EL CO­CHE MÁS FEO DEL MUN­DO

El Au­ro­ra, ade­lan­ta­do a su tiem­po y aban­do­na­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ós­car Aye­rra

CONS­TRUI­DO EN 1957 POR UN SA­CER­DO­TE AFI­CIO­NA­DO A LOS AU­TO­MÓ­VI­LES, RE­SUL­TÓ SER UN PIO­NE­RO DE LA SE­GU­RI­DAD PA­SI­VA. SIN EM­BAR­GO, LOS COS­TES DE FA­BRI­CA­CIÓN Y AL­GU­NOS FA­LLOS ME­CÁ­NI­COS DE­TER­MI­NA­RON SU FRA­CA­SO. SE PRE­SEN­TÓ EN EL SA­LÓN DEL AU­TO­MÓ­VIL DE NUE­VA YORK, PE­RO NO RE­CI­BIÓ NI UN SO­LO PE­DI­DO. SO­LO EXIS­TE UN PRO­TO­TI­PO, Y ES CON­SI­DE­RA­DO POR MU­CHOS EL CO­CHE MÁS FEO DEL MUN­DO.

Apo­da­do hoy en día co­mo «el co­che mas ho­rro­ro­so del mun­do», sus lí­neas im­po­si­bles al es­ti­lo blan­di­blú y un pa­ra­bri­sas que re­cuer­da al hom­bre ele­fan­te hi­zo que en­tra­se en la his­to­ria con más pe­na que gloria. Sin em­bar­go fue el pri­mer vehícu­lo que pre­sen­ta­ba in­no­va­cio­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad fren­te a ac­ci­den­tes. Su cons­truc­tor, un sa­cer­do­te nor­te­ame­ri­cano, fue un vi­sio­na­rio. La afición por el di­se­ño au­to­mo­triz de es­te cu­ra ca­tó­li­co, Al­fred Ju­liano, y la con­fian­za de ha­ber ga­na­do al­gún con­cur­so de di­se­ño de au­to­mó­vi­les pa­ra afi­cio­na­dos, hi­zo que se en­fren­ta­se él so­lo a la cons­truc­ción de un pro­to­ti­po pro­pio don­de la se­gu­ri­dad de sus ocu­pan­tes es­tu­vie­se pre­sen­te en to­da su con­cep­ción. La pro­tec­ción tan­to de pa­sa­je­ros co­mo de pea­to­nes en ca­so de atro­pe­llo era su gran apues­ta. En unos años en que la so­cie­dad ame­ri­ca­na es­ta­ba in­mer­sa en pro­fun­dos cam­bios tec­no­ló­gi­cos en los que sub­ya­cía la sen­sa­ción de que el fu­tu­ro era pre­sen­te. La os­ten­ta­ción, los cro­ma­dos, las gran­des ale­tas pun­tia­gu­das o las for­mas ba­sa­das en mo­ti­vos ae­ro­náu­ti­cos for­ma­ban par­te del ADN fu­tu­ris­ta im­pe­ran­te, don­de la se­gu­ri­dad de sus ocu­pan­tes no apa­re­cía en­tre las ne­ce­si­da­des de las gran­des com­pa­ñías co­mo Che­vro­let, Ford o Ply­mouth. Es­te pe­que­ño cons­truc­tor to­có un con­cep­to tan in­no­va­dor co­mo des­co­no­ci­do pa­ra las cons­truc­to­ras que, en ese mo­men­to, es­ta­ban más preo­cu­pa­das en el de­sa­rro­llo de tec­no­lo­gías co­mo la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca, las ven­ta­ni­llas eléc­tri­cas, los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos, o la di­rec­ción asis- ti­da, en­tre otras.

El Au­ro­ra, así de­no­mi­na­do por el pa­dre Ju­liano, ya con­ta­ba con ba­rras de se­gu­ri­dad la­te­ra­les, jau­la an­ti­vuel­co, sal­pi­ca­de­ro acol­cha­do o una ba­rra de di­rec­ción de­for­ma­ble en ca­so de ac­ci­den­te fron- tal. Dis­po­si­ti­vos, hoy muy co­mu­nes pe­ro desconocidos en 1957. Ade­más, el di­se­ño fron­tal a mo­do de cu­cha­ra, pre­ten­día ser una cu­na que re­co­ge­ría li­te­ral­men­te al pea­tón en ca­so de atro­pe­llo, y su ex­tra­ño pa­ra­bri­sas, de for­mas cón­ca­vas, mi­ni­mi­za­ban las le­sio­nes en la ca­be­za del con­duc­tor en ca­so de cho­que. Ideas que se ade­lan­ta­ron en más de una dé­ca­da a los pri­me­ros dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad en au­to­mó­vi­les. Re­cor­de­mos que no fue has­ta prin­ci­pio de los 70 cuan­do apa­re­ce el con­cep­to ESV (Vehicu­lo Ex­pe­ri­men­tal Se­gu­ro) con el que los fa­bri­can­tes em­pe­za­ron a desa­rro­llar, de for­ma se­ria, ele­men­tos de se­gu­ri­dad pa­ra sus ocu­pan­tes.

TEC­NO­LO­GÍAS CA­RAS

Otro de los re­cur­sos que uti­li­zó el pa­dre Ju­liano fue la fi­bra de vi­drio, usa­da en to­da su ca­rro­ce­ría, ade­más del plás­ti­co es­pe­cial de­for­ma­ble que cu­bría to­do el ar­co de vi­si­bi­li­dad a mo­do de cú­pu­la trans­pa­ren­te. Ma­te­ria­les ex­tre­ma­da­men­te ca­ros en aquel mo­men­to, que mul­ti­pli­ca­ron el va­lor del vehícu­lo has­ta los 30.000 dó­la­res que cos­tó esa uni­dad. Se­gún su crea­dor, ba­ja­ría has­ta los 12.000 dó­la­res si se lle­va­ba a pro­duc­ción, unos 140.000 eu­ros de hoy en día. Pe­ro aún así re­sul­ta­ba un pre­cio de­ma­sia­do al­to en aquel mo­men­to, te­nien­do en cuen­ta que el au­to­mó­vil más ca­ro de EE.UU en 1957 era el

Ca­di­llac El­do­ra­do Broug­ham, con un pre­cio de unos 13.000 dó­la­res.

SA­LÓN DE NUE­VA YORK

Una vez ter­mi­na­do el pro­to­ti­po lo pre­sen­tó, a ni­vel mun­dial, en el sa­lón del au­to­mo­vil de Nue­va York de 1957. Un even­to don­de de­ce­nas de mar­cas pre­sen­ta­ban sus nue­vas tec­no­lo­gías y mo­de­los. Pe­ro su ma­la suer­te aca­ba­ba de em­pe­zar, el desas­tro­so mo­tor si­nies­tra­do de Buick que le sir­vió de pla­ta­for­ma no ha­bía si­do pues­to a pun­to y los cua­tro años pa­ra­do, mien­tras cons­tru­yó el pro­to­ti­po, le ha­bían pa­sa­do fac­tu­ra. El tra­yec­to des­de su do­mi­ci­lio has­ta la ex­po­si­ción fue un ro­sa­rio: 15 pa­ra­das por ave­ría y 6 ho­ras de re­tra­so hi­cie­ron que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción mi­ra­sen con es­cep­ti­cis­mo la pre­sen­ta­ción de uno de los co­ches más ca­ros del mo­men­to. He­cho que des­lu­ció su pues­ta de lar­go has­ta tal pun­to que mien­tras otras mar­cas re­ci­bían pe­di­dos por do­ce­nas, el Au­ro­ra no tu­vo ni una so­la pe­ti­ción. La jo­ven mar­ca, re­gis­tra­da unos años an­tes con el nom­bre de Au­ro­ra, no se ha­bía des­per­ta­do con buen pie.

IN­VES­TI­GA­DO POR FRAU­DE

El desas­tro­so co­mien­zo, ade­más de acu­sa­cio­nes so­bre la du­do­sa fi­nan­cia­ción, ter­mi­nó con impu­tacio­nes al sa­cer­do­te de frau­de y mal­ver­sa­ción en las donaciones re­ci­bi­das por sus fe­li­gre­ses. Acu­sa­cio­nes que fi­nal­men­te fue­ron acla­ra­das a fa­vor del pa­dre Ju­liano pe­ro que no evi­ta­ron que en­tra­se en ban­ca­rro­ta. El Au­ro­ra ter­mi­nó sien­do propiedad de un ta­ller por el im­pa­go de los arre­glos que se le ha­bían rea­li­za­do tras el sa­lón del au­to­mó­vil. Fi­nal­men­te to­do es­te pa­no­ra­ma hi­zo que el pa­dre Ju­liano se de­di­ca­se, has­ta su muerte en 1989, a la­bo­res ale­ja­das del mun­do de las cua­tro rue­das.

OL­VI­DA­DO EN UN DES­CAM­PA­DO

El Au­ro­ra es aho­ra propiedad de un fa­mo­so de­sa­rro­lla­dor de co­ches, Andy Saun­ders, quién tras una ár­dua bús­que­da de va­rios años lo en­con­tró en 1993 en un es­ta­do la­men­ta­ble en una gran­ja de Con­nec­ti­cut don­de ha­bía per­ma­ne­ci­do du­ran­te dé­ca­das ol­vi­da­do. Se ha­bía cons­trui­do a tan so­lo unos ki­ló­me­tros. Fue su es­té­ti­ca pe­cu­liar lo que enamo­ró a su ac­tual due­ño, quién de­ci­dió de­vol­ver­lo a su es­ta­do pri­mi­ti­vo. Ne­ce­si­tó va­rios años en su res­tau­ra­ción de­bi­do a la com­ple­ji­dad de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos. Hoy en día, con sus 61 años, el Au­ro­ra se exi­be en el Mu­seo Na­cio­nal del Mo­tor de Beau­lieu, al sur de Lon­dres, y es in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en di­fe­ren­tes fes­ti­va­les de mo­tor de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal co­mo el de Good­wood, en In­gla­te­rra, pe­ro no por su es­té­ti­ca, que tam­bién, sino por ser un gran pre­cur­sor en ma­te­ria se­gu­ri­dad mo­triz.

CUA­TRO AÑOS DE FA­BRI­CA­CIÓNEl sa­cer­do­te ne­ce­si­tó dos años pa­ra su con­cep­ción y di­se­ño y otros dos pa­ra cons­truir­lo. Par­tió del chá­sis de un Buick si­nies­tra­do del que tam­bién uti­li­zó su mo­tor. Uti­li­zó con­tra­cha­pa­do pa­ra el pri­mer di­se­ño (arri­ba, iz­quier­da) an­tes de ter­mi­nar­lo en fi­bra de vi­drio. Se­gún su crea­dor, po­día ab­sor­ber im­pac­tos. MÁS DE 35 AÑOS APAR­CA­DOEs­te era el es­ta­do con el que su ac­tual due­ño se lo en­con­tró en 1993. Ha­bía es­ta­do en la tra­se­ra de un ga­ra­je a 100 ki­ló­me­tros de Nue­va York. La es­truc­tu­ra es­ta­ba tan da­ña­da que fue ne­ce­sa­ria una res­tau­ra­ción pro­fun­da du­ran­te dos años.

PRE­SEN­TA­CIÓN EN EL SA­LÓN DEL AU­TO­MÓ­VIL DE NUE­VA YORKTras crear la mar­ca Au­ro­ra, el pa­dre Ju­liano pre­ten­día pa­sar­lo a pro­duc­ción. El pri­mer pa­so era pre­sen­tar­lo en el me­jor es­ca­pa­ra­te mun­dial pa­ra es­tos ca­sos. Va­rios re­por­ta­jes so­bre el vehícu­lo ele­va­ron la ex­pec­ta­ción. En la fo­to, mo­men­to en que lle­ga­ba al sa­lón su crea­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.