MI AMI­GO, MI CÓM­PLI­CE

Cua­tro pa­re­jas de ami­gos ín­ti­mos nos cuen­tan los se­cre­tos de su re­la­ción. ¿Al­gu­nas de sus cla­ves? Ho­nes­ti­dad, ad­mi­ra­ción mu­tua y gran­des do­sis de sen­ti­do del hu­mor.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por BLAN­CA J. DE LA HOZ / Fotos: JUAN MILLÁS

“De­sa­pa­re­cí cua­tro años y, a mi vuel­ta, An­to­nio me re­ci­bió sin ren­cor”. Naj­wa Nim­ri, ac­triz.

De­cía Eras­mo de Rot­ter­dam que en­tre ami­gos ver­da­de­ros has­ta el si­len­cio se vuel­ve ameno. Sin áni­mo de con­tra­de­cir al maes­tro, he­mos que­ri­do pe­dir­les a es­tos tán­dems que rom­pan el su­yo pa­ra com­par­tir con no­so­tros las cla­ves de su amis­tad. El re­sul­ta­do han si­do se­sio­nes don­de las car­ca­ja­das y las mi­ra­das de com­pli­ci­dad

han si­do pro­ta­go­nis­tas. De la ale­gría des­bor­dan­te de la ac­triz Na­ta­lia Ver­be­ke a la su­til iro­nía del chef Die­go Gue­rre­ro, pa­san­do por la sin­ce­ri­dad (ce­ro com­pe­ti­ti­va) de los di­se­ña­do­res Pilar Lla­dó y Lo­ren­zo Cas­ti­llo, o la di­ná­mi­ca de cui­da­dos mu­tuos en­tre la ac­triz Naj­wa Nim­ri y su agen­te An­to­nio Ru­bial… Una au­tén­ti­ca ce­le­bra­ción de la leal­tad y el com­pa­ñe­ris­mo.

Naj­wa Nim­ri + An­to­nio Ru­bial

ALIAN­ZA EN EL ÉXI­TO Y LA ADVERSIDAD

Agen­te y ac­triz for­man un equi­po in­des­truc­ti­ble for­ja­do en un sin­fín de pro­yec­tos com­par­ti­dos. Naj­wa Nim­ri, un ac­triz mí­ti­ca que triun­fa en la se­rie Vis a vis, y An­to­nio Ru­bial, un repu­tado

re­pre­sen­tan­te de ac­to­res due­ño de la agen­cia A6 Ci­ne­ma, se en­cuen­tran en el ca­fé Bumb­green de Madrid. Si­len­cio, se rue­da.

An­to­nio Ru­bial. Nos co­no­ci­mos en 1999 y fue un fle­cha­zo: me re­sul­tó sor­pren­den­te­men­te fá­cil en­ten­der­me con ella. Hay gen­te que pien­sa que no nos pa­re­ce­mos en na­da, pe­ro es una de mis re­pre­sen­ta­das con con las que me­jor me en­tien­do. Es rá­pi­da, prác­ti­ca, no ma­rea, lo tie­ne to­do muy cla­ro. Es­to es oro pa­ra es­ta pro­fe­sión.

Naj­wa Nim­ri. No ne­ce­si­to ex­tre­ma aten­ción, ni en un shoo­ting ni en nin­gún si­tio; ten­go un mun­do in­te­rior que ma­ne­jo en el día a día y me nu­tre lo su­fi­cien­te. Con el tiem­po, me he da­do cuen­ta de que soy de esas per­so­nas que no ne­ce­si­tan ser el cen­tro de aten­ción to­do el tiem­po. Con An­to­nio ten­go des­de ha­ce mu­cho tiem­po un có­di­go con el que ha­bla­mos y com­par­ti­mos in­ti­mi­da­des.

A.R. Nos reí­mos mu­cho jun­tos. Nos une, ade­más, una for­ma des­ape­ga­da de ver es­te bu­si­ness. Muy in­de­pen­dien­te y muy ma­du­ra. En la ofi­ci­na me di­cen que cuan­do me es­cu­chan al te­lé­fono siem­pre sa­ben si es­toy ha­blan­do con ella.

N.N. Sí, sí por las ri­sas.

A.R. Por las co­sas que de­ci­mos y por el tono. Me di­cen que mi re­gis­tro cam­bia to­tal­men­te cuan­do es­toy con Naj­wa. Y eso es muy bo­ni­to.

N. N. Creo que am­bos ve­mos es­ta pro­fe­sión de una for­ma muy lú­di­ca, por eso co­nec­ta­mos. No nos to­ma­mos na­da a pe­cho, so­mos ce­ro dra­má­ti­cos y muy prác­ti­cos. Es co­mo una co­ne­xión del nor­te, yo soy vas­ca y él, de León. Es de­cir: so­mos aus­te­ros y so­brios.

A.R. Tam­bién he­mos te­ni­do nues­tras lu­ces y nues­tras som­bras, pe­ro aho­ra es­ta­mos en otro mo­men­to, con otra vi­sión más rea­lis­ta. En un lu­gar mu­cho más ho­nes­to con no­so­tros mis­mos y con la pro­fe­sión. Y es­to nos ha­ce en­ten­der­nos aún me­jor.

N.N. Yo de­sa­pa­re­cí de es­te pla­ne­ta ha­ce unos años. Me pu­se a pa­rir y a criar a mi hi­jo Teo du­ran­te cua­tro años y me cen­tré en la mú­si­ca. Cuan­do vol­vi­mos a tra­ba­jar jun­tos, me en­can­tó la ac­ti­tud de An­to­nio, ge­ne­ro­sa y sin ren­cor. En­tien­de el bu­si­ness, y la ida y la vuel­ta de un ac­tor, y eso se lo de­be­mos a Ka­tri­na Ba­yo­nas, con quien em­pe­za­mos los dos. Cuan­do vol­ví, fue co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do el tiem­po.

A. A. Nos re­en­con­tra­mos du­ran­te el Fes­ti­val de Má­la­ga. Fue muy fá­cil. Nos mi­ra­mos e hi­ci­mos clic otra vez.

N.N. An­to­nio tie­ne una in­tui­ción in­creí­ble, es un ja­ba­to. Sa­be có­mo ha cam­bia­do el pa­ra­dig­ma de lo au­dio­vi­sual. Ka­tri­na de­cía que una ca­rre­ra se ha­ce a ba­se de “noes”: don­de di­ces no, lue­go vie­ne el sí. Pe­ro pa­ra eso tie­nes que aguan­tar y An­to­nio y yo lo he­mos he­cho de for­ma muy na­tu­ral.

A.R. Re­cuer­do un día que tú me man­das­te unas flo­res por al­go, con una no­ta que to­da­vía guar­do en mi ca­jón: “A ve­ces nos que­re­mos más, a ve­ces nos que­re­mos me­nos, pe­ro el ca­mino lo ha­ce­mos po­co a po­co”. Esa no­ta es­cri­ta de tu pu­ño y le­tra me hi­zo mu­cha ilu­sión. Pen­sé: “Qué real y qué bo­ni­to”. Me en­can­tó.

N. N. No nos ve­mos mu­cho, pe­ro siem­pre es­ta­mos

“Fue un fle­cha­zo. Lo tie­ne to­do muy cla­ro y eso es oro pa­ra es­ta pro­fe­sión”. An­to­nio Ru­bial, re­pre­sen­tan­te.

Naj­wa Nim­ri lle­va sastre de JV por Jor­ge Váz­quez y mu­les de Han­ni­bal La­gu­na. An­to­nio Ru­bial, ca­mi­se­ta y za­pa­ti­llas de Dior y bla­zer de Adol­fo Do­mín­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.