LA MO­TO PI­DE PA­SO EN LA CIU­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

La mo­vi­li­dad ur­ba­na es un con­cep­to cam­bian­te en los úl­ti­mos tiem­pos. Si ha­ce unas dé­ca­das to­do el mun­do te­nía cla­ro que el co­che era la so­lu­ción, an­he­la­da so­lu­ción per­so­nal ade­más, aho­ra mis­mo ese pre­cep­to se tam­ba­lea. El den­so trá­fi­co en las gran­des ciu­da­des ha­ce len­tos los des­pla­za­mien­tos en co­che. Los apar­ca­mien­tos re­gu­la­dos han aca­ba­do con la ba­rra li­bre a la ho­ra de apar­car y nos cues­ta un ri­ñón pa­gar los pár­kings. Y des­pués es­tá el com­pro­mi­so am­bien­tal. Si to­dos nos mo­ve­mos en co­che co­lap­sa­re­mos las ca­lles y ade­más pro­vo­ca­re­mos emi­sio­nes que aca­ba­rán re­per­cu­tien­do en el me­dio am­bien­te y por en­de en nues­tra salud.

An­te es­ta te­si­tu­ra mu­chos ya bus­can al­ter­na­ti­vas y el trans­por­te co­lec­ti­vo es la más ló­gi­ca... si fun­cio­na­se bien. Así que pa­ra no de­pen­der de na­die te­ne­mos que plan­tear­nos se­guir man­te­nien­do nues­tro trans­por­te in­di­vi­dual. ¿Co­che? Im­po­si­ble apar­car­lo. ¿Bi­ci? Su­do en ve­rano, me mo­jo en invierno, no pue­do ir ves­ti­do con ro­pa for­mal. ¿Pa­ti­ne­te? Buuuf. Así que por des­car­te, el úni­co trans­por­te in­di­vi­dual que nos que­da es la mo­to, que no tie­ne nin­guno de los in­con­ve­nien­tes an­te­rio­res. Y ojo, que no me re­fie­ro a las mo­tos co­mo las en­ten­de­mos aho­ra. En el fu­tu­ro más bien se­rán prác­ti­cos y lim­pios es­cú­te­res, con mo­to­res eléc­tri­cos que no con­ta­mi­nan ni acús­ti­ca­men­te ni con sus hu­mos. Es­cú­te­res que no tie­nen por qué ser pro­pie­dad, sino que los po­de­mos al­qui­lar a pie de ca­lle pa­ra usar­los so­lo un ra­to. La mo­to es­tá afron­tan­do ya es­te cam­bio ne­ce­sa­rio pa­ra dar so­lu­ción al pro­ble­ma de la mo­vi­li­dad. Fren­te a la bi­ci tie­ne co­mo ven­ta­ja su ra­pi­dez, co­mo­di­dad, ver­sa­ti­li­dad y, en el ca­so de las bi­cis eléc­tri­cas, su pre­cio viene a ser el de un ci­clo­mo­tor bá­si­co.

¿Qué le fal­ta pues a la mo­to pa­ra con­ver­tir­se en la ver­da­de­ra al­ter­na­ti­va a la mo­vi­li­dad ur­ba­na? Pues sacudirse esa ima­gen de vehícu­lo pe­li­gro­so, el que aca­pa­ra las no­ti­cias de ac­ci­den­tes en los te­le­dia­rios y en los pe­rió­di­cos lo­ca­les. Y sacudirse tam­bién esa ima­gen de vehícu­lo de ma­ca­rras, ves­ti­dos con ro­pa de­por­ti­va y que van en má­qui­nas in­fer­na­les que ha­cen un rui­do que es­pan­ta. Esa es la­bor de to­dos los que nos mo­ve­mos en mo­to­ci­cle­ta. Me­nos es­ca­pes pa­ra far­dar pa­san­do de­lan­te de las te­rra­zas, na­da de ace­le­ra­cio­nes ni ca­ba­lli­tos, me­nos agre­si­vi­dad en­tre los co­ches, que al fin y al ca­bo lle­va­mos las de per­der.

La ima­gen de la mo­to, po­co a po­co, se va nor­ma­li­zan­do y en ello han te­ni­do mu­cho que ver esa ma­rea de nue­vos mo­te­ros que se han pa­sa­do del co­che a la mo­to al con­va­li­dar­les el car­né pa­ra pi­lo­tar es­cú­te­res de me­dia ci­lin­dra­da por las ciu­da­des. Ejecutivos, pro­fe­sio­na­les, fun­cio­na­rios, tra­ba­ja­do­res en ge­ne­ral que ca­da día se des­pla­zan a su tra­ba­jo en mo­to con apa­ren­te ai­re de nor­ma­li­dad sin que nin­guno lle­ve un apa­ra­to­so mono de cue­ro. Y cuan­do las mo­tos de­jen de humear y ha­cer rui­do (de­je­mos eso pa­ra los cir­cui­tos, por su­pues­to) ha­bre­mos ga­na­do la ba­ta­lla de la mo­vi­li­dad ur­ba­na y ca­si to­dos com­par­ti­rán en su pla­za de ga­ra­je un vehícu­lo fa­mi­liar de cua­tro rue­das con uno de dos rue­das que nos so­lu­cio­na­rá ca­da día mil pro­ble­mas.

Así que no le de­mos más vuel­tas a la mo­vi­li­dad ur­ba­na in­ven­tan­do en­gen­dros eléc­tri­cos que van arro­llan­do pea­to­nes por las ace­ras. Y sin ma­trí­cu­la ni se­gu­ro.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.