi­den­te, so­lo hu­bo un ele­men­to que su an­ti­guo chó­fer le ha­ce con­fir­mar que era el co­che que él mis­mo con­du­jo en los años 40: su bol­sa de he­rra­mien­tas: en una oca­sión un mi­li­tar ale­mán se la ha­bía en­tre­ga­do y és­te la guar­do en el ma­le­te­ro. Keno por fin des­cu­brió su se­cre­to, aun­que el Alfa so­lo lo tu­vo has­ta 1979. A partir de aquí pa­sa por va­rias ma­nos, in­clu­so es ex­hi­bi­do como vehícu­lo exó­ti­co en un ca­sino de Las Ve­gas. En 1999 vuel­ve a cam­biar de ma­nos y par­ti­ci­pa en va­rios ra­lis de épo­ca con su nue­vo pro­pie­ta­rio. Co­rre en el 2001 y el 2002 la fa­mo­sa ca­rre­ra de co­ches his­tó­ri­cos Mi­lle Mi­glia. Pero es en el 2004 cuan­do de­ci­de ha­cer la res­tau­ra­ción de­fi­ni­ti­va con el me­jor res­tau­ra­dor de Alfa. En el 2015 sa­le a subas­ta, don­de lo­gra una ofer­ta de 1,8 mi­llo­nes de eu­ros, cantidad que no fue su­fi­cien­te pa­ra su pro­pie­ta­rio, quien sigue sin po­ner­lo a la ven­ta otra vez, por aho­ra.

COM­PRA­DO POR CA­SI 300 EU­ROS. Asi es­ta­ba el Alfa en 1970 cuan­do es­te maes­tro de es­cue­la de­ci­de in­ves­ti­gar si per­te­ne­cía a la que­ri­da de Mus­so­li­ni.

HE­RRA­MIEN­TAS ALE­MA­NAS. Su an­ti­guo chó­fer con­fir­mó que se tra­ta­ba del co­che de Cla­ra gra­cias a es­ta bol­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.