AB­DO­MI­NA­LES A GOL­PE DE DESAMOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Mal­di­ta Brid­get Jo­nes! Nos hi­zo creer que, cuan­do nues­tra pa­ra­ja nos de­ja y nos que­da­mos más so­las que la una, nos me­re­ce­mos una lar­ga tem­po­ra­da de sor­ber lá­gri­mas, can­tar a gri­to pe­la­do can­cio­nes de desamor, to­mar he­la­do sin des­can­so y po­ner­le fá­cil el ca­mino ha­cia nues­tras car­tu­che­ras ya­cien­do en el so­fá, bien ma­ce­ra­das en au­to­com­pa­sión du­ran­te se­ma­nas. Pe­ro por fin ha apa­re­ci­do una he­roí­na ca­paz de plan­tar­le ca­ra a Brid­get y pro­po­ner un mé­to­do al­ter­na­ti­vo pa­ra su­pe­rar la rup­tu­ra. Ha si­do Khloé, la ex­gor­di­ta in­vi­si­ble du­ran­te mu­cho tiem­po del clan Kar­das­hian, quien ha po­pu­la­ri­za­do una nue­va ten­den­cia fit: ¡La ven­gan­za! Aun­que, pa­ra ser jus­tos, hay que de­cir que allá por los años 90, Lady Di ya apun­tó es­ta pe­cu­liar te­ra­pia, cuan­do los ta­bloi­des ai­rea­ron los es­car­ceos ex­tra­ma­tri­mo­nia­les de su ma­ri­do y su re­la­ción de tres aca­bó con un di­vor­cio real. Pe­ro Khloé es quien ha per­fec­cio­na­do la fórmula, quien de ver­dad ha da­do ejem­plo de su­pera­ción ali­ge­ran­do su si­lue­ta curvy con 18 kilos me­nos. Al fin y al ca­bo, Lady Di siem­pre fue ala­ba­da por su be­lle­za; lán­gui­da o to­ni­fi­ca­da, ella te­nía ma­de­ra de gua­pa, no le ha­cía fal­ta ma­cha­car­se en el Chel­sea Har­bour Club Gym con sus za­pa­ti­llas. Vis­to así, el ver­da­de­ro mérito es del pa­ti­to feo de las Kar­das­hian, que su­peró su di­vor­cio del ju­ga­dor de ba­lon­ces­to La­mar Odom a ba­se de bur­pees, sen­ta­di­llas, hi­po­pre­si­vos, en­tre­na­mien­to va­ria­do y dis­ci­pli­na mi­li­tar. Al­go, por cier­to, que le ha ser­vi­do pa­ra aban­de­rar es­te mé­to­do y ha­cer ca­ja vía pro­gra­ma te­le­vi­si­vo, ba­jo el nom­bre Re­ven­ge Body With Khloé Kar­das­hian, to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Se­gún ella mis­ma ha con­fe­sa­do en el ca­nal E!, don­de se emi­te el pro­gra­ma, es­te es­pa­cio se pa­re­ce a su pro­pio via­je vi­tal: “De­ci­dí cam­biar mi es­ti­lo de vi­da y ha­cer­lo más sa­lu­da­ble du­ran­te mi di­vor­cio. Es­ta­ba atra­ve­san­do una si­tua­ción muy di­fí­cil y, cuan­do eso ocu­rría, siem­pre re­cu­rría a há­bi­tos no­ci­vos: co­mía y be­bía mal y de­ma­sia­do, no te­nía una bue­na vál­vu­la de es­ca­pe”. Has­ta que des­cu­brió que el ejer­ci­cio te­nía ese po­der li­be­ra­dor y de sa­na­ción y cam­bió el di­ván del te­ra­peu­ta por el ban­qui­llo del gim­na­sio. Al­go que tam­bién han ex­pe­ri­men­ta­do otras fa­mo­sas. Cuan­do a Ka­te Hud­son le di­jo bye bye el mú­si­co Matt Be­llamy, pro­bó (y con éxi­to) a sus­ti­tuir las lar­gas jor­na­das de au­to­com­pa­sión (con can­ti­da­des in­dus­tria­les de te­le­vi­sión, co­mi­da ba­su­ra y pa­ñue­los) por se­sio­nes de en­tre­na­mien­to y su­dor en do­sis ma­si­vas. Es un mé­to­do ap­to pa­ra cual­quie­ra. So­lo ha­cen fal­ta fuer­za de voluntad y ra­bia, mu­cha ra­bia (eso de ima­gi­nar­te en tu cla­se de kick bo­xing que el spa­rring es tu ex dis­pa­ra la adre­na­li­na y fun­cio­na). Cam­biar el di­ván por el gim­na­sio se ha con­ver­ti­do en la úl­ti­ma mo­da pa­ra su­pe­rar una rup­tu­ra de pa­re­ja. ¡Que la ven­gan­za sea tu mo­tor y el des­pe­cho tu ga­so­li­na! Por Inés Alon­so

PA­RA ESCULPIR UN NUE­VO CUER­PO SO­LO HA­CE FAL­TA FUER­ZA DE VOLUNTAD Y RA­BIA, MU­CHA RA­BIA.

Pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. ¿Que tu pa­re­ja te ha de­ja­do? Lo pri­me­ro es ai­rear­lo a los cua­tro vien­tos (es­to es, Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram). ¿Que ade­más te ha en­ga­ña­do? Ra­zón de más pa­ra so­me­ter­lo al es­car­nio pú­bli­co y, de pa­so, ha­cer­te con un buen pu­ña­do de se­gui­do­res nue­vos (Khloé al­can­zó los 66 mi­llo­nes de fans), amén de co­lec­cio­nar co­men­ta­rios que te ani­men y re­prue­ben la ofen­sa de tu ex. Cap­tar la aten­ción del pú­bli­co vir­tual se­rá co­mo re­clu­tar a tu pro­pio equi­po de cheer­lea­ders: Da­me una B, da­me una R, da­me una I... (¡BR-I-D-G-E-T!). Eso sí, siem­pre y cuan­do dés cum­pli­da cuen­ta de tus pro­gre­sos, por­que aquí no va­le el postureo, la cla­ve con­sis­te en dar­se ca­ña a ba­se de bien pa­ra con­se­guir un cuer­po co­mo nun­ca an­tes ha­bías te­ni­do y que (¡ja!) él ja­más ten­drá.

En­dor­fi­nas y amor pro­pio

Mi­guel Hie­rro, psi­có­lo­go clí­ni­co es­pe­cia­li­za­do en re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, tam­bién ani­ma: “Hay per­so­nas que se apo­yan en círcu­los de ami­gos, al­gu­nas re­cu­pe­ran las afi­cio­nes per­di­das y otras se vuel­can en el tra­ba­jo. El ejer­ci­cio es otra op­ción y es bue­na; de he­cho, se acon­se­ja pa­ra su­pe­rar los tras­tor­nos de an­sie­dad y de­pre­sión que se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de una rup­tu­ra de pa­re­ja. Es un há­bi­to muy re­co­men­da­ble, con el que se ge­ne­ran en­dor­fi­nas, las lla­ma­das hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad”, se­ña­la. Mu­chas ve­ces, es­te im­pul­so por su­pe­rar una rup­tu­ra es­con­de la ne­ce­si­dad de re­van­cha y de de­mos­trar­le al otro lo que se ha per­di­do, aun­que, vis­to des­de otra óp­ti­ca (la de es­tar en for­ma), has­ta po­dría agra­de­cér­se­le el fa­vor… Khloé lo tie­ne cla­ro: “La me­jor ven­gan­za es ver­se y sen­tir­se lo me­jor po­si­ble”. A ba­se de pres­cri­bir­se su pro­pia me­di­ci­na, no so­lo ha ga­na­do en au­to­con­fian­za, sino que tam­bién ha en­gor­da­do –el úni­co lu­gar don­de se lo per­mi­te– su cuen­ta co­rrien­te y se sien­te fe­liz: “No me preo­cu­po tan­to del pe­so o de la ta­lla, me gus­ta sen­tir­me y ver­me bien. Soy ca­paz de co­rrer por una co­li­na o su­bir las es­ca­le­ras sin aho­gar­me, y esa es una sen­sa­ción más gra­ti­fi­can­te que ver lo que se­ña­la la bás­cu­la”, ha de­cla­ra­do en la re­vis­ta Peo­ple. La pregunta es: ¿y si se nos va la mano y pa­sa­mos de ser un pa­ti­to feo a em­pa­char­nos de au­toes­ti­ma y caer en el tras­torno nar­ci­sis­ta (por no ha­blar de le­sio­nes va­rias)? El psi­có­lo­go Mi­guel Hie­rro, coor­di­na­dor de la Uni­dad de Sa­lud Men­tal del Hos­pi­tal HM Va­llés de Al­ca­lá de Henares, nos sa­ca de du­das: “Co­mo to­do en es­ta vi­da, debe ha­cer­se en su jus­ta me­di­da, sin que se con­vier­ta en una ob­se­sión y sin sen­tir­se cul­pa­ble por­que al­gún día no se prac­ti­que ejer­ci­cio o no se reali­ce con la mis­ma in­ten­si­dad. La pér­di­da sen­ti­men­tal, co­mo la de cual­quier otro ti­po, re­quie­re siem­pre de un due­lo. Es un pro­ce­so de re­ajus­te que pue­de alar­gar­se has­ta un año y es­ta­ría en el ran­go de lo nor­mal”, pun­tua­li­za. Bien lle­va­do, por tan­to, pa­re­ce una mo­da dig­na de elo­gio. Ahí es­tá Ka­tie Hol­mes, que tras rom­per con Tom Crui­se se des­hi­zo de las lor­zas que em­pe­za­ban a aso­mar por sus cos­ta­dos y se es­pe­cia­li­zó en ejer­ci­cios pa­ra le­van­tar su ca­ra B y lu­cir un cu­lo más pro­pio de una ado­les­cen­te que de una mu­jer he­cha, de­re­cha y va­pu­lea­da por el de­sen­ga­ño. Lo que vie­ne a con­fir­mar, una vez más, que to­do es po­si­ble por amor… o desamor.

“LA ME­JOR VEN­GAN­ZA ES VER­SE Y SEN­TIR­SE LO ME­JOR PO­SI­BLE”, DI­CE KHLOÉ KAR­DAS­HIAN.

DES­PUÉS

AN­TES

AN­TES

DES­PUÉS

AN­TES

DES­PUÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.