EL DE­SEO DE SER ÁR­BOL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - La ve­ge­ta­ria­na. Han Kang, Edi­to­rial: Ra­ta_.

Atra­vés de una gran me­tá­fo­ra, la del re­cha­zo a la car­ne, la es­cri­to­ra co­rea­na Han Kang ha es­cri­to el re­la­to con­mo­ve­dor de una mu­jer va­lien­te que, en un re­ve­la­dor pro­ce­so psí­qui­co, al per­ci­bir la vio­len­cia de la vi­da, de­ci­de aban­do­nar su cuer­po hu­mano y fun­dir­se con la na­tu­ra­le­za. Yengh­ye se ha­ce ve­ge­ta­ria­na pa­ra com­ba­tir sus te­rri­bles pe­sa­di­llas y se en­fren­ta así a la hos­ti­li­dad si­len­cio­sa que la ro­dea: un ma­ri­do que la des­pre­cia y la so­me­te se­xual­men­te (“Me aba­lan­za­ba sobre mi mu­jer im­pul­sa­do por el al­cohol. Lan­zán­do­le in­sul­tos en voz ba­ja mien­tras ella se me re­sis­tía con to­das sus fuer­zas”), un pa­dre que la gol­pea des­de ni­ña y una so­cie­dad pa­triar­cal in­to­le­ran­te que con­vier­te su rebeldía en un pro­ble­ma psi­quiá­tri­co. Na­rra­da con una pro­sa con­ci­sa y be­llí­si­ma has­ta lo poé­ti­co, la au­to­ra nos su­mer­ge en la his­to­ria de Yeongh­ye con­ta­da en pri­me­ra per­so­na por su inefa­ble ma­ri­do, que la ha ele­gi­do por “ser la mu­jer más co­rrien­te del mun­do”, has­ta que un día se la en­cuen­tra de­lan­te de la ne­ve­ra ti­ran­do to­da la car­ne a la ba­su­ra. A par­tir de en­ton­ces, la mu­jer “sin atrac­ti­vo es­pe­cial ni de­fec­to en par­ti­cu­lar” se nie­ga a te­ner se­xo y a co­mer car­ne; adel­ga­za, no usa su­je­ta­dor y so­lo ha­bla pa­ra con­tar sus pe­sa­di­llas: “Ha­ce tiem­po que me da mie­do ver a al­guien ma­ne­jan­do el cu­chi­llo sobre una ta­bla de cor­tar. Es una sen­sa­ción pe­ren­to­ria, frus­tran­te y ti­bia co­mo la san­gre que aún no se ha en­fria­do”. En la se­gun­da par­te, Yeongh­ye se zam­bu­lle en su uto­pía ve­ge­tal: “To­dos los ár­bo­les del mun­do me pa­re­cen mis her­ma­nos. Ya no ne­ce­si­to co­mer”, mien­tras su cu­ña­do, un ar­tis­ta frus­tra­do, la con­vier­te en el ob­je­to eró­ti­co de su ob­se­sión ar­tís­ti­ca. En el desen­la­ce, Los ár­bo­les en lla­mas, su her­ma­na Ynh­ye re­fle­xio­na sobre la in­fan­cia de am­bas y des­cu­bre al ha­cer­lo su pro­pio pa­de­ci­mien­to: “Yo nun­ca ha­bía vi­vi­do; des­de que te­nía uso de ra­zón, no ha­bía he­cho otra co­sa que aguan­tar”. Una lec­tu­ra emo­cio­nan­te, que per­tur­ba y de­ja hue­lla.

Han Kang, au­to­ra del li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.