NIÑAS... Y CASADAS A LA FUER­ZA

Tie­nen edad de ju­gar a las mu­ñe­cas, pe­ro se en­cuen­tran pri­sio­ne­ras en un ma­tri­mo­nio que pi­so­tea su in­fan­cia, su dig­ni­dad y su li­ber­tad. En el Día In­ter­na­cio­nal de la Niña no po­de­mos de­jar de re­cor­dar a las víc­ti­mas de es­te in­fierno co­ti­diano. Por Flo­re Ol

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

en las fo­tos, tie­nen la mi­ra­da hui­di­za, tris­te, va­cía o em­pa­ña­da de lá­gri­mas… Cuan­do po­san jun­to a esos es­po­sos que no han ele­gi­do, nun­ca son­ríen. Teha­ni, se es­con­día en cuan­to Ma­jed, su ma­ri­do, se acer­ca­ba. No pa­ra ju­gar, sino pa­ra… es­ca­par­se de los ata­ques de ese hom­bre de 25 años, cuan­do ella so­lo te­nía seis. “Mien­tras ha­cía­mos el amor, yo llo­ra­ba y le su­pli­ca­ba que pa­ra­ra, pe­ro él no me es­cu­cha­ba –con­ta­ba–. Me po­nía las ma­nos so­bre la bo­ca. Y yo no ha­cía más que llo­rar”. Teha­ni es ye­me­ní, ori­gi­na­ria de la re­gión mon­ta­ño­sa de Haj­jah. En su país, ca­si la mi­tad de las mu­je­res se han ca­sa­do cuan­do ape­nas eran unas niñas. La fo­tó­gra­fa nor­te­ame­ri­ca­na Step­ha­nie Sin­clair de­ci­dió de­di­car­se a de­fen­der su cau­sa des­de aquel día de 2003 en el que, en Af­ga­nis­tán, des­cu­brió, en un ser­vi­cio hos­pi­ta­la­rio

de­di­ca­do a las que­ma­du­ras gra­ves, los cuer­pos des­trui­dos de mu­je­res que se ha­bían in­mo­la­do que­mán­do­se. To­das ha­bían tra­ta­do de es­ca­par a una unión for­za­da que ha­bía con­ver­ti­do su vi­da en un cal­va­rio. Entre ellas, ha­bía una niña.

Un in­fierno en vi­da

La pa­la­bra ma­tri­mo­nio, de­fi­ni­da co­mo la unión de dos adul­tos que con­sien­ten, no tie­ne sen­ti­do en los paí­ses en los que vi­ven es­tas mu­cha­chas. Aun­que Sin­clair ha­ya cu­bier­to nu­me­ro­sos con­flic­tos, la ima­gen de es­tas muer­tas en vi­da le vuel­ve a la ca­be­za co­mo una ob­se­sión. “Nun­ca me ha­bría im­pli­ca­do tan­to, si no me hu­bie­ra vis­to en­fren­ta­da de gol­pe a es­ta cues­tión de una ma­ne­ra tan vio­len­ta”. ¿Có­mo tie­ne que ser la vi­da co­ti­dia­na de es­tas niñas pa­ra que al­gu­nas eli­jan ter­mi­nar con su vi­da de la peor ma­ne­ra po­si­ble? In­ten­tan­do dar res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta, la fo­tó­gra­fa des­cu­bre ra­mi­fi­ca­cio­nes per­so­na­les, so­cia­les, mé­di­cas y po­lí­ti­cas de es­te pro­ble­ma. Al­gu­nas me­no­res son en­tre­ga­das por sus pa­dres pa­ra re­pa­rar una afren­ta o cu­brir una deu­da, son ven­di­das, sa­cri­fi­ca­das pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia del res­to de la fa­mi­lia. La madre de Ghu­lam ca­só a su hi­ja de 11 años con Faiz, de 40, pa­ra po­der ali­men­tar a sus otros hi­jos. Con­ver­ti­das en mo­ne­da de cam­bio, con­de­na­das a su­frir tan­to en los cam­pos co­mo en la ca­sa, con­ver­ti­das en ob­je­tos se­xua­les, en es­tas so­cie­da­des ru­ra­les, con­ser­va­do­ras, po­bres y re­li­gio­sas, las niñas so­lo tie­nen va­lor pa­tri­mo­nial, co­mer­cial, la­bo­ral o re­pro­duc­tor. Es­pe­cial­men­te en Af­ga­nis­tán, don­de las cues­tio­nes im­por­tan­tes, pe­ro tam­bién el pla­cer, so­lo lo com­par­ten los hom­bres. “Es allí don­de vi los ca­sos más dra­má­ti­cos, niñas muy pe­que­ñas casadas con hom­bres muy mayores, un en un país don­de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es ex­tre­ma”, ex­pli­ca Step­ha­nie an­tes de ci­tar la his­to­ria de esos tres hom­bres que, pa­ra im­pe­dir su hui­da, le cor­ta­ron la na­riz y las ore­jas a su her­ma­na. To­do por la ver­güen­za. Otra vez. La fo­tó­gra­fa no cree, sin em­bar­go, que “los pa­dres ca­sen a sus hi­jas pa­ra ha­cer­les da­ño”. Ocu­rre, a ve­ces, que las ma­dres son es­pe­cial­men­te du­ras con las niñas pa­ra ha­cer­las más fuer­tes. Sa­ben lo que ten­drán que so­por­tar, pe­ro son muy po­cas las que se opo­nen o las que lu­chan pa­ra que si­gan es­tu­dian­do. Co­mo mu­chas víc­ti­mas, es­tas mu­je­res re­pro­du­cen lo que ellas mis­mas han vi­vi­do. Co­mo esa madre in­dia que sa­có del co­le­gio a su hi­ja de sie­te años, re­cién ca­sa­da pe­ro to­da­vía de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra vi­vir con su ma­ri­do, ape­nas más ma­yor. Cuan­do los es­po­sos son de­ma­sia­do jó­ve­nes pa­ra con­su­mar el ma­tri­mo­nio, se ce­le­bran dos ce­re­mo­nias con al­gu­nos años de di­fe­ren­cia: una pa­ra se­llar la unión y la otra, pa­ra ha­cer­la efec­ti­va. La niña po­dría ha­ber con­ti­nua­do yen­do a cla­se,

TRAS SER RAPTADAS Y CASADAS POR EL RITO DE LA SHARÍA CON LOS COM­BA­TIEN­TES, SU CO­ME­TI­DO ES DAR A LUZ A FU­TU­ROS SOLDADOS DE LA YIHAD.

pe­ro su madre de­ci­dió que no. “¿Pa­ra qué ali­men­tar a la va­ca de otra per­so­na?”, me di­jo. So­lo veía a su hi­ja co­mo un ani­mal –ex­pli­ca Step­ha­nie– y de sí mis­ma pen­sa­ba de la mis­ma for­ma. No te­nía nin­gu­na con­cien­cia de su va­lor y, sin edu­ca­ción, eso no pue­de cam­biar”. Tra­ta­das co­mo co­sas, las niñas cre­cen con­ven­ci­das de que han na­ci­do pa­ra su­frir. A ve­ces se las ca­sa por una “cau­sa”, co­mo a las des­gra­cia­das de Chi­bok o de otros pue­blos y ciu­da­des de Ni­ge­ria de­vas­ta­das por la sec­ta yiha­dis­ta de Bo­ko Ha­ram. Tras ser raptadas, son casadas con los com­ba­tien­tes con el úni­co co­me­ti­do de dar a luz a los fu­tu­ros soldados de la yihad. “En tu país, a los 12 años, co­mien­za la vi­da fí­si­ca. En el nues­tro, aca­ba”. Step­ha­nie no ha ol­vi­da­do las pa­la­bras de una niña ye­me­ní. En mu­chos paí­ses de Áfri­ca, de Asia y de la pe­nín­su­la ará­bi­ga, la abla­ción es to­da­vía una con­di­ción muy fre­cuen­te pa­ra el ma­tri­mo­nio. Ca­da año, se­gún Uni­cef, tres mi­llo­nes de niñas, l

a ma­yo­ría me­no­res de 15 años, pa­de­cen una abla­ción par­cial o to­tal de sus ge­ni­ta­les y del clí­to­ris. Una prác­ti­ca que, se cree, re­du­ce la lí­bi­do y ga­ran­ti­za la vir­gi­ni­dad pre­nup­cial. En más de 30 paí­ses, al me­nos 200 mi­llo­nes de niñas y de mu­je­res han si­do ya víc­ti­mas de es­tas mu­ti­la­cio­nes, prac­ti­ca­das sin anes­te­sia ni nin­gu­na pre­cau­ción hi­gié­ni­ca. En In­do­ne­sia, por ejem­plo, afec­ta a la mi­tad de las niñas de 12 años. Y son he­ri­das fí­si­cas y men­ta­les que no ci­ca­tri­zan ja­más. Una vez casadas, sus cuer­pos de­jan de per­te­ne­cer­les. Step­ha­nie re­cuer­da a ese po­li­cía de Sierra Leo­na y a su es­po­sa a pun­to de dar a luz, fo­to­gra­fia­dos ha­ce un año. Cuan­do la mu­jer es­ta­ba so­la, ha­bla­ba abier­ta­men­te, pe­ro de­lan­te de su ma­ri­do se ca­lla­ba. Cuan­do la fo­tó­gra­fa le pre­gun­tó cuan­tos ni­ños le gus­ta­ría te­ner, el hom­bre di­jo ta­jan­te: “No es ella la que tie­ne que de­ci­dir­lo, no tie­ne por qué opi­nar so­bre eso”. A me­nu­do, es­tas chi­cas son de­ma­sia­do jó­ve­nes pa­ra lle­var a ade­lan­te un embarazo, ape­nas pú­be­res, más vul­ne­ra­bles a las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual. Mu­chas no se recuperan de las secuelas del embarazo o del parto, que pue­de pro­vo­car­les fís­tu­las, que oca­sio­nan una gra­ve for­ma de in­con­ti­nen­cia. “Una vez que pa­de­cen es­te ti­po de da­ños fí­si­cos, su vi­da es­tá aca­ba­da”, ex­pli­ca Step­ha­nie.

Tra­di­ción fren­te a la prohi­bi­ción

Paí­ses co­mo la In­dia, Ne­pal o Ban­gla­desh –don­de el 29% de las niñas es­tán casadas an­tes de cum­plir los cin­co años– han to­ma­do me­di­das le­ga­les pa­ra prohi­bir es­tos matrimonios pre­co­ces. Pe­ro la po­bre­za, la tra­di­ción, la pre­sión so­cial y la co­rrup­ción son más gran­des que el te­mor a las au­to­ri­da­des. “Es­tas co­sas ocu­rren in­clu­so en el seno de las fuer­zas de po­li­cía –cuen­ta la fo­tó­gra­fa y ac­ti­vis­ta–.

DE­MA­SIA­DO JÓ­VE­NES PA­RA LLE­VAR ADE­LAN­TE UN EMBARAZO, MU­CHAS NO SE RECUPERAN DE LAS SECUELAS DEL PARTO Y QUE­DAN DESTROZADAS.

He po­di­do cons­ta­tar­lo en mu­chos si­tios”. En de­tri­men­to de la le­ga­li­dad, la cos­tum­bre si­gue apli­cán­do­se. Y las niñas son a me­nu­do arran­ca­das de sus fa­mi­lias en mi­tad del sue­ño pa­ra ca­sar­las en ple­na no­che, en ce­re­mo­nias ce­le­bra­das a es­con­di­das.

¿Y en Oc­ci­den­te?

Los paí­ses oc­ci­den­ta­les tam­po­co son aje­nos a es­ta si­tua­ción. En Eu­ro­pa del es­te, el 11% de las chi­cas es­tán casadas an­tes de los 18 años. Se­gún el Pew Re­search Cen­ter, en los Es­ta­dos Uni­dos, 57.800 jó­ve­nes de entre 15 a 17 años se ca­sa­ron en 2014. Es­tos matrimonios se be­ne­fi­cian de un va­cío le­gal que mu­chos es­ta­dos se han com­pro­me­ti­do a lle­nar: nin­gu­na ley fi­ja la edad le­gal del ma­tri­mo­nio a ni­vel fe­de­ral y, en más de 30 es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, las ado­les­cen­tes pue­den ca­sar­se si tie­nen la au­to­ri­za­ción de sus pa­dres o el con­sen­ti­mien­to de un juez. Step­ha­nie Sin­clair de­ci­dió in­ves­ti­gar el ca­so de los mor­mo­nes, “una co­mu­la

ni­dad tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­na, po­lí­ga­ma, en la que los abu­sos y el ma­tri­mo­nio de niñas es­tán jus­ti­fi­ca­dos por ra­zo­nes pu­ra­men­te re­li­gio­sas y don­de ellas se que­dan em­ba­ra­za­das muy jó­ve­nes”. El 3 de abril de 2008, las au­to­ri­da­des ame­ri­ca­nas lle­va­ron a ca­bo un asal­to en un ran­cho de la sec­ta de Je­su­cris­to de los San­tos de Los Úl­ti­mos Días, una igle­sia fun­da­men­ta­lis­ta mor­mo­na de Te­xas. Más de 400 niñas y jó­ve­nes casadas, des­ti­na­das a los dig­na­ta­rios po­lí­ga­mos del gru­po, fue­ron li­be­ra­das. Es uno de los ca­sos más gra­ves de mal­tra­to de la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na. “Pe­ro di­fe­ren­cia con otros paí­ses es que allí se apli­can las le­yes y to­das esas per­so­nas fue­ron a la cár­cel”. La edu­ca­ción de las niñas, pe­ro tam­bién la de los ni­ños, es el úni­co re­me­dio pa­ra aca­bar con es­ta si­tua­ción, in­sis­te la fo­tó­gra­fa tras ha­ber co­no­ci­do de pri­me­ra mano tan­tos ca­sos. Ni­ru­ta fue obli­ga­da a ca­sar­se en Ne­pal con 12 años. Su es­po­so, de 16, y sus her­ma­nos ne­ce­si­ta­ban a una mu­jer en la ca­sa. Tras la muer­te del pa­dre, el ma­ri­do de Ni­ru­ta, que no fue nun­ca al co­le­gio, no pu­do de­fen­der su he­ren­cia, fren­te a un her­mano con más edu­ca­ción. ¿El re­sul­ta­do? “Ellos tam­bién ten­drán que ca­sar a su hi­ja pa­ra sa­lir ade­lan­te”, di­ce Sin­clair. Tan ra­ra co­mo pre­cio­sa, una es­pe­cie de ter­nu­ra aca­ba na­cien­do a ve­ces entre los es­po­sos. Al­gu­nas mu­je­res se enamo­ran de un hom­bre que las res­pe­ta y las con­si­de­ra. “Es cues­tión de suer­te”, di­ce Stép­ha­nie, que ci­ta el ejem­plo de Des­ta­ye, ca­sa­da a los 11 años con el jo­ven sa­cer­do­te Ad­di­su. A pe­sar de las bur­las de la gen­te de su pue­blo, él acep­tó que con­ti­nua­ra es­tu­dian­do. La­men­ta­ble­men­te, la pre­sión so­cial aca­bó sien­do más fuer­te: Des­ta­ye ter­mi­nó aban­do­nan­do el co­le­gio y ha si­do madre a los 13 años.

EN EU­RO­PA DEL ES­TE, EL 11% SE CA­SA AN­TES DE LOS 18 AÑOS. EN MÁS DE 30 ES­TA­DOS DE ES­TA­DOS UNI­DOS PUE­DEN HA­CER­LO CON AU­TO­RI­ZA­CIÓN.

Faiz Moham­med (40 años) y Ghu­lam Hai­der (11 años), mo­men­tos an­tes de con­traer ma­tri­mo­nio.

Ri­tu, 22 años, exes­tre­lla del vó­lei­bol en Agra (In­dia), fue que­ma­da con vi­trio­lo por ne­gar­se a la pro­pues­ta ma­tri­mo­nial de un pri­mo.

Des­ta­ye, de 11 años, se po­ne la ves­ti­men­ta que lle­van las pro­me­ti­das etío­pes el día de su bo­da. Su fu­tu­ro ma­ri­do, Ad­di­su, tie­ne 12 años más que ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.