DE­POR­TES DE VE­RANO

Si tu fuer­za de vo­lun­tad no es pre­ci­sa­men­te de hor­mi­gón ar­ma­do sino más bien permea­ble a to­do ti­po de ex­cu­sas, la me­jor for­ma de en­gan­char­te al de­por­te es pro­bar al­gu­na de las dis­ci­pli­nas más di­ver­ti­das (y efec­ti­vas) del ve­rano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por BEA­TRIZ GAR­CÍA MANSO

Las va­ca­cio­nes es­tán pa­ra re­la­jar­se con las nor­mas y ol­vi­dar­se de las ru­ti­nas, sí, pe­ro so­le­mos to­már­nos­lo tan al pie de la le­tra que con fre­cuen­cia se con­vier­ten en la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra aban­do­nar to­do há­bi­to sa­lu­da­ble. Re­nun­cia­mos a cual­quier in­ten­to de lle­var una die­ta me­dia­na­men­te or­de­na­da y nos ren­di­mos co­mo si fue­ra inevi­ta­ble a la pers­pec­ti­va de traer­nos tres o cua­tro ki­los ex­tra co­mo sou­ve­nir del ve­ra­neo. La ca­ra po­si­ti­va es que has­ta los alér­gi­cos al de­por­te se ani­man a ju­gar a las pa­las en la pla­ya, a dar un pa­seo en bi­ci­cle­ta o a in­ten­tar man­te­ner­se a flo­te so­bre una ta­bla de surf. El ve­rano es la opor­tu­ni­dad de pro­bar al­go di­fe­ren­te a los en­tre­na­mien­tos del res­to del año, den­tro o fue­ra del gim­na­sio. Con es­tas dis­ci­pli­nas con­se­gui­re­mos tres ob­je­ti­vos bá­si­cos de las va­ca­cio­nes: di­ver­tir­nos, de­jar a ce­ro nues­tros ni­ve­les de es­trés y po­ner­le re­me­dio a esa vi­da se­den­ta­ria que tan­to mal le ha­ce a nues­tra salud. ¿Cuán­do em­pe­za­mos?

1. AQUABOX. PE­LEAN­DO CON­TRA EL AGUA.

Sal­tar a la pis­ci­na se­rá un pla­cer al que tu salud le po­drá sa­car, ade­más, mu­chí­si­mo ren­di­mien­to. A ba­se de pu­ñe­ta­zos, gi­ros de cin­tu­ra y jue­go de pier­nas, tra­ba­ja­rás la fuer­za, la fle­xi­bi­li­dad, el equi­li­brio y la re­sis­ten­cia. Así lo se­ña­la Fer Gon­zá­lez, sub­di­rec­to­ra del gim­na­sio Ar­se­nal Fe­me­nino Madrid: “El aquabox ayu­da a me­jo­rar la re­sis­ten­cia car­dio­rres­pi­ra­to­ria. Ade­más, la ele­va­da den­si­dad del agua ha­rá que au­men­te tu re­sis­ten­cia mus­cu­lar y el tono de tu cuer­po. Por es­tas ra­zo­nes, es­ta dis­ci­pli­na re­sul­ta ideal pa­ra mo­de­lar tu fi­gu­ra de ma­ne­ra in­te­gral. Tie­ne otras ven­ta­jas: ayu­da a co­rre­gir la pos­tu­ra cor­po­ral y con­tri­bu­ye a

me­jo­rar tu cir­cu­la­ción san­guí­nea, pro­du­cien­do ma­sa­je con efec­to de dre­na­je lin­fá­ti­co”. El bo­xeo (tan­to en su mo­da­li­dad tra­di­cio­nal, de se­cano, co­mo es­ta ver­sión a re­mo­jo) po­ne en fun­cio­na­mien­to to­dos los gru­pos mus­cu­la­res del cuer­po. Re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­tere­san­te pa­ra los de la par­te su­pe­rior: ab­do­mi­na­les, bra­zos, hom­bros y es­pal­da. Ah, y to­da­vía po­de­mos en­con­trar­le una ven­ta­ja más a es­te di­ver­ti­do de­por­te de ve­rano: el bo­xeo de to­da la vi­da no se de­be prac­ti­car cuan­do se su­fren pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res; sin em­bar­go, al te­ner lu­gar en un me­dio acuá­ti­co, el aquabox se con­vier­te en una prác­ti­ca com­ple­ta­men­te se­gu­ra, ya que eli­mi­na por com­ple­to el im­pac­to y el ries­go de le­sión. UN PLUS En­con­tra­rás po­cos ejer­ci­cios tan deses­tre­san­tes co­mo los que con­for­man es­te de­por­te. Gol­pe a gol­pe, la des­car­ga de adre­na­li­na te ayu­da­rá a des­ha­cer­te de la ten­sión acu­mu­la­da sin ape­nas dar­te cuen­ta. Por otra par­te, la ener­gía del bo­xeo en el agua ha­ce que se­gre­gues en­dor­fi­nas, lo que te re­por­ta­rá, al mis­mo tiem­po, una gran sen­sa­ción de bie­nes­tar ge­ne­ral. (gru­poar­se­nal.org).

2. SUP O SUP YO­GA. CO­MO UNA TA­BLA.

El stand up padd­le (SUP) con­sis­te en man­te­ner­se en equi­li­brio so­bre una ta­bla en­tre los vai­ve­nes del agua y el vien­to. Ha con­quis­ta­do a ce­le­bri­ties co­mo Rihan­na, Gi­se­le Bünd­chen, Ju­lia Ro­berts o Jen­ni­fer Anis­ton, por­que re­quie­re un tra­ba­jo in­te­gral del cuer­po con múl­ti­ples be­ne­fi­cios... y por­que te lo pa­sas en gran­de. “Lo ge­nial del SUP es que, ade­más de di­ver­ti­do, es un ejer­ci­cio cross­fit in­creí­ble. Es­tar de pie en la ta­bla ya im­pli­ca un tra­ba­jo in­cons­cien­te de to­da la zo­na ab­do­mi­nal, el fa­mo­so co­re se ac­ti­va pa­ra equi­li­brar­nos y mue­ve mu­cha san­gre, con lo que tam­bién se ha­ce un tra­ba­jo ae­ró­bi­co”, ex­pli­ca Gui­ller­mo Cal­vo, res­pon­sa­ble de la es­cue­la SUP Drea­mers, en el Va­lle del Nan­sa (Can­ta­bria). Ade­más, hay otras mo­da­li­da­des: co­mo el SUP Yo­ga se ba­sa en rea­li­zar las pos­tu­ras pro­pias de esa dis­ci­pli­na so­bre la ta­bla (es­fuer­zo y re­sul­ta­dos ma­yo­res, efec­to in­me­dia­to con­tra el es­trés); o el Big SUP, en una ta­bla XXL en la que ca­be to­da la fa­mi­lia. Cual­quier per­so­na que pue­da dar un pa­seo de cinco ki­ló­me­tros o su­bir 12 es­ca­lo­nes es ap­to pa­ra el SUP, ya que es un ejer­ci­cio de ba­jo im­pac­to. UN PLUS El con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. “To­dos lle­va­mos den­tro un ani­mal sal­va­je que se sien­te a gus­to en su cam­po de jue­gos na­tu­ral. Res­pi­rar ai­re pu­ro ro­dea­dos de fau­na y flo­ra es la me­jor re­ce­ta pa­ra car­gar las pi­las”, ex­pli­ca Cal­vo. El SUP su­po­ne una fuer­te car­ga de en­dor­fi­nas que con­tri­bu­ye a nues­tro bie­nes­tar y buen áni­mo. (www. sup-drea­mers.com).

3. BARRE. POS­TU­RA DE BAILARINA.

A raíz de una le­sión en la es­pal­da, la bailarina Lot­te Berk tu­vo la idea de com­bi­nar las ru­ti­nas en la ba­rra de ba­llet con su te­ra­pia de reha­bi­li­ta­ción, pa­ra crear un en­tre­na­mien­to con nom­bre pro­pio. En 1959 abrió The­lot­te­berk Stu­dio en su só­tano del West End lon­di­nen­se, don­de re­ci­bió a dis­cí­pu­las co­mo Joan Co­llins y Bar­bra Strei­sand. Así na­ció es­ta dis­ci­pli­na que hoy arra­sa en EE.UU. y que se ba­sa en una com­bi­na­ción de pos­tu­ras ins­pi­ra­das en el ba­llet y otras del yo­ga y del pi­la­tes. “La ba­rra se usa co­mo apo­yo mien­tras ha­ces ejer­ci­cios que se cen­tran en el en­tre­na­mien­to iso­mé­tri­co de fuer­za (man­te­nien­do tu cuer­po quie­to mien­tras con­traes un con­jun­to de múscu­los), com­bi­na­do con re­pe­ti­cio­nes de pe­que­ños mo­vi­mien­tos. Ade­más, se in­cor­po­ran pe­sas li­ge­ras, ban­das elás­ti­cas y pe­lo­tas, así co­mo tra­ba­jo en sue­lo so­bre una es­te­ri­lla. Su­da­rás y sen­ti­rás ar­der los múscu­los du­ran­te y des­pués de la cla­se”, ex­pli­ca Va­nes­sa Gue­rra, pro­fe­so­ra de Barre en El Gong, Club de Yo­ga (Madrid). Es un en­tre­na­mien­to muy com­ple­to con el que con­se­gui­rás me­jo­rar la pos­tu­ra, to­ni­fi­car pier­nas y los glú­teos, desa­rro­llar el co­re –for­ta­le­cien­do el ab­do­men–, me­jo­rar la ca­pa­ci­dad car­dio­vas­cu­lar y au­men­tar tu fle­xi­bi­li­dad, el equi­li­brio, la coor­di­na­ción y la ali­nea­ción; y to­do ello, aho­rrán­do­te el im­pac­to ne­ga­ti­vo que otros en­tre­na­mien­tos tie­nen en las ar­ti­cu­la­cio­nes. UN PLUS Los re­sul­ta­dos sal­tan a la vis­ta en po­co tiem­po. “Si lo prac­ti­cas dos o tres ve­ces a la se­ma­na, a los 15 días ya pue­des no­tar cam­bios en tu cuer­po: te sien­tes más er­gui­da, tu fi­gu­ra se es­ti­li­za, de­fi­nes la mus­cu­la­tu­ra, so­bre to­do de pier­nas y bra­zos, y des­cu­bres múscu­los que no co­no­cías. En po­cos me­ses, tu cuer­po se irá per­fi­lan­do co­mo el de los bai­la­ri­nes”, ase­gu­ra Va­nes­sa Gue­rra. (www.el­gong.es).

4. STRONG BY ZUM­BA. FULMINA CALORÍAS.

La sa­ga Zum­ba cre­ce con una nueva dis­ci­pli­na que pro­po­ne un pro­gra­ma si­mi­lar a un en­tre­na­mien­to HIIT (de in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad), pe­ro con la di­fe­ren­cia de que los ejer­ci­cios es­tán sin­cro­ni­za­dos con la mú­si­ca. “La ver­da­de­ra re­vo­lu­ción de es­te en­tre­na­mien­to HIIT es la mú­si­ca, que se crea uti­li­zan­do in­ge­nie­ría in­ver­sa: es de­cir que se pro­du­ce pa­ra que ca­da mo­vi­mien­to coin­ci­da con el com­pás o so­ni­do”, ex­pli­ca Dia­na Se­re­na, mas­ter trai­ner de Strong by Zum­ba. La cla­se de 55-60 mi­nu­tos com­bi­na mo­vi­mien­tos de HIIT (bur­pees, tuck jumps…), de acon­di­cio­na­mien­to mus­cu­lar con el pro­prio pe­so cor­po­ral (pus­hups, lun­ges, squats) y de car­dio (jog­ging, jum­ping jack…), en­ca­de­na­dos a rit­mo de tecno, hou­se, dubs­tep, hip-hop y otros gé­ne­ros que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo bus­car la má­xi­ma mo­ti­va­ción y con­cen­tra­ción en ca­da mo­vi­mien­to. Abu­rrir­se es im­po­si­ble y eso ya es un tan­to a fa­vor; pe­ro, ade­más tie­ne un ar­se­nal de be­ne­fi­cios: me­jo­ra la fuer­za, la re­sis­ten­cia, la ca­pa­ci­dad car­dio­vas­cu­lar, to­ni­fi­ca y de­fi­ne la mus­cu­la­tu­ra de pier­nas, bra­zos, ab­do­mi­na­les y glú­teos. UN PLUS La al­ta in­ten­si­dad de los mo­vi­mien­tos ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo, lo­gran­do que si­gas que­man­do calorías, in­clu­so, des­pués de ha­ber fi­na­li­za­do. “Gra­cias a Strong by Zum­ba for­ta­le­ce­rás tus múscu­los mien­tras que­mas gra­sa y me­jo­ras tu ca­pa­ci­dad car­dia­ca lo­gran­do una fi­gu­ra es­bel­ta y to­ni­fi­ca­da”, di­ce Se­re­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.