“ME HE LAN­ZA­DO DES­DE TRAMPOLINES MUY AL­TOS SIN SA­BER SI HA­BÍA AGUA” anaya

Ha­ce ocho me­ses, vi­vió su me­jor es­treno: el na­ci­mien­to de su hi­jo Lo­ren­zo. En un mo­men­to de ple­ni­tud y tras ser vi­lla­na en Won­der Wo­man, la actriz es­tre­na La cor­di­lle­ra y se me­te en la piel de una pe­rio­dis­ta in­có­mo­da. Por Ana San­tos / Fo­tos: Ches­co Ló­pez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

En La cor­di­lle­ra, la pe­lí­cu­la que aca­ba de es­tre­nar, Ele­na Anaya in­ter­pre­ta a una in­ci­si­va pe­rio­dis­ta que tra­ta de me­ter el de­do en la lla­ga de los po­lí­ti­cos. Un per­so­na­je con el que la actriz co­men­zó en­tu­sias­ma­da y aca­bó ob­se­sio­na­da, al­go a lo que sus com­pa­ñe­ros ya es­tán acos­tum­bra­dos. “Pue­do ser bas­tan­te pe­sa­da, sí… –ad­mi­te entre ri­sas–. Y en es­ta oca­sión San­tia­go Mi­tre, el di­rec­tor, me re­co­men­dó un li­bro de Oria­na Fa­lla­ci, En­tre­vis­ta con la his­to­ria, y me vol­ví un po­co lo­qui­ta y mo­di­fi­qué to­do lo que pu­de. Me fas­ci­nó ver el mun­do a tra­vés de los ojos de una pe­rio­dis­ta. Me he cru­za­do con mu­chos en

mi vi­da, co­mo aho­ra con­ti­go, y siem­pre pien­so: “Qué mi­sión tan com­pli­ca­da, sen­tar­te con tu gra­ba­do­ra y tu cua­der­ni­to, y pen­sar: “¿Aho­ra qué ha­ce­mos? A ver qué quí­mi­ca se crea entre no­so­tros”. Y en ese pun­to es­ta­mos las dos, com­par­tien­do so­fá y ca­fé, mien­tras una mira de reojo las pre­gun­tas y la otra lu­cha con­tra una tos inopor­tu­na a ba­se de ja­ra­be y ca­ra­me­los. La co­sa, sin em­bar­go, em­pie­za bien. A pe­sar de la tos, se la ve ple­tó­ri­ca, fe­liz. Y, sí, pa­re­ce ha­ber es­qui­va­do el pa­so del tiem­po. En Áfri­ca, su bau­tis­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co, se hi­zo pa­sar por una quin­cea­ñe­ra cuan­do te­nía 20 años, pe­ro co­ló. Y aho­ra, a es­ca-

sos cen­tí­me­tros, con un va­que­ro pi­ti­llo, una ca­mi­se­ta de ra­yas, la ca­ra la­va­da y una lar­ga co­le­ta, pa­re­ce una bro­ma que ten­ga 42. “El otro día pu­sie­ron la pe­lí­cu­la en la te­le y man­dé men­sa­jes a to­do el equi­po. ¡Cuán­tos años, qué fuer­te! Yo era una jo­ven­ci­ta y aho­ra soy una mu­jer. Pe­ro si­gue ha­bien­do al­go muy po­ten­te y muy fuer­te de mi esen­cia, de mis va­lo­res, de la per­so­na que me en­se­ña­ron a ser mis pa­dres”, afir­ma. Ele­na no pue­de evi­tar ha­blar de sus pro­ge­ni­to­res: de su pa­dre, un in­ge­nie­ro ya fa­lle­ci­do, y de su madre, “una mu­jer úni­ca”. Jun­to a ella des­cu­brió que que­ría ser actriz, con ape­nas 11 años, vien­do Me­mo­rias de Áfri­ca: “Sa­li­mos del ci­ne y no pa­ra­ba de de­cir­le: “Qué his­to­ria tan bo­ni­ta, que ma­ra­vi­llo­so ser ac­tor”, re­cuer­da. Y a ella le de­di­có el Go­ya que ga­nó por La piel que ha­bi­to, con unas pa­la­bras lle­nas de agra­de­ci­mien­to: “Eres la maes­tra de mi vi­da, por­que un día me en­se­ñas­te que la ma­gia exis­te y mira tú la que he­mos lia­do”, di­jo. “Me sa­le re­fe­rir­me a ellos por­que ha si­do bru­tal la li­ber­tad que me han in­cul­ca­do. ¡Ten­go a tan­tas per­so­nas al­re­de­dor a las que no les han per­mi­ti­do ser ellas mis­mas ni des­cu­brir el mun­do!”. “Ellos han si­do los me­jo­res maes­tros, oja­lá se­pa se­guir su ejem­plo”, afir­ma tí­mi­da­men­te cuan­do se le pre­gun­ta si cria­rá así a su hi­jo Lo­ren­zo, de ocho me­ses. “Es lo más ma­ra­vi­llo­so del mun­do. La vi­da to­ma otra di­men­sión, al­go que so­lo pue­des sen­tir si vi­ves una ex­pe­rien­cia co­mo és­ta. Ten­go un hi­jo que me lle­na ca­da se­gun­do. Es muy bueno, muy sim­pá­ti­co, se ríe to­do el ra­to y me ha­ce pro­fun­da­men­te fe­liz”, aña­de con un ges­to dul­ce pe­ro zan­jan­do el te­ma. Anaya no se sien­te có­mo­da ha­blan­do de su vi­da pri­va­da y siem­pre ha es­qui­va­do la fa­ma, pri­vi­le­gios in­clui­dos. De he­cho, cuan­do los fo­tó­gra­fos tra­ta­ban de con­se­guir una fo­to su­ya em­ba­ra­za­da, re­cu­rrió a sus ami­gos pa­ra que subie­ran a las re­des so­cia­les una ima­gen de ella con su pa­re­ja que no de­ja­ba lu­gar a du­das. “Se ca­li­fi­có co­mo la es­tra­te­gia an­ti pa­pa­raz­zi de Ele­na Anaya, pe­ro es que te­nía a tres per­so­nas per­ma­nen­te­men­te de­ba­jo de mi ca­sa que me per­se­guían por la ca­lle. A la ter­ce­ra ca­rre­ra que me pe­gué em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, me me­tí en el ta­xi y pen­sé: “¿Qué es lo que quie­ren? Una fo­to ¿no? Pues la va a ha­ber, pe­ro sin di­ne­ro de por me­dio”. El men­sa­je era cla­ro: que­re­mos dis­fru­tar de es­te mo­men­to con la pri­va­ci- dad con la que siem­pre he­mos vi­vi­do”, ex­pli­ca. So­fis­ti­ca­da y siem­pre con un pun­to de atre­vi­mien­to, es una de las ac­tri­ces más es­pec­ta­cu­la­res pi­san­do la al­fom­bra ro­ja. Pe­ro ahí ter­mi­na la exposición a la que le obli­ga su pro­fe­sión. Ni fies­tas, ni pu­bli­ci­dad, ni re­des so­cia­les. For­ma par­te de una es­pe­cie de in­tér­pre­tes en pe­li­gro de ex­tin­ción. “Soy un po­co mar­cia­na. No es que no sea co­mo las ac­tri­ces jó­ve­nes, es que pa­rez­co de otro si­glo. Con­tar to­do el ra­to qué có­mo, en qué ro­da­je es­toy, con quién… No me in­tere­sa ab­so­lu­ta­men­te na­da y, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, pier­do mu­chos tra­ba­jos por no usar Ins­ta­gram. In­clu­so tus agen­tes te pi­den que te me­tas en re­des so­cia­les, que te con­vier­tas en un per­so­na­je. Y lue­go es­tá el te­ma de pro­mo­cio­nar co­sas en las re­des. Qui­zá al­gún día ha­ga­mos una en­tre­vis­ta y me eches en ca­ra que me he con­ver­ti­do en una smart girl,o smart wo­man más bien, pe­ro no lo creo. La in­dus­tria del ci­ne ha cam­bia­do, el mun­do ha cam­bia­do, pe­ro esa no es mi vi­da y de­fien­do mi pri­va­ci­dad. Creo en dar ejem­plo con tu tra­ba­jo, con lle­var una vi­da ra­zo­na­ble, con el res­pe­to ha­cia los de­más y no me pa­re­ce­ría cohe­ren­te mos­trar co­sas per­so­na­les. Soy tí­mi­da y mi pro­fe­sión ya me ex­po­ne lo su­fi­cien­te”, ex­pli­ca. In­clu­so has­ta aho­ra no ha en­con­tra­do un pro­yec­to en la te­le­vi­sión lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vo co­mo pa­ra acep­tar el da­ño co­la­te­ral de la po­pu­la­ri­dad. “No es que me re­sis­ta, pe­ro en la te­le te ve mu­cha gen­te y me da pa­vor que te re­co­noz­can por la ca­lle. He vi­vi­do si­tua­cio­nes con al­gu­nos com­pa­ñe­ros que da­ban mie­do y nun­ca he que­ri­do que me ocu­rrie­ra al­go así. Ten­go mi pro­pio cri­te­rio pa­ra ele­gir pro­yec­tos, pe­ro creo que aho­ra se es­tá ha­cien­do muy bue­na te­le­vi­sión; de he­cho, si me lle­ga­ra al­go in­tere­san­te no me im­por­ta­ría”.

TEN­GO UNAS GA­NAS QUE ME MUERO POR HA­CER CO­ME­DIA, YA HE SU­FRI­DO MU­CHO CON EL DRAMA”

Des­de trampolines pe­li­gro­sos

Lo que sí le pi­de el cuer­po es ha­cer una co­me­dia. “¡Ten­go unas ga­nas que me muero! Me gus­tan más los per­so­na­jes dra­má­ti­cos y he dis­fru­ta­do mu­cho, pe­ro he su­fri­do tan­tí­si­mo que ya no me ape­te­cen. Me he lan­za­do des­de trampolines muy al­tos sin

sa­ber si la pis­ci­na te­nía agua, pe­ro hay per­so­na­jes que aho­ra no vol­ve­ría a ha­cer. De he­cho, el otro día me lla­ma­ron pa­ra un pro­yec­to muy ape­te­ci­ble pe­ro muy du­ro y di­je que no: no es­toy en ese mo­men­to, no po­dría. Ha­cien­do en Mia­mi la pro­mo­ción de Won­der Wo­man, don­de in­ter­pre­to a la doc­to­ra Ma­ru, me lla­ma­ban la “enana vi­lla­na” y yo de­cía que me es­ta­ba ven­gan­do de to­das las pe­rre­rías y atro­ci­da­des que me han he­cho du­ran­te años”, cuen­ta.

Actriz sin fron­te­ras

Si Ele­na lle­va más de 40 pe­lí­cu­las a sus es­pal­das es gra­cias a que no te­me ha­cer las ma­le­tas. Así ha si­do siem­pre y, es­pe­cial­men­te, en los úl­ti­mos años. “No es que no me im­por­te tra­ba­jar fue­ra, cla­ro que me lo pien­so, pe­ro no me que­da otra. No me pue­do per­mi­tir de­cir: “Qué pe­re­za Londres, con el frío que ha­ce y lo bo­ni­to que es el oto­ño en Ma­drid”. Aquí hay mu­cho ta­len­to y se ha­ce un ci­ne ex­ce­len­te, pe­ro no pue­do de­di­car­me a la vi­da con­tem­pla­ti­va, no me lle­ga y no es mi am­bi­ción. Ade­más, tam­po­co ten­go un plan B; mi plan B es la tem­plan­za –re­co­no­ce rién­do­se–. Si ten­go una su­per­pro­duc­ción, me pre­pa­ro y me con­cen­tro a to­pe. Y si hay una tem­po­ra­da en la que no voy a tra­ba­jar, dis­fru­to de ese mo­men­to con tran­qui­li­dad y sen­ti­do co­mún. El di­ne­ro vuela y tie­nes que ajus­tar tu vi­da a lo que tie­nes y, so­bre to­do, a lo que as­pi­ras. Pa­ra mí no hay na­da me­jor que la in­de­pen­den­cia y la li­ber­tad, pe­ro tie­nes que qui­tar­te de mu­chas co­sas y vi­vir de for­ma sen­ci­lla”. ¿Y no te­me esa fa­tí­di­ca edad en las que las ac­tri­ces em­pie­zan a ser in­vi­si­bles?. “A los 20, ya me de­cían: “Pre­pá­ra­te, por­que te pue­des ti­rar tres años sin re­ci­bir un guión”. Sin em­bar­go, nun­ca me ha pa­sa­do. De jo­ven tie­nes unas po­si­bi­li­da­des, pe­ro aho­ra, qui­zá con otra ca­ra y otra piel, eres más in­tere­san­te y pue­des mos­trar otras co­sas. És­te es un tra­ba­jo muy ines­ta­ble y siem­pre te da mie­do de­jar de gus­tar, de es­tar pre­sen­te... Pe­ro pa­ra eso so­lo hay un re­me­dio, que es se­guir for­mán­do­te, con­fiar y no caer en la de­sidia. En de­fi­ni­ti­va, no de­jar de dis­fru­tar”. Y cuan­do to­ca, pro­tes­tar. Por­que a Ele­na, dul­ce y me­nu­da pe­ro tes­ta­ru­da co­mo su Clau­dia de La cor­di­lle­ra, no es, co­mo ella di­ce, “de las de pa­sar de pun­ti­llas por las co­sas”. “Yo pe­leo mu­cho, to­do lo que es­tá en mi mano, pa­ra que mi suel­do sea co­mo el de los hom­bres. Po­dría ha­cer más, se­gu­ro; po­dría le­van­tar pro­yec­tos pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, cuan­do te su­mas a uno pe­que­ño, tra­ba­jan­do 14 horas dia­rias y sin ape­nas co­brar, lo es­tás ha­cien­do. Y hay que de­nun­ciar­lo y su­mar fuer­zas, pe­ro sin ob­se­sio­nar­se ni po­ner­le nú­me­ros. Si lo ha­ce­mos, se­gu­ro que te­ne­mos ra­zón, pe­ro el ob­je­ti­vo es que ha­ya mu­je­res di­ri­gien­do, per­so­na­jes fe­me­ni­nos in­tere­san­tes y que po­da­mos con­tar nues­tras co­sas –afir­ma–. Tam­bién es­tá en nues­tras ma­nos de­cir que no a de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos, a no ser una mu­jer de re­lleno”. Y Ele­na Anaya, eso se­gu­ro, es­tá en las an­tí­po­das de ser­lo.

DE JO­VEN TIE­NES UNAS PO­SI­BI­LI­DA­DES, PE­RO AHO­RA, CON OTRA PIEL, ERES MÁS IN­TERE­SAN­TE”

Ves­ti­do de Nº 21.

Ele­na lle­va to­tal look de Nº 21.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.