DAR LA VUELTA AL MUN­DO EN MO­TO Y SE­GUIR RO­DAN­DO

Des­pués de re­co­rrer 120.000 ki­ló­me­tros por los cin­co con­ti­nen­tes, via­jar se ha con­ver­ti­do en un es­ti­lo de vi­da pa­ra Ali­cia Sor­no­sa. Siem­pre hay un des­tino pen­dien­te, un rin­cón por al­can­zar. So­li­da­ria y aven­tu­re­ra, nos re­la­ta sus pe­ri­pe­cias a lo lar­go y an

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Na­da es ca­sual en es­ta vi­da, so­lo tenemos que alar­gar la mano pa­ra atra­par nues­tro des­tino y no de­jar­lo pa­sar”, di­ce Ali­cia Sor­no­sa en su no­ve­la, 360 gra­dos. Una mu­jer, una mo­to y el mun­do (Edi­to­rial Ban­daà­par­te). La es­cri­bió des­pués de con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer de habla his­pa­na en dar la vuelta al mun­do en mo­to, 120.000 ki­ló­me­tros que cam­bia­ron su vi­da. “Tras ese año y me­dio re­co­rrien­do el mun­do, no he po­di­do de­jar de via­jar. La mo­to es co­mo una ex­ten­sión, no con­ci­bo mi vi­da sin ella”, di­ce. Sor­no­sa ase­gu­ra que en las peo­res si­tua­cio­nes, cuan­do ha pin­cha­do en mitad de la na­da, ha aca­ba­do en un lu­gar pe­li­gro­so o se ha per­di­do con la no­che a pun­to de caer, siem­pre ha apa­re­ci­do al­guien que le ha echa­do una mano: “Hay cien­tos de án­ge­les por el ca­mino que apa­re­cen en el mo­men­to más opor­tuno. Hay al­go de má­gi­co en eso”, ase­gu­ra mien­tras pre­pa­ra las ma­le­tas de nue­vo, es­ta vez pa­ra ro­dar por los Hi­ma­la­yas in­dios. Es­ta pe­rio­dis­ta de mo­tor de 43 años re­co­no­ce que na­die en su fa­mi­lia se sor­pren­dió cuan­do di­jo que iba a em­pren­der un lar­go via­je sin fe­cha de vuelta. “Cuan­do era una ni­ña e íba­mos al pue­blo don­de ve­ra­neá­ba­mos, mi ma­dre me com­pró un re­loj pa­ra que su­pie­ra cuán­do te­nía que vol­ver a ca­sa, por­que me me­tía a ex­plo­rar el cam­po y per­día la no­ción del tiem­po”, re­cuer­da en­tre ri­sas. Fue du­ran­te un cur­so pa­ra aprender a con­du­cir la mo­to por tie­rra, cuan­do co­no­ció a una per­so­na que que­ría dar la vuelta al mun­do y le pi­dió que le acom­pa­ña­ra pa­ra en­car­gar­se de la co­mu­ni­ca­ción. “Pa­ra mí era una opor­tu­ni­dad per­fec­ta. Creo que no hay me­jor plan pa­ra un pe­rio­dis­ta que ver có­mo se vi­ve en otros lu­ga­res. Era una ven­ta­na abier­ta a una nue­va vi­da”, re­cuer­da seis años des­pués.

MIEDO Y AVEN­TU­RA

Así co­men­zó un pe­ri­plo de cua­tro me­ses du­ran­te los que re­co­rrió España, Italia, Egip­to, Su­dán, Etio­pía y Ke­nia. Allí de­ci­dió que que­ría se­guir en so­li­ta­rio. “Des­de In­dia via­jé so­la. Men­ti­ría si di­je­ra que no sen­tía al­go de miedo, pe­ro lo te­nía que su­pe­rar; si no lo ha­cía, sa­bía que me arre­pen­ti­ría”, co­men­ta. Aún ten­dría que vi­vir un te­rre­mo­to en Ta­pa­chu­la (Mé­xi­co), ser nom­bra­da vi­si­tan­te ilus­tre de la ciu­dad bo­li­via­na de Ta­ri­ja, vi­vir en un tea­tro en Chi­le, ver su pri­mer gla­ciar en Ca­na­dá, enamo­rar­se de la is­la de Tas­ma­nia... “Des­cu­brí que el mun­do es un lu­gar ma­ra­vi­llo­so y el ser hu­mano, bueno por na­tu­ra­le­za”, di­ce re­cor­dan­do anéc­do­tas co­mo la que vi­vió en Etio­pía, don­de de­tu­vo la mo­to en una tar­de de llu­via y se res­guar­dó ba­jo un ár­bol. “Em­pe­za­ron a lle­gar ni­ños acom­pa­ña­dos de va­cas. To­dos es­pe­rá­ba­mos

a que de­ja­ra de llo­ver apre­tu­ja­dos ba­jo el ár­bol, pe­ro un pe­que­ña­jo sa­lió de un ar­bus­to, me co­gió de la mano y me lle­vó a su ca­sa, una cho­za don­de es­ta­ban su ma­dre y her­ma­nos. Es­tu­vi­mos ju­gan­do al es­con­di­te mien­tras la ma­dre me ofre­cía co­mi­da. Aca­bas co­mu­ni­cán­do­te con per­so­nas con una vi­da to­tal­men­te di­fe­ren­te. Esos son mo­men­tos má­gi­cos”, ase­gu­ra.

LA­BOR SO­LI­DA­RIA

Tras la vuelta al mun­do, ven­drían más ki­ló­me­tros re­co­rrien­do La­ti­noa­mé­ri­ca du­ran­te me­dio año y un pe­ri­plo España-ja­pón, pa­san­do por Mos­cú, Ka­za­jis­tán, Mon­go­lia, la is­la ru­sa de Sa­ja­lin y por fin To­kio. Por en­ton­ces, Ali­cia Sor­no­sa ya ha­bía des­cu­bier­to que sus via­jes po­dían ser­vir pa­ra al­go más que pa­ra con­tar­los. Y eso la ani­mó a se­guir ade­lan­te. “En Mé­xi­co me pre­gun­ta­ron si me im­por­ta­ría ir a un hos­pi­tal de on­co­lo­gía in­fan­til a con­tar mi ex­pe­rien­cia. Pu­se a los ni­ños un ví­deo so­bre el via­je y vi que los que de ver­dad es­ta­ban des­co­nec­tan­do del dolor eran los pa­dres, que du­ran­te un ra­to se ol­vi­da­ban del su­fri­mien­to. Me di cuen­ta que po­día uti­li­zar mi via­je pa­ra dar al­go a los de­más, de­vol­ver de al­gu­na for­ma to­do lo que he re­ci­bi­do en el ca­mino”, re­co­no­ce. Así aca­ba­ron sur­gien­do co­la­bo­ra­cio­nes so­li­da­rias con una aso­cia­ción de mu­je­res mal­tra­ta­das, es­cue­las de ni­ños sin re­cur­sos, un or­fa­na­to en Pe­rú... Has­ta que Sor­no­sa co­men­zó a po­ner en mar­cha pro­yec­tos de crowd­fun­ding pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra ONGS co­mo La otra mi­ra­da, una en­ti­dad que tra­ba­ja en Ulan Ba­tor (In­dia) con ni­ñas que pa­de­cen la en­fer­me­dad de los hue­sos de cris­tal. “Se tra­ta­ba de usar mis re­des so­cia­les con el ob­je­ti­vo de re­cau­dar fon­dos pa­ra com­prar me­di­ca­men­tos y ha­cer­les un te­ja­do en una de las ca­sas an­tes de que lle­ga­ra el in­vierno”, cuen­ta Sor­no­sa, que aca­bó con­si­guien­do el ob­je­ti­vo y se ani­mó a ha­cer lo mis­mo en su si­guien­te via­je a In­dia y Ne­pal, en es­ta oca­sión pa­ra ayu­dar a dos ONGS es­pa­ño­las que tra­ba­jan en Kat­man­dú con los dam­ni­fi­ca­dos del te­rre­mo­to de 2015.

VEN­TA­JAS DE SER VIAJERA

Cuen­ta Ali­cia que ser mu­jer ha ju­ga­do a su fa­vor. “So­mos gran­des via­je­ras por­que tenemos una re­sis­ten­cia fí­si­ca ma­yor a la de los hom­bres. Re­sis­ti­mos me­jor las en­fer­me­da­des o el ham­bre. Pe­ro ade­más, tenemos la ven­ta­ja de que no des­per­ta­mos des­con­fian­za. Siem­pre van a abrir an­tes una puer­ta a una mu­jer que a un hom­bre”. Cuan­do pu­so fe­cha a su pri­mer via­je, re­ci­bió el apo­yo de to­dos los que la co­no­cían bien. Pe­ro tam­bién hu­bo quien pen­só que es­ta­ría de vuelta a las dos se­ma­nas. “En el mun­do del mo­tor don­de tra­ba­ja­ba, que es ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino, hu­bo mu­chí­si­ma gen­te que cre­yó que no lo iba a con­se­guir”, re­cuer­da. Igual que So­fía, la pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la, tam­bién ella se ha en­fren­ta­do a cier­tos pre­jui­cios. “Si­guen ha­cién­do­nos creer que no podemos ha­cer mu­chas co­sas, pe­ro con es­te via­je me de­mos­tré a mi mis­ma que una mu­jer es ca­paz de ha­cer lo mis­mo que los hom­bres. E in­clu­so ha­cer­lo me­jor”.

O

Arri­ba, Ali­cia Sor­no­sa fo­to­gra­fian­do ele­fan­tes en el par­que de Bar­dai (Ne­pal) y en una pla­ta­ción de té en In­dia. Jun­to a es­tas lí­neas, en San Pe­dro de Atacama (Chi­le).

1. Con un gru­po de ni­ños en el de­sier­to de Go­bi, en Mon­go­lia. 2. An­te una cas­ca­da en Chia­pas (Mé­xi­co). 3. Ves­ti­da de mai­ko en Ja­pón. 1

3

2

1. Ali­cia sa­can­do su mo­to en una du­na en Ma­rrue­cos. 2. Con un gru­po de ni­ños en Pa­tan (In­dia) 3. De ru­ta en Es­lo­va­quia. 4. Vi­si­tan­do a los ni­ños cie­gos de la ONG Pe­tit Mon, en Ne­pal. 5. Car­tel de bien­ve­ni­da a Alas­ka. 3

1

2

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.