Nues­tro mo­men­to más “ECRÓCTICO”

Caitlin Moran es la au­to­ra de Có­mo ser una mu­jer (Ana­gra­ma) * y en 2014 fue ele­gi­da en Gran Bre­ta­ña co­mo la pe­rio­dis­ta más in­flu­yen­te en Twit­ter y la co­lum­nis­ta del año.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CAITLIN MORAN

1 10.23 PM. Ya le he­mos da­do de co­mer al ga­to, el pe­rro duer­me y he­mos echa­do el pes­ti­llo a la puer­ta. Mi ma­ri­do se sien­ta en la ca­ma y se po­ne a leer vie­jos ejem­pla­res de los 70 de la re­vis­ta Wee­kend. Por­que es un hom­bre. Yo em­pie­zo a apli­car­me áci­do lác­ti­co a la ca­ra. Por­que soy una mu­jer. – Pe­te –di­go, sin­tien­do co­mo el áci­do lác­ti­co me em­pie­za a que­mar tan­to en la ca­ra co­mo el mis­mís­mo pa­triar­ca­do. – ¿Sí? –di­ce. – ¿Re­cuer­das ha­ce unas se­ma­nas, cuan­do te di la gran no­ti­cia de que me ha­bía… equi­vo­ca­do? – Sí –di­ce–, re­cuer­do per­fec­ta­men­te el mo­men­to “te­nías ra­zón”. An­tes de 2016, me ha­bía pa­sa­do to­da nues­tra re­la­ción prohi­bién­do­le que com­pra­ra ma­no­plas pa­ra el horno –en la con­vic­ción de que so­lo eran mi­to­nes pa­ra tíos más o me­nos afe­mi­na­dos–, pe­ro lle­gó el día en que de­ci­dí per­mi­tir­le, ge­ne­ro­sa­men­te, comprar la di­cho­sa ma­no­pla… des­pués de que­mar­me por usar so­lo tra­pos de co­ci­na. Pe­ro to­do mi sa­cri­fi­cio so­lo sir­vió pa­ra com­pro­bar que él ya se ha­bía com­pra­do una y la te­nía es­con­di­da. Va­mos, co­mo si es­tu­vie­ra te­nien­do un af­fai­re con una ma­no­pla a mis es­pal­das. – Pa­re­ce que ad­mi­tir por pri­me­ra vez que es­ta­ba equi­vo­ca­da ha abier­to una es­pe­cie… de com­puer­ta en mi al­ma… –si­go–, por­que me he da­do cuen­ta de que hay otra co­sa so­bre la que tam­bién es­ta­ba equi­vo­ca­da…

PE­TE CIE­RRA SU RE­VIS­TA.

“Sé lo du­ro que es­to de­be ser pa­ra ti –di­ce– y crée­me que apre­cio tu co­ra­je. Ha­bla”. Yo suspiro. “Bueno, es­te ve­rano me he da­do cuen­ta de que me equi­vo­qué con las Crocs”. El uso de Crocs por par­te de mi ma­ri­do ha es­ta­do su­je­to a lo que me gus­ta lla­mar “bro­mas re­cu­rren­tes” pe­ro que, sien­do ho­nes­ta, ha si­do más bien una ver­sión blan­da de bull­ying de an­dar por ca­sa. Tras de­cla­rar­las “irra­cio­na­les”, tra­té de ti­rar sus Crocs al con­te­ne­dor, me bur­lé de ellas de­lan­te de nues­tros ami­gos y lle­gué a si­mu­lar que me disparaba en los ojos, el co­ra­zón y los ge­ni­ta­les ca­da vez que se las po­nía. “Ve­rás, siem­pre he pen­sa­do que las Crocs eran un pro­duc­to pa­ra gen­te con un nu­lo sen­ti­do de la es­té­ti­ca y un inacep­ta­ble ni­vel de au­to­con­fian­za –le ex­pli­co–. Y siem­pre he sen­ti­do que era mi de­ber ha­cer fren­te a “ese ti­po de per­so­na”. Pe­ro bueno, es­ta­mos en la era post-brexit y post-trump, y la me­di­da del an­ti­este­ta arro­gan­te ha cam­bia­do. Ya no es una ba­ta­lla que me ape­tez­ca luchar. Ade­más, me he da­do cuen­ta de que las Crocs no son el au­tén­ti­co pro­ble­ma de es­te mun­do. Mi­ra, mis chan­clas me ha­cen he­ri­das en el pie”, le di­go. Y le en­se­ño las ro­za­du­ras. “En con­clu­sión –di­go dra­má­ti­ca­men­te–, me voy a comprar unas Crocs”.

TEN­GO QUE AD­MI­TIR

que, cuan­do ima­gi­na­ba es­ta es­ce­na en mi ca­be­za, la res­pues­ta de Pe­te te­nía una fuer­te car­ga se­xual. En mi ima­gi­na­ción, mi re­cién des­cu­bier­ta ca­pa­ci­dad pa­ra ad­mi­tir erro­res abría una nue­va di­ná­mi­ca en nues­tra re­la­ción que nos lle­va­ba irre­me­dia­ble­men­te al coi­to in­ter­mi­na­ble. La con­se­cuen­cia ten­dría que ha­ber si­do al­go muy “ecróctico”. Pe­ro en la cruel reali­dad, Pe­te suel­ta un: “Guay. Al pe­rro le gus­ta mas­ti­car Crocs”, y vuel­ve a su lec­tu­ra. Pe­ro en ese mo­men­to, en la plan­ta ba­ja, al­guien reac­cio­na de ma­ne­ra di­fe­ren­te. “¡¡¡¿Que?!!! –gri­ta mi hi­ja ma­yor, que al pa­re­cer ha es­ta­do es­cu­chan­do nues­tra con­ver­sa­ción– ¡¡¡¿Que te vas a comprar unas Crocs ?!!!”. Y su­be co­mo un ra­yo in­can­des­cen­te. “¡Tú... bru­ja! –di­ce– To­da mi ni­ñez desean­do unas mal­di­tas Crocs pa­ra ser co­mo los de­más ni­ños, aguan­tan­do que me di­je­ras: “No, Liz­zie, no pue­des lle­var Crocs, las Crocs son pa­ra la gen­te ma­la, y tú no quie­res ser ma­la, ¿ver­dad?”; te­nien­do que ir a la pla­ya con mis es­tú­pi­das chan­clas de piel que se que­da­ban mo­ja­das to­do el ve­rano y des­te­ñían, y to­do el mun­do me lla­ma­ba “pies de ce­bra”; y apren­dien­do lo que era ser ex­clui­da mien­tras mi al­ma se que­ma­ba pa­ra siem­pre. Y tú me de­cías: “Oh, Liz­zie, es bueno sen­tir que tu al­ma se que­ma pa­ra siem­pre, eso te ha­ce más fuer­te y apren­de­rás a pen­sar por ti mis­ma”. Y yo te creía. Y aho­ra tú, hi­pó­cri­ta, ¡¡¡¿te vas a comprar unas Crocs?!!! ¡¡¡¿Pe­ro cuál es el pre­cio de mi al­ma cal­ci­na­da, pa­ra ti, eh, ma­má?!!!”. “¡¡¡¿Qué? ¿Que ma­má va a te­ner unas Crocs?!!!”. La me­nor ha oí­do el ba­ru­llo y su­be ha­cien­do re­tum­bar la es­ca­le­ra, igual de fu­rio­sa. “Que­ría tan­to unas Crocs que le po­nía esos ador­ni­tos de plás­ti­co a mis chan­clas. Y les de­cía a to­dos mis ami­gos que eran unas es­pe­cia­les que so­lo se po­dían comprar en Es­ta­dos Uni­dos –di­ce–. ¿Y sa­bes qué es lo peor? Que to­dos sa­bían que men­tía y sen­tían lás­ti­ma por mí. Y la lás­ti­ma que­ma, ma­má. ¡Si tie­nes un mí­ni­mo sen­ti­do de la jus­ti­cia, NO te com­pra­rás unas Crocs, ¡no, ma­má!, y su­fri­rás co­mo no­so­tras he­mos su­fri­do!”. Las chi­cas entrelazan sus bra­zos y me mi­ran fi­ja­men­te. Com­par­ten un mo­men­to de epi­fa­nía al­re­de­dor del cal­za­do. Así es la vi­da, pien­so. Te pa­sas la pri­me­ra mi­tad tra­tan­do de ave­ri­guar quién eres y ac­tuan­do en con­se­cuen­cia… Y la se­gun­da, dán­do­te cuen­ta de que na­da te­nía sen­ti­do y dis­cul­pán­do­te por lo que hi­cis­te o di­jis­te. “Pe­te –su­su­rro–. Voy a te­ner que po­ner mis Crocs en el es­con­di­te de tu ma­no­pla”. “Tra­vie­sa”, su­su­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.