EL CO­CHE DE LAS ES­TRE­LLAS

PO­LI­FA­CÉ­TI­CO DI­SE­ÑA­DOR IN­DUS­TRIAL ALE­MÁN ASEN­TA­DO EN ES­TA­DOS UNI­DOS, CA­PAZ DE DESA­RRO­LLAR DES­DE PLU­MAS ESTILOGRÁFICAS HAS­TA LA RO­PA DE­POR­TI­VA PRE­FE­RI­DA POR MAR­TI­NA NAVRATILOVA, EL «CON­DE» GOERTZ SE­RÁ EL RES­PON­SA­BLE DEL CO­DI­CIA­DO AU­TO­MÓ­VIL QUE CONDUCIRÍAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Por Ig­na­cio Fe­rrei­ro Gon­zá­lez

En 1936 lle­ga­ba a Es­ta­dos Uni­dos un jo­ven ale­mán de 22 años, apa­sio­na­do de los automóviles. Na­ci­do en 1914 en Brun­ken­sen, cer­ca de Hannover, en el seno de una fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca, Al­bretch von Goertz ha­bía pa­sa­do por em­pleos en el Deuts­che Bank en Ham­bur­go y en el ban­co Hel­bert Wagg & Com­pany en Lond­res. Aho­ra tra­ba­ja­rá en Nueva York en un la­va­do de automóviles y una fá­bri­ca de mo­to­res de avia­ción an­tes de tras­la­dar­se a Los Án­ge­les, don­de en 1938 es­ta­ble­cía el taller en el que cons­trui­rá su pri­mer pro­to­ti­po, el Pa­ra­gon, que se ex­hi­bi­ría en la Ex­po­si­ción Mun­dial de San Fran­cis­co de 1939.

Na­cio­na­li­za­do ame­ri­cano, pres­ta­rá cin­co años de ser­vi­cio en el fren­te del Pa­cí­fi­co du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y a su vuel­ta, tras ha­ber con­du­ci­do el Pa­ra­gon has­ta Nueva York, Goertz se tro­pe­za­ba con Ray­mond Loewy, di­se­ña­dor es­tre­lla de la épo­ca, que agra­da­ble­men­te sor­pren­di­do por el mo­de­lo le re­co­men­da­ba pa­ra es­tu­diar di­se­ño en el Pratt Ins­ti­tu­te de Brooklyn y le re­clu­ta­ba en 1949 pa­ra el De­par­ta­men­to de Di­se­ño de Stu­de­ba­ker en South Bend, In­dia­na.

Tras de­jar Stu­de­ba­ker y co­la­bo­rar con Carl Ot­to y con Norman Bel Ged­des, ins­ta­la­rá en 1953 su es­tu­dio en Nueva York, Goertz In­dus­trial De­sign Inc., en el que rea­li­za­rá des­de ilus­tra­cio­nes pa­ra la re­vis­ta Mo­tors­port has­ta di­se­ños de ju­gue­tes, ade­más de en­car­gos con­se­gui­dos en sus via­jes a Ale­ma­nia, co­mo ins­tru­men­tos mu­si­ca­les pa­ra la ca­sa Hoh­ner.

Se­rá de nue­vo una re­la­ción per­so­nal la que le lle­va­rá has­ta su tra­ba­jo más ad­mi­ra­do. Max Hoff­man, im­por­ta­dor de automóviles eu­ro­peos, es­tu­dia­ba con BMW un mo­de­lo de­por­ti­vo en­fo­ca­do al mer­ca­do ame­ri­cano, da­da la pre­ca­ria si­tua­ción de la Eu­ro­pa de pos­gue­rra. Po­co sa­tis­fe­cho con las pro­pues­tas del fa­bri­can­te, Hoff­man in­vi­ta­ba a Goertz a pre­sen­tar­le un di­se­ño, que le su­pon­dría una in­vi­ta­ción a Mu­nich y el en­car­go del fu­tu­ro 507, am­plia­do pa­ra ocu­par­se tam­bién del 503 que apa­re­ce­ría si­mul­tá­nea­men­te. Tras com­ple­tar su tra­ba­jo, y an­tes de la pre­sen­ta­ción en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Frank­furt de aquel mis­mo año, Goertz vol­vía a Nueva York, don­de a los po­cos días re­ci­bía un te­le­gra­ma: «El 507 es la es­tre­lla del Sa­lón. Fe­li­ci­ta­cio­nes».

Ala­ba­do por la pren­sa, que lo des­cri­bía co­mo «el co­che más her­mo­so fa­bri­ca­do nun­ca en Eu­ro­pa», el 507 si­tua­ba a su di­se­ña­dor en­tre los más so­li­ci­ta­dos del mo­men­to. Pors­che le en­car­ga­ba el es­tu­dio del mo­de­lo que de­be­ría su­ce­der al 356, que se­ría desecha­do, y un via­je a Ja­pón en 1962 le pro­por­cio­na­ba un con­tra­to con Nis­san, ma­te­ria­li­za­do en el Sil­via de 1964, y que in­cluía un de­por­ti­vo en co­la­bo­ra­ción con Ya­maha. La pa­ra­li­za­ción del pro­yec­to lle­va­ría a Ya­maha a desa­rro­llar­lo con To­yo­ta, y da­rá lu­gar al 2000GT de 1967, en el que Sa­to­ru No­za­ki com­ple­ta­ría el di­se­ño de Goertz, mien­tras que, una vez re­to­ma­da la ini­cia­ti­va, Nis­san lan­za­ría el 240Z de 1969, so­bre cu­ya pa­ter­ni­dad man­ten­dría una lar­ga con­tro­ver­sia con Goertz re­cla­man­do su au­to­ría, aun­que re­co­no­cien­do su co­la­bo­ra­ción.

Pe­ro ade­más de los automóviles, la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de Goertz se ex­ten­de­rá con éxi­to a to­do ti­po de pro­duc­tos: cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas pa­ra Ag­fa, Po­la­roid y Fu­ji, elec­tro­do­més­ti­cos pa­ra Ro­wen­ta y Sa­ba, estilográficas pa­ra Mont Blanc, mo­bi­lia­rio y equi­pa­mien­to es­co­lar y pa­ra ofi­ci­nas, ar­tícu­los de jo­ye­ría, re­lo­jes, em­bar­ca­cio­nes, bi­ci­cle­tas y has­ta ro­pa de­por­ti­va pa­ra el fa­bri­can­te ale­mán Pu­ma.

En 1989, ya con 75 años, Goertz re­gre­sa­rá a Ale­ma­nia pa­ra asen­tar­se en la vi­lla fa­mi­liar de Brun­ken­sen. Con­ti­nua­rá ase­so­ran­do a em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes y es­ta­ble­ce­rá una fun­da­ción pa­ra pro­mo­cio­nar a jó­ve­nes di­se­ña­do­res, a la que se­gui­rá de­di­cán­do­se has­ta su fa­lle­ci­mien­to en 2006 du­ran­te unas vacaciones en Kitz­buhel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.